Domingo, 28 Noviembre 2021

Hay que cuidar los centavos, que los pesos se cuidan solos

Publicado el Martes, 23 Febrero 2021 18:54 Escrito por Cyrano (@yodigodeque)

El usuario de Twitter que se hace llamar Cyrano (@Yodigodeque), publica una reflexión que él caracteriza como en relación al "honestismo", que queremos compartir con los lectores de Calle Angosta. Es interesante el inicio desde una experiencia de su vida, el recuerdo de su abuelo -al que le reconoce una centralidad en su vida y formación- y la vinculación de estos aspectos con episodios de actualidad y comportamientos sociales que (a algunos) nos sorprenden y a los que nos cuesta encontrarle explicación.

Mi abuelo tenía una PyME. Era un trabajo duro pero nos iba bastante bien (empecé a laburar ahí a mis 16 años). Con la edad empezó a tener más mañas. "Hay que cuidar los centavos, que los pesos se cuidan solos", me decía.

Todos los días se encerraba un largo rato con el cadete para discutir los viáticos, controlaba los boletos y sugería formas más baratas de hacer los trámites. "Es que siempre te rascan unos pesitos con los viáticos".
"Hay que cuidar los centavos, que los pesos se cuidan solos".

Durante varios años estaba enojado con uno de los empleados que se compró en cuotas una tele color, cuando ni mi abuelo, ni nosotros, teníamos aún una tele a color. Pensaba si no les estaba pagando demasiado.

La verdad es que ganaban bien (lo reconocieron siempre los empleados), pero no dejaba de ser un sueldo de empleado. Mi abuelo en su juventud fue comunista y hasta que le pegó la vejez fue siempre sensible a las necesidades de los empleados.

En fin, en sus últimos años, recorría obsesivamente las oficinas apagando luces innecesarias y aires acondicionados. Alguna vez le comentamos que tal vez tanto control en esas cosas no era lo ideal y se enojaba. "Hay que cuidar los centavos, que los pesos se cuidan solos".

¿Acaso no está mal tener las luces prendidas de balde? ¿No está mal que el cadete te estafe con los viáticos? La respuesta es, obviamente, que está mal. El problema es que mientras volcaba su energía en los boletos de colectivo del cadete y la luz del archivo, el hijo lo cagó.

Su hijo, mi tío, le vació la empresa. Formó una empresa paralela y de a poco se fue llevando a empleados, desviando plata y hasta sacando productos y elementos de oficina. La empresa se terminó fundiendo, mi abuelo y nosotros perdimos todo.

Mi abuelo, que era (y es) mi héroe, pese a esto que cuento, murió en un departamento chiquito alquilado cerca de Puente Pacífico, después de haber tenido que vender el piso en la Av. Quintana donde había vivido toda su vida. Mi familia quebró. Mi tío sigue viviendo de esa guita hoy.

¿Todo esto a qué viene? A las limitaciones del honestismo. Dado que se enoja con lo que efectivamente es algo moralmente malo (robos, prebendas, corrupción) nos llena de "justa ira". Y es muy difícil discutirle a la "justa ira". Porque parecería que uno "defiende lo indefendible".

En realidad uno no lo defiende. Para traerlo al caso actual, casi nadie defendió a GGG ni a HV, ni propios ni extraños. Y está muy bien que se jodan, y sé que a muchos les duele GGG, a mí me duele más HV a quien admiro profundamente desde sus épocas de Página/12.

Pero lo que hicieron es indefendible, y todo lo que les pase será consecuencia de sus actos. Y si hay más que deban pagar por esto, so be it. Pero también (y acá es donde la "justa ira" se activa e impide seguir la discusión) hay otras cosas por las que estaría bueno indignarse.

Sin irse muy atrás, en este momento está bastante presente el tema del espionaje ilegal. Y me dirán que es para tapar y señalar a otro y que una cosa no quita la otra, etc. No, no la quita. Y precisamente ese es el problema.

Veamos: está más que probado que el gobierno anterior espió de forma masiva a opositores, periodistas y cualquier ser que les moleste. Están las escuchas, están los testimonios y están hasta los cables en el caso del penal de Ezeiza (creo). Para que se entienda: un gobierno democrático hizo espionaje MASIVO a civiles, con el que se armaron causas o simplemente se usaron los datos para desprestigiar en general. Recordemos que Watergate fue la milésima parte de todo esto, y es recordado aún hoy.

¿Otro tema? El contrabando de granos, que cuesta miles de millones de pesos al año en evasión, sin mencionar el gigantesco sistema de corrupción que esconde, y que obviamente funciona hace años. Podría seguir con causas igual de graves, pero no quiero extenderme. El punto central es ¿pero acaso señalar eso no es para tapar lo otro? No. Lo venimos diciendo hace rato. Pero no son tapa. Llevamos días enteros hablando monomaníacamente de los vacunados VIP.

Es grave? Claro. Hay que hablar de eso, pedir que se investigue y castigar a los responsables? Porsupollo. Pero cuánto tiempo pasaste indignándote con el contrabando de granos, que nos cuesta millones y encarece la materia prima local y por ende alimenta la inflación?

Cuanto te indignaste con los bancos, que prácticamente tienen ganancias récord todos los años, y que ni siquiera en pandemia otorgaron créditos blandos salvo lo poco que los forzó el gobierno, mientras te siguen matando con gastos y comisiones=

Cuánto te enojaste con las empresas de servicios, que salieron corriendo a aumentar sus precios y siguen presionando como si fueran pobres almas, a pesar de que todas dieron ganancia en estos años?

No está mal enojarse con la corrupción, está MUY bien. Pero si solo te dejás indignar por la agenda del honestismo terminás como mi abuelo.

"Hay que cuidar los centavos, que los pesos se cuidan solos".

Visto 1322 veces Modificado por última vez en Martes, 23 Febrero 2021 19:29

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.