Domingo, 13 Junio 2021

Meandro

Publicado el Domingo, 11 Abril 2021 21:16 Escrito por

A unos 15 kilómetros de la Ciudad, por la vieja Ruta 7 que llevaba a San Luis y pasando el Dique Vulpiani está el balneario Las Toscas. A mi me recuerda una referencia histórica de cuya fuente no puedo dar cuenta, que indica que don Justo Daract, en noviembre de 1856 y viniendo a concretar la fundación del Fuerte Constitucional (pocos años más tarde rebautizado Villa Mercedes), hizo noche en el paraje Las Toscas en la víspera del 1 de diciembre. No sé si será ese lugar concretamente, pero hoy me gustó pensar que sí.

El balneario -si bien ya en abril no se puede usar como tal- este domingo de abril estaba hermoso. El día estaba hermoso. Después de varios días grises y otoñales, lluviosos y fríos, el sol se mostró a pleno y la temperatura se estabilizó en un número razonablemente otoñal: 19/20 grados.

El balneario tiene ingreso por la Ruta de los Sueños, como le llaman, y sus fondos limitan con el Río Quinto, que alguna vez los habitantes originarios llamaron Popopis. 

Justo a esa altura se muestra uno de los tantos meandros que caracterizan al Popopis. Durante la tarde lo pensé y denominé como "recodo", a falta del término correcto que me acercó un compañero atento.

Meandro. "Un meandro es una curva descrita por el curso de un río, cuya sinuosidad es pronunciada. Se forman con mayor facilidad en los ríos de las llanuras aluviales con pendiente muy escasa. Los sedimentos suelen depositarse en la parte convexa del meandro, avanzando la orilla, mientras que en la cóncava, debido a la fuerza centrífuga, predomina la erosión y el retroceso de dicha orilla.​ La combinación del avance de la orilla en las partes convexas y el retroceso en las cóncavas produce la migración del cauce y, por tanto, el desarrollo del meandro", dice Wikipedia.

Y si de palabras raras -y musicalmente hermosas, como la tarde de este abril, quisiera agregar- se trata, a la imagen que ilustra estas "meandrosas" elucubraciones quisiera complementarla con Girondo; que de palabras hermosas y hermosas composiciones sabe más y mejor.

Hay que buscarlo

de Oliverio Girondo

En la eropsiquis plena de húespedes entonces meandros de esperaausencia
enlunadados muslos de estival epicentro
tumultos extradérmicos
excoriaciones fiebre de noche que burmúa
y aola aola aola
al abrirse las venas
con un pezlampo inmerso en la nuca del sueño hay que buscarlo
                                                                                                             al poema

Hay que buscarlo dentro de los plesorbos de ocio
desnudo
desquejido
sin raíces de amnesia
en los lunihemisferios de reflujos de coágulos de espuma de medusas de arena de los senos o tal vez en andenes con aliento a zorrino
y a rumiante distancia de santas madres vacas
hincadas
sin aureola
ante charcos de lágrimas que cantan
con un pezvelo en trance debajo de la lengua hay que buscarlo
                                                                                                             al poema

Hay que buscarlo ignífero superimpuro leso
lúcido beodo
inobvio
entre epitelios de alba o resacas insomnes de soledad en creciente
antes que se dilate la pupila del cero
mientras lo endoinefable encandece los labios de subvoces que brotan del intrafondo eufónico
con un pezgrifo arco iris en la mínima plaza de la frente hay que buscarlo
                                                                                                             al poema
Visto 249 veces Modificado por última vez en Domingo, 11 Abril 2021 21:44

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.