Miércoles, 06 Julio 2022
Martes, 05 Julio 2022 08:54

Hermoso trabajo realizado en pandemia con alumnos del IFDCVM, Ensamble Vocal y alumnos del Conservatorio “Julian Aguirre”. El profesor Jorge Fernando Aguilar es el responsable del Espacio Curricular "Coro IV" y en ese marco desarrolló junto a sus estudiantes -y con la colaboración de otros profesores, Alejandra Pastor y Profe Miguel Losasso- la producción que compartimos aquí. 

Jueves, 02 Junio 2022 15:20

Los cuatro de Liverpool, Elton John, Rod Stewart, Mick Jagger, Robert Plant, Sting, Eric Clapton, Van Morrison, Los Bee Gees, David Gilmour y Bono, entre otros, recibieron la medalla de Miembro de la Orden del Imperio Británico. El punk la criticó fuertemente.

Jueves, 02 Junio 2022 15:17

El tour "Sixty" continuará el 5 en Alemania, el 9 pasará por Liverpool, el 13 por Amsterdam, el 17 por Suiza, el 21 será el turno de Milán, el 25 y el 3 de julio seguirá por Londres, para recalar el 11 en Bruselas.

Martes, 05 Julio 2022 08:54

Hermoso trabajo realizado en pandemia con alumnos del IFDCVM, Ensamble Vocal y alumnos del Conservatorio “Julian Aguirre”. El profesor Jorge Fernando Aguilar es el responsable del Espacio Curricular "Coro IV" y en ese marco desarrolló junto a sus estudiantes -y con la colaboración de otros profesores, Alejandra Pastor y Profe Miguel Losasso- la producción que compartimos aquí. 

Jueves, 02 Junio 2022 15:20

Los cuatro de Liverpool, Elton John, Rod Stewart, Mick Jagger, Robert Plant, Sting, Eric Clapton, Van Morrison, Los Bee Gees, David Gilmour y Bono, entre otros, recibieron la medalla de Miembro de la Orden del Imperio Británico. El punk la criticó fuertemente.

Jueves, 02 Junio 2022 15:17

El tour "Sixty" continuará el 5 en Alemania, el 9 pasará por Liverpool, el 13 por Amsterdam, el 17 por Suiza, el 21 será el turno de Milán, el 25 y el 3 de julio seguirá por Londres, para recalar el 11 en Bruselas.

Lunes, 25 Abril 2022 18:01

En la noche del domingo finalizó la Fiesta Provincial del Teatro San Luis 2022. El Jurado de Selección conformado por María Nela Ferrez, Yamila Grandi y Daniel Fermani se hizo presente ante los grupos participantes y organizadores que aguardaban ansiosos los resultados, y compartieron su veredicto a través de lectura de acta.

La obra seleccionada para participar en la 36º Fiesta Nacional del Teatro resultó ser “Piel y huesos” del grupo Árnica Danza Teatro, de Merlo. Como obras suplentes quedaron, en primer término, “Quienay?” de La Oveja Negra, de Villa Mercedes; en segundo término “¡Vivan las feas!” también del grupo La Oveja Negra; y en tercer término “La tiendita nómade de Mr. Pinkerton” del grupo Umami Teatro, de El Trapiche.

El Jurado resolvió además otorgar menciones, sin orden de mérito, a saber:

  • Mención por la búsqueda de un lenguaje escénico propio a la obra Leyenda de Pieles y Monte, del grupo Galponers+Elpúblico.
  • Mención por la elección y planteo del tema dirigido al público infantil para la obra El guardián de los libros, del grupo La Tía Tota Grupo Teatral.
  • Mención al manejo de la potencia en el desempeño actoral a la obra Cuentos breves, del grupo de Teatro Machado Wald.
  • Mención al oficio de titiritero a la obra El guante andante, del grupo Titiricuentos Teatro.
  • Mención a la capacidad de generar momentos poéticos en escena, a la obra Relatos Revueltos, del grupo Che Miguitos San Luis.
  • Mención al manejo del humor y a la actriz cómica a la obra Instrucciones para comer un asado, del grupo Huasomape.
  • Mención a la elección del tema y al valor del planteo, a la obra Mamíferas, del grupo Mamíferas.
  • Mención al trabajo de grupo con amplitud etarea a la obra Horda, el desequilibrio de la masa, del grupo Marañas danza teatro.
  • Mención al vestuario y maquillaje a la obra El burgués, del grupo Le Maquinal.
  • Mención a la construcción actoral grupal a la obra Quienay?, del grupo Constelación Teatral Gualicho.
  • Mención a la ambientación y caracterización para la obra Sola por hoy, del grupo La Oveja Negra.

El evento resultó una gran fiesta teatral

Numerosos elencos llegaron a la ciudad de San Luis desde distintas localidades de la Provincia, generando un encuentro entre pares en las salas y fuera de ellas, compartiendo también actividades de formación, talleres y rondas
de debate. A lo largo de las cinco jornadas las salas se vieron colmadas de público y aplausos para los artistas. Así lo manifestó la Representante Provincial Guillermina Gómez Miró, quién además puntualizó: “la concreción de esta Fiesta posibilita seguir enriqueciendo y dinamizando la escena provincial”.


Piel y Huesos / Árnica Danza Teatro

Autora: Mabel Dai Chee Chang
Intérpretes: Macarena Montivero y Laila Sanz
Técnica de sonido: Laura Veiga
Técnico de luces: Pablo Martin Dingianna
Directora: Mabel Dai Chee Chang

SINOPSIS:

Los brotes cobijados en la oscuridad del terruño, crecen y giran para impulsarse hacia el exterior
dando a luz a un espacio infinito, donde los cuerpos se rozan con las partículas de polvo que aún
no deciden a que parte de la atmosfera consagraran como escena. En el relato, dos cuerpos
salen a la superficie y la habitan, sacuden el polvo con su desnudes como si fuera la única
manera de salirse del eje y expandirse. Saben que la única “forma” que crece, es la que muta.
Desdichada, solapada en el espacio, la danza es terrena, sometida al peso de lo real, y el
empoderamiento es la única ventana hacia la libertad.

Martes, 19 Abril 2022 13:24

Con 22 años de trayectoria y por primera vez en San Luis, la multipremiada agrupación mendocina subirá al escenario de la Sala Hugo del Carril, este miércoles a las 21:30, en el Centro Cultural “Puente Blanco”, con el espectáculo “Dementes, la rebelión de las neuronas”. La obra cuenta con el acompañamiento del Gobierno provincial.

“La Buena Moza” es una agrupación cooperativa y autogestionada que, en los últimos años, ha superado un promedio de 60 shows anuales. Se trata de 20 artistas en escena, 15 actores cantantes, 4 percusionistas y un director que despliegan un estilo de murga uruguaya, mediante un gran espectáculo conceptual, humorístico, y colorido, premiado en diversos teatros del país.

Con música original e ironía, “Dementes” plantea una crítica social sobre temas como las tecnologías, adicciones, adultez y la masculinidad hegemónica, entre otros.

“Cuando preparamos el guión, más allá de hacer indagaciones dentro del grupo para ver los ejes temáticos, vinculados a la realidad social, hicimos capacitaciones porque considerábamos que era necesario trabajar la perspectiva de género y es una responsabilidad de todos los artistas. En esa época éramos un grupo de 100% varones y tratamos de formarnos para comprender las lógicas del patriarcado, y cómo se manejan en la sociedad esos juegos de roles y poder. Queríamos una puesta humorística, pero que al mismo tiempo trabajara la reflexión social. También fuimos indagando en temas como la niñez y la hipercomunicación”, detalló el director musical, Daniel Bernal.

La murga ha compartido escenarios con Los Auténticos Decadentes, Jaime Roos, Rubén Rada, No Te Va Gustar, Orozco-Barrientos, entre otros, y ha participado en festivales de Uruguay y Chile.

Asimismo, este lunes a las 10:30, en la Secretaría de Cultura, se realizará la presentación oficial de la Fiesta Provincial del Teatro, que durante cinco días ofrecerá 15 obras en competencia y 3 invitadas en diferentes salas de la ciudad de San Luis.

 

Nota: Prensa Secretaría de Cultura.

Fotos: Gentileza La Buena Moza.

Lunes, 30 Abril 2018 16:21
LLEGAMOS VILLA MERCEDES #NocheCompañera ? Lunes 30 de Abril 21h #ALaGorra en #BolicheDonMiranda (Calle Angosta 92) ?Reservá tus entradas acá http://bit.ly/2nYbExz ¿Nos das una mano compartiendo? #MacriGato
Martes, 10 Mayo 2022 20:59

¿Por qué, en la era de la no ficción generalizada, cuando hasta el pelafustán más ensimismado se deja encandilar por lo real y sólo es feliz volviendo a casa con su trofeíto documental bajo el brazo, los perfiles de Truman Capote siguen brillando como brillan, no intactos sino al revés, trabajados, potenciados, tridimensionalizados por los largos años transcurridos desde que se escribieron? Es uno de los misterios, una de las evidencias abrumadoras que plantea "Retratos", la compilación de Lumen que permite barrer en 153 páginas más de medio siglo de prosa consagrado a un género que el astuto gnomo de Nueva Orléans (que, en pose como de saltimbanqui, vestido con uno de esos outfits desconcertantes que lo caracterizaban, a mitad de camino entre el diseño dernier cri y la casa de uniformes para ascensoristas, nos mira burlón desde la portada del libro) llevó a un esplendor sin parangón: el identikit de celebridades.

Seguimos discutiendo quién fue el primero: si el Walsh de "Operación masacre" (1957) o el Capote de "A sangre fría" (1966). Pero ni el paladín más necio de la imaginación literaria negará a esta altura de la noche que el partido no lo ganó la fábula sino la nonfiction, es decir: “la realidad” intervenida, modelada, organizada, inseminada por los protocolos de la fábula. Sin embargo, acorralados por reportajes, crónicas, siluetas, corresponsalías, relatos de viaje, diarios íntimos, sepultados por los avatares de la siempre penúltima descendencia del “nuevo periodismo”, el Marlon Brando, la Jane Bowles o la Marilyn Monroe de Capote siguen siendo piezas de una originalidad fenomenal, capaces de delatarse a simple vista en el bazar mejor surtido y más desordenado del llamado periodismo literario.

Da asco admitirlo, pero el casting pesa. A las tres megaestrellas mencionadas, el repertorio de "Retratos" agrega al fotógrafo Cecil Beaton, la actriz Elizabeth Taylor, el dramaturgo Tennessee Williams y, en la sección miniaturas del libro, al séquito de famosos que Capote silueteó, a razón de una carilla por modelo, para acompañar los retratos fotográficos del cofee-table book "Observations" del fotógrafo Richard Avedon. Ahí, sin atropellarse, posa gente como John Huston, Chaplin, Picasso, Coco Chanel, Duchamp, Humphrey Bogart o Ezra Pound. Es cierto que Capote no era sólo un celebrity freak. Las personas inconspicuas también podían interesarle, como lo demuestran Angela, la mucama a la que sigue, ambos en porro, durante toda una tarde de trabajo por casas de Manhattan (“Una tarde con Angela”, texto incluido en "Música para camaleones"), y sobre todo Dick Hickock y Perry Smith, los verdugos de la familia Clutter, a quienes de algún modo llevó al estrellato en "A sangre fría".

Pero en la celebrity hay para Capote un imán perturbador, irresistible, que lo interpela a la vez como fan y como etnógrafo, como el manojo de sueños, aspiraciones e ideales provincianos que sigue siendo y como el patólogo maníaco y anestesiado con el que quiere a toda costa confundirse. La literatura no es, en su caso, lo que “embellece” o “rediseña” lo real (que es como suele malentender la cosa el grueso del periodismo narrativo), sino la fuerza que mantiene en equilibrio, y que sublima, dos pulsiones que de otro modo lo arruinarían todo. Es en ese sentido que la literatura es un látigo, el arma de autoflagelación sin la cual Capote confesaba en el prólogo de "Música para camaleones" que no valía la pena sentarse a escribir.

Capote jamás condesciende a mostrar su modus operandi. Para eso están los otros…

Pero para Capote no es importante sólo que sus objetos sean célebres.También es fundamental que ya los haya conocido antes en persona. "Retratos" despliega los grados de esa intimidad en riguroso orden cronológico, como si fuera la clave de una autobiografía sinóptica: al principio (mediados de los 50), Capote sólo “ha visto” a las celebridades que retrata; al final (1983), además de ser su confidente, les proporciona novios, psicoanalistas, drogas.) A Brando, a quien entrevista en el 56 en un Hotel de Kioto, mientras filma "Sayonara", ya lo ha visto diez años antes en el teatro donde ensaya "Un tranvía llamado deseo": Capote, que llega demasiado temprano, encuentra el teatro desierto y a “un joven robusto tirado encima de una mesa bajo el débil resplandor de las luces de trabajo, completamente dormido”, con un tomo de las obras de Freud abierto sobre el pecho. A Bowles la vio por última vez siete u ocho años atrás, pero la conoce desde hace veinte. A Taylor, invitada sorpresa a un almuerzo de 1974 en el que se cuela Capote, la ha visto antes una tarde de verano en una granja de Connecticut, propinándose arrumacos con su flamante tercer marido. Así, retratar, para Capote, no es exactamente establecer un cuerpo a cuerpo con un modelo; es enfrentar entre sí dos momentos puntuales de la vida del modelo y describir los efectos que el enfrentamiento tiene en él, testigo privilegiado y único del colapso. No es tanto la identidad de su modelo lo que acecha; es la huella que el paso del tiempo ha dejado en él, la herida que el duelo entre pasado y presente permite entrever, que hace brillar o sangrar incluso, o sobre todo, entre el raso del éxito, el dinero, la fama; o también ese otro mal del tiempo que es la nada, lo idéntico, el vacío de la repetición.

Telam SE

El colmo casi cómico de este procedimiento es la miniatura extraordinaria que dedica a Gide y Cocteau. Es la única pareja de retratados del elenco, lo que ya es todo un statement, porque Gide nunca pudo tragar a Cocteau. El primer momento es 1914; Gide consigna en su diario que toma el té con Cocteau y lo lapida por su pirotécnica frivolidad. El segundo, del que Capote es testigo, es en 1950, en la plaza de un pueblito siciliano donde Gide, ya octogenario, dormita al sol, “inmóvil como un mandarín”, hasta que Cocteau, una mañana, interrumpe sus ensueños caminando por la plaza con su bastón. “Habían pasado treinta y cinco años desde el té durante la guerra”, escribe Capote, “pero sin embargo nada había cambiado en la actitud de cada uno de los dos hombres hacia el otro”.

El resto, por supuesto, es literatura. Es decir: distancia, arte del autoenmascaramiento y la indiscreción, astucia y oído para decidir dónde dejarse eclipsar y dónde, y sobre todo cómo, con qué timing, aprovechando qué pie ofrecido sin premeditación por el otro, entrar en escena para interrumpir eso que está sucediendo en su presencia, que nueve de cada diez veces es un monólogo. (Brando, Taylor, Monroe, Chanel, incluso la nórdica Isak Dinesen: para ser retratado de Capote había que hablar solo.) Capote jamás condesciende a mostrar su modus operandi. Para eso están los otros, esos otros que él sabe ver como nadie. Pero de todos ellos hay uno, Richard Avedon, que es sin duda su alter ego, su espejo, el único cuyo arte procede a descomponer en fórmulas que, leídas en tropel, ilustran sobre todo la lógica de su propio arte —el de Capote: retratar “santos terrenales” (buena definición de una celebrity), usar los ojos (en vez de máquinas), resaltar la vejez, capturar al modelo en situaciones difíciles, apostar todo al suicidio glorioso del perfeccionismo.

POR ALAN PAULS, PARA TÉLAM

Martes, 10 Mayo 2022 20:46

El periodista, escritor y hombre de radio: Tom Lupo, falleció a sus 74 años. Lo recordamos con esta lectura de "Aplastamiento de las gotas" de Historia de Cronopios y Famas que compartió en el especial de Radio "Año Cortázar - 2014".

Martes, 10 Mayo 2022 20:31

Cerdos y Peces nació como un suplemento de la revista El Porteño, pero para abril de 1984 se independizó. Salió a los quioscos con portada propia desde donde un punk argentino miraba amenazante y los títulos gritaban “Drogas, venenos para volar”; “Matadero Borda”; “Sección gay”, entre otras arengas, apenas a tres meses de que la sociedad argentina superara a la peor dictadura de su historia.

Domingo, 27 Mayo 2018 20:33

Las tres propuestas de diseño son consideradas casi una regla general que exigen los clientes y los diseñadores ofrecemos como si se tratara de un valor agregado. Es usual en nuestro día a día, ya sea como diseñadores freelance, estudios o agencias de diseño, presentar al menos dos o tres propuestas con el fin de dar al cliente la opción de elegir «la que más le guste», o incluso para demostrarle que hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo en su proyecto: ¡nada más alejado de la realidad!

Muchos diseñadores conocemos la famosa anécdota de Paul Rand que cuenta las condiciones que impuso a Steve Jobs cuando este último lo contrató para diseñar la marca gráfica de NeXT, empresa que fundara luego de su salida de Apple en 1984. La versión corta de la anécdota1 es que cuando Jobs le solicitó varias propuestas, Rand le respondió: «No, yo voy a resolver tu problema, y tu me vas a pagar. No tienes que usar mi solución, pero si quieres más opciones deberías buscar otras personas. Voy a resolver tu problema de la mejor forma que sé, puedes usarla o no, eres el cliente, pero me vas a pagar».

La verdad es que si cualquier mortal que no sea tan famoso como Rand se atreviera a decirle algo así a su cliente en la primera reunión, lo más que probable es que no lo vuelvan a llamar en su vida. Pero si lo analizamos a fondo, el enfoque de Rand tiene mucho sentido. La perspectiva que plantea que presentar varias propuestas es mejor, es en realidad un mito por varias razones:

1. ¿Quién es el experto?

¿Cuántas veces nos ha sucedido que al preparar varias propuestas, terminamos dedicando más tiempo a una respecto de las otras? ¿Y que esa propuesta a la que dedicamos más tiempo, que generalmente consideramos la más adecuada para el caso, termina siendo descartada por el cliente, que se queda con una que nos parece la más floja? Si queremos realmente aportar la mejor solución a nuestro cliente, ¿deberíamos dejar que elija la opción menos viable? Al presentarle varias propuestas para un mismo proyecto en realidad estamos degradando nuestra profesión. En la gran mayoría de los casos, el diseñador no solo tiene la necesidad, sino la responsabilidad de explicar al cliente por qué una solución es mejor que otra, para su caso particular. Presentar varias propuestas incluye un mensaje muy negativo y falso: que no sabemos cuál es la mejor solución. El diseño no se trata de gustos.

2. ¿Realmente conocemos al cliente y su necesidad?

Es mejor dedicar el tiempo presupuestado en perfeccionar un proyecto de diseño, que dividir las mismas horas en tres posibles soluciones que quedarán a resueltas medias. Por supuesto que en las etapas iniciales aparecerán varias posibles vertientes por las cuales decantarse, pero es allí donde la experiencia nos debe guiar para elegir la que consideramos mejor.

Como sabemos, el diseño no es inspiración divina, debe haber un proceso previo de investigación que será el que dicte muchas de las decisiones formales que tomemos. Dentro de esa investigación, una de las tareas más importantes es conocer a nuestro cliente: qué necesita, por qué, qué le motiva. No olvidemos que debemos actuar como intérpretes de nuestro cliente, que generalmente sabe exactamente lo que quiere, aunque no siempre sabe cómo explicarlo o plasmarlo: para eso estamos. Conocer al cliente nos garantiza casi un 100% de efectividad en nuestras presentaciones, porque logramos que el diseño cumpla sus objetivos y además conecte con la esencia del cliente.

3. Existen herramientas para soportar nuestras decisiones

Gran parte del proceso de diseño es prueba y error. Muchas veces no sabemos realmente cómo se comportará un producto diseñado hasta que lo ponemos a prueba, y esta es una etapa que muchas veces se omite. Debemos poner a prueba aspectos técnicos y funcionales de nuestros trabajos antes de su interacción con un usuario real. Si probamos algunas de las múltiples herramientas que existen, y estamos dispuestos a hacer los cambios que sean necesarios, tendremos un productos blindado contra casi cualquier objeción: mapas de calor, pruebas A/B virtuales y reales, y la artesanal pero siempre útil prueba de observación con amigos, nos darán bases para sustentar el porqué de nuestras decisiones de diseño. Por otro lado, debemos construir sobre lo construido, leer y aplicar los conocimientos acumulados de la profesión, lo cual servirá para dar cimientos sólidos a nuestras propuestas.

4. Una pérdida de tiempo

Si el recurso del que estamos hablando no es solamente nuestro tiempo, sino el de varias personas de un estudio o agencia, trabajar en varias propuestas por separado es un desgaste aún más innecesario. Muchas veces en las agencias piden a tres diseñadores, o incluso a tres duplas (creativo y diseñador) trabajar en diferentes opciones sobre un mismo problema. En un caso de la vida real, una reconocida agencia colombiana2 solicitó a cinco diseñadores, trabajar cada uno en tres propuestas para un signo identificador en un día. En total: ¡15 propuestas! Tal vez se trataba de un cliente difícil y querían jugar a lo seguro: que elija por lo menos una opción, o tal vez les sobraban recursos, o sencillamente no les importaba entregar un trabajo mediocre a su cliente. De esos ejercicios no puede salir nada bueno, pues implica poner a competir a un equipo de trabajo, en lugar de colaborar en equipo, perjudicando el ambiente creativo y laboral.

A Hacer la tarea

Como todo en la vida, es mejor dejar las cosas claras desde el inicio. El cliente debe saber qué esperar, por eso debemos informarle de antemano nuestra metodología de trabajo para evitar problemas en el futuro. Los diseñadores deberíamos enfocarnos en la calidad y no en la cantidad. Si realmente entendemos a nuestro cliente y sus necesidades, y somos capaces de producir una solución eficaz y adecuada al caso, esa única solución será más que suficiente.

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Archivos de programas