Miércoles, 06 Julio 2022

Pensamientos de esta nueva "guerra", un poco de Historia

Publicado el Viernes, 04 Marzo 2022 08:00 Escrito por Guillermo Isaguirre

Desde hace años Estados Unidos viene mostrándose ante el mundo, como adversario (o enemigo) de Rusia. Incluso desde antes que terminara la Segunda Guerra Mundial, que los tuvo como aliados contra el nazismo, porque las dos bombas atómicas (que causaron cientos de miles de muertes) lanzadas contra Japón; el único país que aún no se había rendido en esa gran guerra, no estuvieron motivadas en producir el daño que produjeron, sino en advertir a sus socios o aliados, de lo que podrían ser capaces en el futuro. Un futuro que luego se caracterizaría por años, entre las dos potencias, como una guerra sin guerra, una guerra de tensiones; una "guerra fría" como siempre se dijo.

Ambas naciones, EEUU y Rusia (en esa época denominada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), encarnaban dos sujetos históricos: uno representaba el capitalismo y, como se hacían llamar "el mundo libre", y otro el comunismo, que era marcadamente la contracara de ese capitalismo que desde épocas de la Revolución Productiva era la expresión de la explotación humana.

Es decir, ese enfrentamiento, se dio en términos ideológicos, culturales, económicos, tecnológicos e incluso militares, ya que ambas naciones formaron bloques de alianzas estratégicas a efectos de alertar y tensionar el planeta con movimientos constantes con el objetivo de lograr el control del resto en torno a estos dos bloques que se veían antagónicos.

La Unión Soviética conformó el Pacto de Varsovia y EEUU encabezó la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) junto a Europa Occidental, y cuyos objetivos estaban claros, unirse en contra del "otro", del distinto ideológico.

En plena "Guerra Fría" y con el enemigo avanzando estratégicamente con objetivos expansionistas o imperialistas (depende desde donde se lo adjetive), la formación de alianzas autodefensivas, no era una idea descabellada; era más bien el resultado de un análisis geopolítico correcto y en la época, necesario.

De esta manera EEUU, junto al Reino Unido, generaron una alianza junto a unas pocas naciones del oeste de Europa (Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega y Portugal) junto a Canadá, en los inicios de la guerra fría, allá por abril de 1949.

A estos doce países se agregaron en 1952, Grecia y Turquía y la porción alemana que en el reparto de la post guerra, se la había quedado EEUU: Alemania Federal, se unió a esta alianza en 1955, y ese mismo año, y a tono con los motivos generadores de la alianza occidental, se formó el Pacto de Varsovia, con la URSS a la cabeza, Albania, Bulgaria, Checoeslovaquia, Hungría, Polonia, Rumania, la porción alemana en poder oriental: la República Democrática de Alemania, y como observadores China Popular, Corea del Norte y Mongolia.

Ambas organizaciones convivieron de manera muy tensa los años que siguieron, y fueron parte de las crisis recurrentes que generaban las potencias que encabezaban las organizaciones; EEUU y la URSS, durante alrededor de 40 años.

Todo esto hasta que estalla la crisis en Alemania, que culmina con la caída del muro de Berlín, en coincidencia con las reformas introducidas por Mijaíl Gorbachov; la perestroika, que condujo, entre los años 1989 hasta el 1991 con la disolución de la URSS y por ende del Pacto de Varsovia.

¿Qué sentido tendría ahora la OTAN, si ya no existía el Pacto de Varsovia?

La Unión Soviética dejó de existir con renuncia de Gorbachov, la Federación Rusa estaba gobernada por Boris Yeltsin, quien había renunciado al comunismo, y cada una de las Repúblicas soviéticas aliadas quedaron en libertad de acción, independizándose todas, inclusive la propia Federación Rusa.

La ida de Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Estonia, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Letonia, Lituania, Moldavia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán, le habían quitado al Kremlin un tercio de territorio y la mitad de la población.

¿Qué preocupación podría generarles a EEUU y sus aliados de la OTAN, un puñado de repúblicas nuevas y ahora integradas a la ONU, y con serios problemas económicos, políticos y sociales?

El presidente Boris Yeltsin era más proclive a las políticas capitalistas que muchos líderes de la propia Europa Occidental... ¿Cuál era la misión entonces de la OTAN?

La década de los noventa contempló indiferente, la irrupción en el tablero mundial de una sola potencia hegemónica: los Estados Unidos. Con el manejo absoluto de la política mundial, con el FMI y el Banco Mundial a su disposición, para desplegar políticas de dependencia con respecto de países pobres o subdesarrollados, con la ONU, la OEA y toda organización internacional existente, a su entera disposición. EEUU se abría pasó en un tablero internacional que le era favorable en todo sentido.

Todo esto hasta que apareció China, y hasta que, de la mano de Vladimir Putin, la Federación Rusa se rehízo de sus cenizas y comenzó a recuperar su economía, su influencia y su otrora grandeza. Rusia comenzó a disputarle el poderío militar a la potencia hegemónica, mientras China se le puso a la par en base a su producción a gran escala y a disputarle también los mercados mundiales.

En todos esos años, la OTAN, en lugar de replegarse por falta de objetivo militar, y conducido estratégicamente por los Estados Unidos, se dispuso a atraer hacia su seno, a los países de la Europa Oriental, es así que más allá de España, que entró a la organización recién en 1982, se alistaron a la misma en 1999, Hungría, Polonia y la República Checa (países que supieron pertenecer a la égida soviética), en 2004 Rumania, Bulgaria, Eslovenia, Eslovaquia, Estonia, Letonia y Lituania ingresaron a la Alianza. En 2009 concretaron su pase Albania y Croacia, en 2017 Montenegro, y en 2020 Macedonia del Norte se afiliaba al club de los “países libres”.

Querían dejar sola a Rusia.

En todos esos países, y desde el Mar Báltico hasta el Mar Negro, y contra los reclamos constantes de Rusia, los EEUU colocaron bases misilísticas y en donde no lo hicieron, apostaron ejércitos de mantenimiento o de entrenamiento a los ejércitos locales, siempre invocando la misma razón "el peligro hacia los intereses estratégicos de Estados Unidos" que, en realidad, es virtualmente todo el mundo.

Para EEUU la guerra, fuera "fría" o "caliente", nunca terminó.

Se dedicó como siempre lo hizo, a estigmatizar a Rusia, a sus habitantes, su cultura y sus gobernantes, con la doctrina de Seguridad Nacional potenció su estrategia imperial en América del Sur, y del Centro, y empujaba día a día, esa peligrosa línea que separa la seguridad de la inseguridad a una Rusia que, sin prisa, pero sin pausa, se fue armando.

Cientos, miles de películas en contra de Rusia, historias, relatos y discursos que ubicaban a Rusia entre los malos del mundo, un discurso anticomunista que hablaba de la falta de libertades en ese gran país, y que paradójicamente ya ni siquiera era comunista... no importaba, el discurso ideológico ya estaba instalado después de medio siglo de haberlo difundido; tres o cuatro generaciones de propaganda eran efectivos para odiar a un país sin conocerlo.

Estados Unidos, siguió con su política imperial, instalando más de 700 bases militares en 80 países, persiguiendo enemigos, incluso donde no los tenía, inventando guerras para poder saciar la sed de su complejo militar industrial, que produce más armas que alimentos, y dejando a sus empresas que crecieran y salieran de sus propias fronteras tangibles e intangibles.

Su economía se volvió más financiera que productiva y mientras tanto China producía más que ellos, y les ganaba mercados... y Europa, su cascarón de proa, dependía cada vez más de la energía que le proveía Rusia a través de grandes acueductos que pasan por Ucrania; ese país con el cual Rusia comparte el Mar Negro, única porción de agua que no congela el paso de sus productos energéticos, el país mejor ubicado para terminar de acorralar al gigante de Asia, el país que es el centro de Eurasia, el más grande y el que más recursos naturales tiene junto a Rusia... Ucrania es el mejor socio que tendrían en la OTAN para poder terminar lo que alguna vez intentó Napoleón y también Hitler, la conquista y disgregación territorial y social de Rusia, y desde allí manejar sus recursos y contrarrestar a China, que es su objetivo final.

Estados Unidos es el verdadero agresor en esta historia

Es el agresor estratégico, porque es la verdadera potencia detrás de la OTAN y de Ucrania que es la simple excusa.

El agresor estratégico es quien impulsa al adversario y lo obliga a convertirse en agresor operativo... no le deja alternativa, lo lleva por un callejón sin salida.

La estrategia operativa comienza mucho antes de la guerra, con sanciones, con desprecios, con amenazas constantes, con acusaciones, manejando el relato y el discurso de todo el mundo, con el manejo irritante de toda la prensa mundial y las redes a su disposición y utilizando nuevamente a Europa; la vieja y desvencijada Europa, que no puede, no sabe o no quiere definir sus verdaderos intereses estratégicos en función de Rusia sin molestar a EEUU; quien mueve los hilos nuevamente para crear un conflicto hecho a su medida y lejos de sus fronteras.

El agresor operativo, entonces, es el que da el primer paso; es el que invade el país que EEUU ha elegido para tenerle el saco mientras pelea, lo deja solo contra un monstruo que se ha encargado de enloquecer durante alrededor de treinta años (75 años, si también le sumamos la guerra fría), y compromete a la OTAN, mayoritariamente europea, para que se entrometa, estatuto de defensa recíproca mediante, enviándole armamento y tropas a un país que ha sido engañado por la vileza de la ambición desmedida de poder de los "dueños del mundo", el agresor operativo, hoy es Rusia, nuevamente se culpará a Rusia, se sancionará a Rusia, se le embargarán activos, no podrán cobrar sus cuentas, no podrán vender ni comprar, y el consumidor constante de sus historias, películas y aventuras, comprará esta nueva parodia y odiará a Putin, a Rusia, al comunismo ausente, a los invasores, a la guerra que ellos mismos inventaron y que usaron todos sus medios para que no se evitara.

El agresor estratégico será premiado como siempre, y el agresor operativo será repudiado, y si nos les sale con Ucrania, probarán con otro y con otro y así hasta lograrlo, o extinguir la raza humana. Nunca les importó otra cuestión que su exclusiva hegemonía.

Ellos tiraron las únicas bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas... ¿quién cree que a los EEUU les importa la libertad o siquiera la "raza humana"?

Visto 831 veces Modificado por última vez en Viernes, 04 Marzo 2022 08:11

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Archivos de programas