Lunes, 14 Junio 2021

Argentina lidera ranking de los países que más apoyo otorgaron a trabajadores en pandemia

Publicado el Jueves, 27 Mayo 2021 18:38 Escrito por

El primer análisis global de apoyo legal para los trabajadores clasifica 181 respuestas gubernamentales a la pandemia, con Argentina encabezando el ranking en cuanto al apoyo otorgado a los trabajadores durante la pandemia.

Poco más de la mitad de los gobiernos estudiados reconocen al COVID-19 como una enfermedad ocupacional a través de un proceso regulatorio formal.

Un nuevo estudio global de UNI Global Union y la Confederación Sindical Internacional (CSI) ha encontrado que el 98 por ciento de los trabajadores del mundo no reciben el subsidio de enfermedad, el reemplazo de salario y los beneficios sociales que necesitan para soportar los impactos del COVID-19.

El informe, COVID-19: Una enfermedad ocupacional: donde los trabajadores de primera línea están mejor protegidos, analizó y clasificó los niveles de compensación laboral, programas de seguridad social y sistemas de salud pública en 181 jurisdicciones nacionales y regionales. Esto incluyó 124 países, así como 37 estados de EE.UU., 13 provincias y territorios canadienses y siete estados australianos.

Los cinco primeros países del informe fueron Argentina, seguido de Austria, Suecia, Francia y España.

Las diez jurisdicciones mejor calificadas en el estudio, que incluyeron Argentina, Massachusetts, New Hampshire y Nueva Jersey, brindan el mejor apoyo para los trabajadores afectados por COVID-19. Sin embargo, estas jurisdicciones representan solo el 2 por ciento de la población activa mundial, lo que deja a la gran mayoría de los trabajadores con provisiones y beneficios limitados si se ven afectados por el virus.

Un poco más de la mitad (98 jurisdicciones) reconocen el COVID-19 como una enfermedad ocupacional a través de un proceso regulatorio formal, que permite a las personas que han contraído el coronavirus en el trabajo acceder a protecciones y derechos sociales, como el subsidio de enfermedad, la atención médica y el reemplazo de salario que de lo contrario les sería negado. Este reconocimiento es particularmente importante para los trabajadores que sufren de COVID prolongado y otras complicaciones persistentes por la enfermedad.

Sin embargo, incluso cuando se reconoce que COVID-19 es una enfermedad ocupacional, los gobiernos a menudo niegan injustamente los beneficios porque los trabajadores no pueden demostrar que contrajeron el virus en el trabajo. Para remediar este problema, algunas jurisdicciones (6 por ciento de las examinadas) han adoptado presuntas leyes o políticas, lo que significa suponer que la enfermedad se contrajo en el trabajo. Este paso crítico elevó las respuestas de estos países a la pandemia a lo más alto del ranking.

Christy Hoffman, Secretaria General de UNI Global Union, dijo:

“Los gobiernos le están fallando a los trabajadores de primera línea que apoyan a nuestras comunidades durante la pandemia al obligarlos a asumir las cargas físicas, psicológicas y financieras del COVID-19 por su cuenta. Estos trabajadores, a menudo mujeres, migrantes y trabajadores de color, no deberían tener que elegir entre su salud personal y su salud financiera. El reconocimiento de COVID-19 como una enfermedad ocupacional junto  con la calificación automática de beneficios para los trabajadores de primera línea ayudará a garantizar que los trabajadores tengan las mejores oportunidades de obtener los beneficios y la compensación que merecen”.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, dijo:

“No podemos dejar que los trabajadores de primera línea se queden sin protección social. Una recuperación resiliente necesita un nuevo contrato social, que brinde a los trabajadores la mejor oportunidad posible de obtener los beneficios y la compensación que merecen, con un Fondo Mundial de Protección Social como primer paso hacia los derechos universales. Para ello, hacemos un llamado a la Organización Internacional del Trabajo para que reconozca con urgencia al COVID-19 como una enfermedad ocupacional, como parte del impulso para hacer de la salud y seguridad ocupacional un derecho fundamental ”.

Principales hallazgos:

Solo diez jurisdicciones (5,5%) recibieron las calificaciones más altas que indican disposiciones buenas o muy buenas para reemplazo de salario, tratamiento médico, subsidio de enfermedad y prestaciones por fallecimiento.
El subsidio de enfermedad estaba disponible en 104 jurisdicciones, lo que significa que casi el 43% de los trabajadores no tenía acceso a licencia por enfermedad remunerada.
Solo el 6% de las jurisdicciones estudiadas tenían presuntas reglas, regulaciones, leyes o políticas que otorgan acceso automático sin prueba, a tratamiento médico y reemplazo de salario para todos los trabajadores. Sin embargo, al considerar a los trabajadores de la salud este porcentaje se elevó al 17%.
Argentina recibió el puntaje más alto entre los países, lo que demuestra que un fuerte apoyo a los trabajadores no depende de la riqueza de una nación.
En Alemania y los países nórdicos, con la legislación existente sobre enfermedades infecciosas, los trabajadores que contraen COVID-19 tienen acceso automático a licencia por enfermedad, reemplazo de salario y atención médica. No se necesitó ningún cambio formal en la legislación para apoyar a los trabajadores. Estos países tienen algunos de los mejores ejemplos de cómo un país podría prepararse para futuras pandemias.

UNI Global Union y la CSI están haciendo cinco recomendaciones políticas clave para garantizar un mejor apoyo a los trabajadores de primera línea:

Calificación automática para beneficios relacionados con la enfermedad COVID-19
Cobertura para todos los trabajadores independientemente de la relación laboral
Recopilación de datos confiable
Inclusión de una categoría general de enfermedades ocupacionales infecciosas en las leyes y políticas
Licencia por enfermedad remunerada para pruebas y recuperación

Para obtener más información y detalles sobre la metodología del informe, haga clic aquí:

UNI Global Union representa a 20 millones de trabajadores del sector de capacidades y servicios en más de 150 países, incluidos dos millones de trabajadores del sector cuidados.

La Confederación Sindical Internacional (CSI) es una confederación de centrales sindicales nacionales, cada una de las cuales vincula a los sindicatos de ese país en particular. Tiene 332 organizaciones afiliadas en 163 países y territorios en los cinco continentes, con 200 millones de afiliados.

Visto 131 veces

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.