Domingo, 24 Marzo 2019
Martes, 12 Marzo 2019 07:51

En marzo de 1993 salía de Mendoza "El Cuyano", del ferrocarril General San Martín, con destino a Retiro Buenos Aires. Eran las 17:06 del 10 de marzo. Alrededor de las 22:00 horas pasaría por Villa Mercedes y desde que sonó la campana de salida, esa noche, no volvió a correr ninguna formación de pasajeros por estas vías que cortan transversalmente las avenidas 25 de Mayo y Perón.

El diario Los Andes de la vecina provincia de Mendoza reseña este episodio con algunos datos que nos incluyen a los sanluiseños, con testimonios de ex maquinistas y el aporte de la legislación vigente entonces y referencias a la ola privatizadora del momento que arrasó con este (que no el único) recurso estratégico del País.

Además de las imágenes que aporta el diario mendocino agregamos al final de este artículo una canción que recordamos con mucha emoción cada vez que leemos o vemos algo relacionado a los ferrocarriles. La grabó Jairo, que también escribió la música sobre una letra de Daniel Salzano; es conmovedora siempre, y en especial esta versión en la que la canta junto a Juan Carlos Baglietto. Es un digno cierre a la nota y un homenaje a todos los "ferrocarrileros" como los nombra en la canción.

El último tren: pasaron 25 años y muchas promesas

El tren 512 del Ferrocarril San Martín salió a Buenos Aires por última vez en marzo de 1993. Los recuerdos de aquella tarde.

Por Ignacio de la Rosa- Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El miércoles 10 de marzo de 1993 a las 17.06, el tren 512 “El Cuyano” -del Ferrocarril General San Martín- salía por última vez de la Estación Mendoza. La formación no regresaría nunca más a la provincia, así como tampoco ningún otro tren de pasajeros.

Hace un cuarto de siglo circuló el último tren de pasajeros por vías mendocinas -al menos de forma regular- haciendo sonar repetidas veces su bocina a lo largo de calle Belgrano.

“Recuerdo la amargura. Si tengo que describir la sensación, era la misma de un velorio. Porque sabíamos que el tren iba a la muerte”, recordó con la amargura de un melancólico ferroviario Héctor Antinori (81), quien aquel 10 de marzo estaba en la estación.

“Fue un día realmente triste. No nos imaginamos nunca que iba a llegar ese día”, recordó a su turno el secretario de la Unión Ferroviaria en CuyoCarlos Sosa (64) sobre la partida del último San Martín.

Ambos referentes se entusiasman con la vuelta del tren. “Fue algo integrador e innovador en el país, y se lo llevó la política neoliberal. Nos privaron de un sistema que no contaminaba, que trasladaba a una gran cantidad de gente y donde confluían todas las clases”, indicó Sosa. “No era sólo una fuente de trabajo sino que, además, beneficiaba a las economías regionales y a muchos pueblos”, agregó. 

 

Durante la mañana de hoy habrá un acto conmemorativo en el que se recordará aquel miércoles de 1993.

El final es en donde partí

Pablo Anglat (38) es ingeniero en Informática y pertenece al Ferroclub del Museo Benegas. Ha realizado una minuciosa investigación sobre lo que fue la antesala del último tren.

“En agosto de 1989 y durante la presidencia de Carlos Menem, se promulgó la ley 23.696 que proponía la privatización o concesión de las empresas del Estado. Posteriormente el decreto 666/89 entregó en concesión los ferrocarriles. En el caso de los trenes de pasajeros, el decreto 1.168/92 ordenaba una abrupta disminución de los servicios a partir del 31 de julio de 1992, y los sobrevivientes resignaban todo confort”, indicó el joven.

Anglat destacó que en lo referido a Mendoza, desde ese momento quedaron suspendidos los trenes “El Cóndor”, “El Aconcagua” y el expreso “Libertador”.Todos fueron remplazados por “El Cuyano”, dentro de lo que fue un diagrama de emergencia. 

 

“Pero este servicio iba a ser cancelado el 31 de diciembre de 1992 si las provincias no se hacían cargo del mantenimiento. El 14 de noviembre de 1992, y ante la suspensión del recorrido diario de “El Cuyano”, un grupo de ferroviarios decidió correr sin autorización este tren, en complicidad con los pasajeros. Sortearon varias órdenes de detenciones. El 15 de diciembre de 1992 se firmó el decreto 2.388/92 que prorrogaba el final de los servicios hasta el 10 de marzo de 1993”, rememoró.

El tren 512 debía salir a las 16.30 aquel 10 de marzo de 1993. La locomotora ALCO RSD16 - 8488 había sido asignada para comandar la formación pero salió 36 minutos después. 

“La suspensión de los trenes llevó a la desaparición de muchos pueblos, a la calle a miles de obreros y desestructuró todo un sistema de comunicación que beneficiaba a gran parte de la sociedad”, agregó Anglat.

“El plan Larkin concluyó en la destrucción de los trenes, nos liquidaron con eso. Perdimos competencia en el transporte de granos”, resaltó Antinori, nacido en Bahía Blanca, tornero de profesión y quien llegó a Mendoza en 1978 para dedicarse al trabajo ferroviario.

Intentos truncos

 

Desde aquel marzo de 1993 hubo incontables intentos para lograr que el tren regresara a las vías mendocinas. Hubo dos viajes que llegaron a concretarse. 

El primero fue el 31 de diciembre del 2009 y se lo conoció como el “Tren por la paz”. Trajo a 200 personas desde Retiro para participar de la Marcha mundial por la paz que se hizo aquel fin de año en Punta de Vacas. Junto con ese tren, llegó la promesa de retomar el histórico recorrido con una frecuencia semanal.

Sin embargo, regresó sólo una vez: para la Vendimia de 2010 y en medio de polémicas. El jueves 4 de marzo de ese año llegó a la Estación Mendoza “El Tren de la Vendimia”. Los boletos habían sido repartidos entre militantes oficialistas, a quienes se les había entregado además entradas para la Fiesta de la Vendimia de ese año.

“Actualmente hay un proyecto de traer un tren desde Pilar hasta Gutiérrez. Pero habría que hacer todo el tendido de nuevo”, indicó Anglat.

“Con el intendente de Lavalle lanzamos hace algunos años la idea de un tren turístico que uniera Guaymallén con Capilla del Rosario. También impulsé hace unos 3 años un proyecto para un tren aéreo que conectara el Este con el Centro. Eso iba a ayudar a la descongestión, porque iba a movilizar a mucha gente en un solo vehículo. pero tampoco avanzó”, recordó Antinori.

“Si se pudo hacer antes, se podrá hacer ahora con toda la tecnología”, sintetizó Sosa.

Vídeo relacionado

Domingo, 10 Marzo 2019 11:10

Ezequiel Gatto es Docente, investigador, traductor, licenciado en Historia y doctor en Ciencias Sociales. Integra el Grupo de Investigación en Futuridades (Editorial Casagrande, noviembre de 2018) en el que intenta improvisar un cambio en eso que damos por llamar futuro. Ensayar otras categorías desde donde pensar futuros diferentes y alcanzar algunos más respirables.

Ya en los 70, Roque Dalton veía cómo el enemigo se había vuelto complejo, incluso nos rebasaba en muchos terrenos: la revolución científico-técnica del imperialismo, la ideología de esa revolución y la ideología de la gran sociedad desarrollada. Además, pedía aceptar esa complejización y ser audaces en los movimientos de contraposición. Desde esos días al presente, las noticias del avasallamiento no mejoraron y el panorama que nos trae Futuridades  no deja de ser sombrío. No obstante, no agotado, no cerrado, no concluido.

El punto de inicio es que el término Futuro, como lo veníamos pensando hasta ahora, está siendo controlado por el capitalismo financiero desde hace un tiempo largo a través de la complejización científico-técnica. Ese "improvisar" apuntado en el primer párrafo no significa no tener una línea determinada sino moverse, repensarse, rescatar lo rescatable, para volver a intentar derribar las barricadas que el enemigo levanta en las salidas del hoy.

Una verdadera audacia, como pedía Dalton.

APU: La pregunta obligada para empezar es ¿de qué hablamos cuando hablamos de futuridad?

Ezequiel Gatto: Lo considero un concepto abierto, podríamos decir en formación, una idea que voy modelando, al ir esquematizando nuevos elementos que se incorporan. Dicho esto, entiendo el concepto de futuridad como una condición ontológica, es el nombre que le puse a una tendencia irreversible hacia un porvenir. Esto no quiere decir inexorable ni previsible ni fatal. Ser es devenir, y futuridad es el intento de agarrar algo de ese devenir. Obviamente, en ese acto tomo una posición. Es una idea ambiciosa (aunque prefiero fracasar en esa ambición) de cómo pensar el devenir.

 

APU: Hay otros dos términos que van de la mano, que son el de futurización y futuridad…

EG: Algo que pensaba mientras hacías la pregunta era que no aclaré por qué hablo de futuridad y no de futuro. La categoría de futuro tiene un valor político y cultural decisivo para la modernidad, es decir, es una categoría articuladora de ese momento social. Pensada en el registro de una línea de tiempo en el cual ese futuro siempre está por delante y dotado de una figura visualizable. El futuro es el elemento que caracteriza el vínculo de la futuridad de la modernidad. Esa categoría conlleva un juego ambiguo y confuso: postula como un universal antropológico lo que en realidad es una construcción histórica muy situada en la modernidad. Futuro puede ser una palabra que puede servir para cualquier estructura de tiempo social y sin embargo es una categoría que tiene una inscripción histórica muy definida. Futurización es una categoría interesante para pensar el acto de dar un futuro, de imaginarlo, de proyectar en el presente su destino, que es más del campo de lo visual; y la futurabilidad es cierta posibilidad que opera en nuestro presente pero que no tiene imagen, es eso que emerge y obliga a ir por otros lugares que uno no imaginaba. El juego de esas dos formas es la manera en que nos vinculamos con la futuridad. Ese registro puede abarcar tanto una etapa como algo más puntual, esto último es lo que intento en el libro: cómo los sojeros de un pueblito del sur de América piensan el futuro, cómo los pibes de los barrios periféricos reprimidos por la policía en Rosario piensan el futuro. Es un libro que piensa el futuro desde el presente. No hago futurología, sino intento analizar cómo producimos vínculos con lo que está por delante y cuáles son las consecuencias de esos vínculos, cómo los podríamos cambiar, fortalecer, destruir, etc.

 

APU: Vos hablás de cómo el capitalismo financiero está controlando lo que conocemos como futuro ¿de qué forma lo hace?

EG: Creo que la forma es la cifra. La que modela y gobierna lo social. Tiene la particularidad de ser concreta y abstracta al mismo tiempo, de alguna manera ser una imagen, pero no tener contenido. Es interesante y urgente para mí volver a pensar la relación de la moneda con la política y no sólo en términos meramente soberanistas sino el poder performativo de la moneda. Discutir sobre el mercado, hasta dónde tenemos que ser exclusivamente antimercado. Y si ser antimercado es ser anticapitalista. Es una discusión que me interesa dar: capitalismo y mercado no son lo mismo. Básicamente ha habido mercados no capitalistas como para demostrar históricamente que esas entidades se diferencian. Y hay ciertas potencias en el intercambio mercantil que se podrían aprovechar en los procesos emancipatorios.

 

APU: Decías eso y pensaba en los nodos de mercado solidario y la red de comercio justo…

EG: Tal cual. Hay intercambios de mercados que no necesariamente son productores de desigualdad: puede producir diferencias sin producir desigualdad. Y el tema de la moneda viene a aportar a ese debate. Hay algo que a mí me vuela la cabeza: la digitalización del dinero. Un encarcelamiento monetario que va a hacer que vos no puedas operar por fuera de la matriz de los bancos, las tecnologías. Cada movimiento monetario tuyo queda registrado en algún lado y tendrá efectos muy concretos. La moneda usada como mecanismo de ajuste y previsión es la gran manera de gobernar el futuro. Las deudas externas son una muestra: el acreedor no espera que pagues, espera que quedes enlazado. El que logra imponer una técnica que le garantiza hoy un tipo de incidencias sobre fenómenos que todavía no existen tiene un poder descomunal sobre el gobierno del tiempo.

 

APU: Históricamente hubo “soluciones” para el “excedente humano” pero fueron acotadas en el tiempo y no expuestas sino más bien solapadas (pensaba, por ejemplo, en la dictadura genocida del 76) ¿Qué peligros conlleva esta mirada actual donde ese excedente se convierte en residual y como tal no tiene ningún tipo de derecho, ni el de ser víctima?

EG: Creo que hay una relación muy estrecha entre las tecnologías y la reaparición de una idea de residuo humano, con claras características racistas. Hay una segmentación de los mercados laborales que cumplen una función mucho más antropológica al establecer una frontera entre lo que es humano y que no. Somos cada vez más los sectores que estamos por fuera de la estructura formal de la economía, con fronteras permeables entre quienes están integrados y excluidos en un país que tiene a más de la mitad de sus trabajadores informales, con un 40% en negro y con pequeños bolsones de trabajos estables. Eso hace que lo residual aparezca más expuesto como tal porque se tiene temor a la caída en la inhumanidad, no solamente en el desempleo. Hay un proceso sistémico que produce esto como un fenómeno necesario. Y se ha intensificado mucho en los últimos años. Se genera un negocio de la pobreza. El residuo no está por fuera de la economía en la valorización capitalista, si no que está incluido como tal: ONG, financiamientos, líneas de crédito, microcréditos usureros. No tienen que ver con el desempleo sino con el empleo de ese residuo. Controlar el deudor colectivo es otra manera de controlar el tiempo.

Resultado de imagen para futuridades ezequiel gatto

APU: ¿Existen futurabilidades o futurizaciones utópicas dentro de este presente donde se palpa la corrupción en las diferentes capas sociales, pero ¿es desde esos mismos lugares que se exige transparencia?

EG: A ver, experimentemos un poco, si bien no tengo una respuesta trabajemos con ciertas intuiciones de por dónde viene la cosa. Hay que aprender a no indignarnos con ciertas presencias. Usemos como ejemplo a (Javier) Milei: el mundo que quiere es horrible, no sólo es más o menos viable sino absolutamente repugnante. Yo creo que uno de los desafíos es encontrar en Milei lo que no es Milei y apostar a abrir eso. La otra posibilidad es la guerra, no digo que haya que eliminar la figura del enemigo. Pero encontrar componentes en esas futurizaciones que me permitan torsionar en otro sentido, encontrar en esas imágenes el hilo del cual podamos tirar para desarmar esos cuadros. Intento hacer eso porque la otra figura, la de la polarización total, me parece que no nos está sirviendo. Volviendo a Milei. El le habla a un monotributista que está agobiado de pagar impuestos, no le habla al financista salido del Di Tella. Y el tipo dice voy a votar a quién me diga que no tengo que tributar más. Hay una lectura fina de a quién le habla en una economía tan informal como la argentina. No hace falta ser millonario para no querer pagar impuestos, a veces es suficiente con ser muy pobre. Qué te plantean: un mundo donde no se paga impuestos, esa fantasía. Bueno, hay que encontrar qué sería interesante de repensar lo impositivo, de a dónde va, etc. No solamente la necesaria confrontación, creo que quedó claro que eso sólo no alcanza. Macri no me va a conmover nunca con su discurso, pero qué importa lo que me diga a mí, yo tengo que entender a quién le está hablando. Es volver a repensar lo que decíamos al principio: de qué hablamos cuando hablamos de futuro. El kirchnerismo, en parte, había clausurado ese debate porque parecía que estaba claro de qué hablábamos cuando lo hacía desde un discurso de la reparación, donde lo reparado volvía a tener su forma anterior a la destrucción. Como que no hacía falta discutir hacia dónde estábamos yendo. Cambiemos se apropió de ese discurso para vaciarlo inmediatamente y convertirlo en este desierto en que estamos metidos. Y la discusión vuelve a aparecer de una forma interesante porque va a tener que incorporar variables que no estaban en ninguno de los dos esquemas anteriores, algunas más urgentes como el desempleo, el hambre y otras más necesarias como el modelo energético, el monocultivo, el posicionamiento en el mapa continental y mundial, los cuáles podrían exorcizar algo de lo urgente. Sería interesante que las fuerzas con aspiraciones presidenciales no agoten su campaña en lo urgente y puedan hacer lugar a debates más estructurales, como la moneda, para minimizar las posibilidades de un retorno furioso de una derecha casi genocida.

 

APU: Eso me hace pensar en el ejemplo de las Madres de Plaza de Mayo. ¿Es en el pasado, es decir, en el rescate de la memoria, desde donde crecen futuridades más respirables?

EG: Totalmente. Siguiendo el pensamiento de Achille Mbembé, filósofo afroamericano, todos estamos en camino de “devenir negros”, en el sentido de que las lógicas del mundo producen esclavitudes, sometimiento, desarraigos, sufrimientos en términos que universalizan la experiencia de la desigualdad racializada. El ver qué podemos sacar de todo esto te permite pensarte racializado. Pienso que las Madres hicieron algo parecido. Cabe marcar que cada vez que las mujeres atravesaron el umbral de lo doméstico para dirigirse al espacio de la política este país cambia de forma. Eso está clarísimo en los últimos 40 años. Las Madres no sólo traen la memoria de la condición de víctimas de sus hijos, sino que reponen sus proyectos, etc. Que es la larga lucha de los Derechos Humanos en Argentina. Hay que aprovechar todo ese trabajo increíble que hacen, y aquí voy a decir algo que puede sonar polémico, no sólo para levantar esas banderas sino ponerlas en cuestión. Poder discutir esos proyectos que esa generación tuvo. Tener la valentía de hacerlo y no creer que porque se los discute se regala los muertos al enemigo. Qué hacer con eso que se quiso. Lo que yo aprendí de las Madres es abrir esos proyectos con la decisión de cuestionar lo que haya que cuestionar, de aprovechar lo que puede seguir sirviendo políticamente… Deleuze dice algo que para mí es muy tranquilizador: no se le puede pedir todo a cada experiencia. Una de las operaciones posibles sobre esos proyectos es discutirlos, históricamente y ahora, entre generaciones, y rearmar ese diálogo. Porque me pregunto si queremos un mundo que se repite eternamente a si mismo en una hipotética forma de la justicia. ¿Es eso deseable? A parte de si es viable o no. Es decir, no dejar las cosas como están, sino buscarle una especie de actualización. Ahí hay un desafío de articular futurabilidad con futurizaciones en nuevos términos. Y me sucede que eso me obliga a estar muy atento a lo que aparece, a lo que emerge, y preguntarme de qué manera eso que aparece enriquece y reformula lo que yo quería. Porque a lo mejor aparecen cosas que son mejores a lo que yo quería.

 

APU: Cuando decías esto último pensé en el feminismo.

EG: Hay dos cosas que me flashean del feminismo. Una es la concepción del trabajo al estilo de Silvia Federici, cuando dice que una cosa es lo que el capital dice que es trabajo, otra cosa es lo que la izquierda dice que es trabajo, y otra cosa es el trabajo. La desalarización de la noción de trabajo para mí es genial porque te permite pensar que lo que produce valor es mucho más de lo que el capital y la izquierda tradicional reconocen como tal. Me parece que en estas condiciones las categorías de trabajo se solapan cada vez más con la de condición humana. Y la otra nace de una frase que me gusta mucho que es “el futuro es feminista” porque parte, al menos a mí me ha hecho pensarlo desde la multiplicidad de perspectivas feministas que hay, de esa especie de idea de que las relaciones de poder son relaciones sobre las cuales hay que trabajar permanentemente. No hay ninguna garantía institucional, ideológica, utópica, que garantice que en un momento el poder va a alcanzar una estabilidad tal que ya no será necesario protegernos de las desigualdades. El imperativo de que no hay figura final de la justicia. Eso es lo que me transmite. En otro lugar que he encontrado esa noción de justicia es en el zapatismo. No por nada hoy en día está conducido por las mujeres, de la cual sobresale la figura de Ramona. Ahí también hay un desplazamiento. Hay otras cuestiones que me atraen del feminismo porque tampoco me siento tan autorizado a hablar, pero la cuestión de qué es trabajo, qué es valor y cómo empalma eso con un vínculo con la futuridad no monopolizada por una futurización fija me parece determinante.

 

APU: Se me vinieron a la cabeza los versos de Gabriel Celaya y se me ocurrió pensar que tanto la poesía como el trabajo, o la poesía como trabajo son un arma cargada de futuridad.

EG: Por supuesto. Cuando Paco Ibáñez lo canta sigue respondiendo a una idea de la poesía militante. Por eso el arma, por eso el futuro. El compromiso del poeta, la idea de que alguien se compromete con otra cosa, que es más importante. La relación entre la poética y la futuridad me parece clave. Hay que construir unas poéticas singulares para la noción de futuro que yo trato de plantear. Me pregunto de qué manera hablo en esta lengua. Cómo se habla la lengua en un vínculo con la futuridad en estos términos. La verdad es que no lo sé, pero sí sé que la pregunta es poética.

 

Viernes, 08 Marzo 2019 10:42

Hoy es el día de la mujer, muchos salen a saludar por las redes sociales llenando de premisas y halagos colgados de la moda que recién hace muy poco y después de tantos hechos lamentables ocurridos se instituyó finalmente "Ni una menos".

Pero debemos recordar que en Tilisarao, este humilde periodista le pegó un zamarrón a la hipocresía cuando un degenerado cheto pudiente, boludo importante y gorila perimido, acosaba a su sobrina que terminó colgándose en un galpón céntrico de nuestra localidad.

Este humilde periodista, hombre simple conocía que el silencio se fundaba en el temor a la represalia del poder de sangre azul.

Tanto que una carta documento no tardó en llegar... un abogado otrora temerario diputado nacional radical unido en empresa de oscuros derechos pretendía amilanar mi informe, doblar mi posición, avergonzarme para que la verdad que ganaba la conciencia de mis oyentes se confundiera con las inmundas costumbres de imponer sus cabronadas de que la justicia es de torcidos y no de derechos.

Muchos de esos abominables personajes suelen además dar clases de moral o por lo menos jurídicas y sus cómplices disertan sobre la bondades del guano de toros de exposición.
La cosificación de la mujer por la camioneta, la suciedad rural, por el cargo y de última por la fuerza...

Algún día llegará donde sean más los hombres que conciban a la mujer como poesía y aunque esta le devuelva sinsabores, cada alusión a ellas sean siempre caricias que se les brinda con pétalos de una rosa.

Porque tenemos madre, biológica o no, ella nos acunó para que crezcamos con esa referencia incuestionable de defensa que nos brindó, debemos actuar en consecuencia.

Jueves, 28 Febrero 2019 07:51

En la calle Paraguay al 900 hubo una casa asignada al Amor. Sus paredes blancas contrastaban con los tristes muros de la cuadra. Y un Siam Di Tella negro, esperaba pacientemente en la puerta. El movimiento era tan obvio que los vecinos ni registraban lo ocurrido. Así que pasear por esa vereda angosta, con un árbol situado en el medio de la misma, solía resultar lo más natural del mundo (si uno lograba esquivar el árbol, claro). Solo agregaré que los lunes por la tarde un Carro Pochoclero, manejado por un gringo y un monito, detenía su comparsa contra el cordón de la vereda, haciendo crujir sus ruedas. Y los jueves y domingos, al filo de la medianoche, algún tocadiscos nos traía a François Hardy cantando Comment Te Dire Adieu?, en una versión largamente insoportable.

Lunes, 21 Enero 2019 14:01

Desde que Pedro inició la figura/función de papas, este puesto ha sido admisible única y exclusivamente para los hombres. Sin embargo, a lo largo de los años han surgido varias algunas singularidades, como fue el caso de la Papisa Juana.

Los relatos sobre la papisa sostienen que Juana, nacida en el 822 en Ingelheim am Rhein, cerca de Maguncia, era hija de un monje. Según algunos cronistas tardíos, su padre, Gerbert, formaba parte de los predicadores llegados del país de los anglos para difundir el Evangelio entre los sajones. La pequeña Juana creció inmersa en ese ambiente de religiosidad y erudición, y con el apoyo de su madre y a escondidas de su padre, tuvo la oportunidad de poder estudiar, lo cual estaba vedado a las mujeres de la época. Juana pudo aprender griego, lo cual le permitía leer la Biblia, que por aquella época estaba traducida a muy pocos idiomas.

Puesto que solo la carrera eclesiástica permitía continuar unos estudios sólidos, Juana entró en la religión como monje copista, bajo el nombre masculino de Johannes Anglicus (Juan el Inglés); según Martín el Polaco.  

Siempre disimulando hábilmente su identidad, fue bien recibida en los círculos eclesiásticos, en particular en la Curia. A causa de su reputación de erudita, fue presentada al papa León IV y enseguida se convirtió en su secretaria para los asuntos internacionales. En julio de 855, tras la muerte del papa, Juana se hizo elegir su sucesora con el nombre de Benedicto III o Juan VIII. Dos años después, la papisa, que disimulaba un embarazo fruto de su unión carnal con el embajador Lamberto de Sajonia, comenzó a sufrir las contracciones del parto en medio de una procesión y dio a luz en público. Según Jean de Mailly, Juana fue lapidada por el gentío enfurecido. Según Martín el Polaco, murió a consecuencia del parto.

Fuente: Wikipedia

Siguiendo la leyenda, se cuenta que el Vaticano -para evitar la repetición de estos inconvenientes- creó la figura del Palpati. un hombre que -literalmente- palpaba los testículos del Papa para comprobar su veracidad como hombre.

Aunque utilicen una especie de falda, los más de 250 Papas que desde sus inicios han ocupado un puesto en el Vaticano han sido hombres. Oficialmente, si verificamos la historia, desde Pedro hasta nuestros días no encontraremos ni a una sola mujer con este título, pero...

Extraoficialmente, la historia de la Iglesia nos cuenta la existencia de la Papisa Juana, una mujer que entre los años 855 y 857 se hizo pasar por hombre y logró ser elegida Papa, presuntamente con el nombre de Benedicto III.

Su historia como Papa terminó luego de que esta fue descubierta debido a su supuesto embarazo.

¡¡UN PAPA PARIENDO EN LA SILLA DE SAN PEDRO!!

Eso era totalmente inconcebible, así que para evitar tales sacrilegios el Vaticano instauró la figura del Palpati, un individuo -el cual obviamente debía ser varón- quien la única tarea de tocar y manosear los testículos del recién nombrado Papa, para así poder dar fe de que efectivamente era un hombre con todas las de la ley.

“Duos habet et bene pendentes”  (tiene dos y cuelgan bien)

Esa era la frase que pronunciaba el Palpati tras comprobar que testículos existían y estaba todo bien con ellos. Esto lo realizaba un joven diácono el cual introducía su mano por un agujero de la sedia stercoraria -un asiento diseñado para esta tarea y en el que el recién elegido se sentaba-, a través de un segundo agujero de la misma, este dejaba colgar su escroto.

Si todo estaba en su sitio, el toca-testículos pontífice gritaba con voz alta la frase “¡Duos habet et bene pendentes!” a lo que los cardenales presentes respondían al unísono y aliviados

“¡Deo Gratias!” (Gracias a Dios)

Como dato extra, podemos destacar que según varias fuentes la ceremonia de la comprobación viril del Papa fue suprimida por Adriano VI entre 1522 y 1523, lo que vendría a significar que de forma oficial 114 Papas y 228 testículos fueron sobados y tocados durante los siete siglos que duró aquella extrañísima costumbre.

Sin embargo, algo que confunde esta teoría son las ilustraciones realizadas por Lawrence Banka, las cuales muestran la realización de esta ''prueba de masculinidad'' al Papa Inocencio X, elegido en el año 1644.

(La sedia stercoraria se expone en el Museo Vaticano para la observación de todos sus visitantes).

Respuestas a la leyenda

Todos estos ataques llevaron al erudito Onofrio Panvinio, monje agustino, a redactar en 1562 la primera refutación seria de la leyenda, en su Vitæ Pontificum (‘vida de los papas’). En el siglo XVII, los luteranos se unieron a sus argumentos.

En 1886, el griego Emmanuel Royidis publicó La papisa Juana, que vino a relanzar el mito. Antes, Petrarca se había visto atraído por la leyenda. En el siglo XX se interesaron por ella otros escritores, como Lawrence DurrellRenée Dunan o Alfred Jarry.

Las pruebas principales del carácter enteramente mítico de la papisa son:

  • Ninguna fuente histórica contemporánea entre las historias de los papas tiene conocimiento de ella; tampoco se hace mención de ella hasta la mitad del siglo XIII. Resulta increíble que la aparición de una papisa, si hubiera sido un hecho histórico, no hubiera sido notada por ninguno de los numerosos historiadores de entre los siglos X y XIII.
  • En la historia de los papas no hay lugar en donde encaje esta figura legendaria. Entre León IV y Benedicto III, donde Martinus Polonus la coloca, no es posible insertarla porque León IV falleció el 17 de julio del año 855 e inmediatamente después de su muerte Benedicto III fue elegido por el clero y por el pueblo de Roma; solo que a causa del advenimiento de un antipapa en la persona del cardenal depuesto Anastasio, Benedicto III fue consagrado hasta el 29 de septiembre. Existen monedas con las imágenes de Benedicto III y del emperador Lotario I, quien murió el 28 de septiembre del año 855; por lo tanto, Benedicto III debió haber sido reconocido como Papa antes de esta fecha; el 7 de octubre del año 855, Benedicto III emitió una carta para el monasterio de Corbie. Hinemar, arzobispo de Reims, informó a Nicolás I de que un mensajero que había enviado a León IV se enteró de la muerte de este Papa y por lo tanto dirigió su petición a Benedicto III, quien la resolvió (Hinemar, ep. xl in P.L., CXXXVI, 85). Todos esos testigos prueban que las fechas dadas en las vidas de León IV y Benedicto III eran correctas y que no hubo interrupción de la línea de sucesión entre estos dos papas, de modo que en este lugar no hay espacio para la supuesta papisa.
  • Más adelante es aún menos probable que una papisa pudiera insertarse en la lista de papas cercanos al año 1100, entre Víctor III (1087) y Urbano II (1088-1099) o Pascual II (1099-1110) como se sugiere en la crónica de Jean de Mailly.

Sin embargo, en el libro "El Segundo Mesías" de los autores Christopher Knight y Robert Lomas (traducción de Marisa Abdala), pag. 70, se dice: "Aunque no existen pruebas que puedan demostrar que esta historia es cierta, la Iglesia misma dio fe de ella plenamente, al igual que el público en general. Todavía aparece en una hilera de bustos en la catedral de Siena, con la inscripción Johannes VIII, femina ex Anglia (papa Juan VIII, mujer inglesa)". Poco antes en ese mismo libro se da otra explicación para la carta arcano nº 2 del tarot, identificándola no con la ramera de Babilonia, sino con María Magdalena, que según descubrimientos templarios habría sido la 1ª papisa por delegación directa de Jesucristo.

Sábado, 24 Noviembre 2018 12:16

La guerra civil española se desarrolló en la segunda mitad de la década del 30 del siglo pasado. Para muchos historiadores la contienda tuvo múltiples facetas, pues incluyó lucha de clasesguerra de religión, enfrentamiento de nacionalismos opuestos, lucha entre dictadura militar y democracia republicana, entre revolución y contrarrevolución, entre fascismo y comunismo.

De ese periodo recordamos una unidad del Ejército Popular de la República: la Tercera Brigada Mixta. Fue una de las primeras unidades que se creó siguiendo esta modalidad de l sistema de las Brigadas Mixtas, y participó en casi todas las principales batallas que tuvieron lugar durante la contienda. Esta denominación puede motivar al equívoco de pensar que se trata de un batallón compuesto por hombres y mujeres. Sin embargo el término mixto refiere a una brigada en la que confluye infantería, caballería, mecánica, etc. Dice la gran enciclopedia Wikipedia que las brigadas mixtas se caracterizan por combinar unidades menores de distintas armas, en contraste con las brigadas de infantería, de caballería o de artillería que, antes de la Segunda Guerra Mundial, estaban compuestas normalmente por unidades de una sola arma. Las reorganizaciones de los ejércitos occidentales durante la década de 1960 –tras el abandono de los experimentos pentómicos– introdujo las brigadas mixtas como grandes unidades básicas en la mayoría de ellos, y hoy en día la gran mayoría de las brigadas son de hecho brigadas mixtas, aunque no se denominen así.

Si me quieres escribir es una melodía de la guerra mencionada. También se conoce como "Ya sabes mi paradero". La melodía estaba basada en una antigua canción de las unidades militares españolas que combatieron en las guerras del Rif, en el norte de Marruecos.

Los ingenieros republicanos fueron capaces de reparar los puentes y pontones que eran bombardeados constantemente por la Legión Cóndor alemana y la Aviazione Legionaria italiana, para así poder permitir a las fuerzas republicanas cruzar el río y mantener abierta la cadena de suministros.2​ También aparece mencionada la 3.ª Brigada Mixta, una unidad republicana compuesta por carabineros que estuvo presente en el campo de batalla.

la canción tiene varias versiones, con pequeñas modificaciones en la estrofa final en función de la localización de los combates y de las unidades que se veían envueltas. El asedio de Gandesa, la voladura de pontones y puentes, y otros hechos de la Batalla del Ebro aparecen mencionados tanto en esta canción como en ¡Ay Carmela!, otra canción también relacionada con esta batalla.

No obstante hay una versión que la despega un poco de la localización. Es la de Marina Rossell, que se adapta 

Diez mil veces que lo tiren,
diez mil veces que lo haremos.
Aquí estamos las mujeres,
aquí estamos, compañeros.

Y es la versión que incluimos en este artículo para disfrutar. 

Otras variantes son: 

 
[Versión de Francesc Pi de la Serra]

Los moros que trajo Franco
en Madrid quieren entrar,
mientras quede un miliciano
los moros no pasarán.

Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero:
Tercera Brigada Mixta,
primera línea de fuego.


Aunque me tiren el puente
y también la pasarela,
me verás pasar el Ebro
en un barquito de vela.

Diez mil veces que lo tiren,
diez mil veces que lo haremos,
tenemos cabeza dura
los del cuerpo de ingenieros.

En el Ebro se han hundido
las banderas italianas
y en los puentes sólo quedan
las que son republicanas.


[Versión de Marina Rossell]

Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero:
Tercera Brigada Mixta,
primera línea de fuego.


Aunque me tiren el puente
y también la pasarela,
me verás cruzar el Ebro
en un barquito de vela.

Diez mil veces que lo tiren,
diez mil veces que lo haremos.
Aquí estamos las mujeres,
aquí estamos, compañeros.


[Versión de Rolando Alarcón]

Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero:
en el frente de batalla,
primera línea de fuego.

Si tú quieres comer bien,
barato y de buena forma,
en el frente de batalla,
allí tienen una fonda.

En la entrada de la fonda
hay un moro Mohamed
que te dice: ”Pasa, pasa,
¿qué quieres para comer?”

El primer plato que dan
son granadas moledoras,
el segundo de metralla
para recordar memorias.

Vídeo relacionado

Viernes, 15 Febrero 2019 12:45

¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.

Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismos con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado. El que adquiere cordura a sí mismo se ama, y el que retiene el discernimiento prospera.

Dichoso el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia. Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. La sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera.

Más vale adquirir sabiduría que oro; más vale adquirir inteligencia que plata.

Compórtense sabiamente, aprovechando al máximo cada momento oportuno. Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno.

Que nadie se engañe. Si alguno de ustedes se cree sabio según las normas de esta época, hágase ignorante para así llegar a ser sabio. El que refrena su lengua protege su vida, pero el ligero de labios provoca su ruina. Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio; se le considera prudente si cierra la boca.

Por tanto, todo el que lee estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construye su casa sobre la roca, y “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”. También esto viene del Señor Todopoderoso, admirable por su consejo y magnífico por su sabiduría. Y si Dios lo dice “Así es”.

Viernes, 28 Diciembre 2018 16:12

Un año nuevo comienza. Con el nuevos planes, nuevas expectativas y nuevos retos. Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados.

Porque ÉL sabe muy bien los planes que tiene para ustedes, y lo afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! Por tanto, digan: «El Señor es todo lo que tengo. ¡En él esperaré!» Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!

A los que acepten al Señor en su corazón, los rociará con agua pura, y quedarán purificados. Los limpiará de todas sus impurezas e idolatrías. Les dará un nuevo corazón, y les infundirá un espíritu nuevo; les quitará ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondrá un corazón de carne,   infundirá su Espíritu en ustedes, y hará que sigan sus preceptos y obedezcan sus leyes.

Amigos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, y sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.

Yo Jalid les digo, esperen en Dios, sé que es una disciplina que a veces cuesta. Los invito a que vayamos a su presencia, sin quejas y con confianza. No nos desesperemos cuando veamos el aparente triunfo del mal. Cada día podemos afirmar que Dios es Fiel y que su compasión es infinita, y los que confíen en ÉL, renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. Su amor no se acaba y cada mañana renueva su bondad. Y si Dios lo dice, palabra santa y EL hará.

jalyD

Domingo, 23 Diciembre 2018 10:32

 

 

En la biblia podemos encontrar un gran suceso…

“El ángel Gabriel fue enviado por Dios porque algo grande estaba por suceder,  tuvo que visitar a una mujer llamada María de la cuidad de Nazaret… al verlo el ángel le dijo “No temas, la gracia de Dios está contigo, un hijo darás a luz y lo llamarás Jesús.

Ella preguntó: ¿Cómo puede ser si no soy nada especial?, pero sé que para Dios no hay nada imposible, hágase en mí, hoy su voluntad.

El ángel le dijo: Su espíritu está sobre ti y el fruto que llevas santo será.

Y así fue, nació Emmanuel (Dios con nosotros) para el bien de la humanidad”.

 

Me hubiese gustado, haber sido un ángel, para poder anunciar la historia de su nacimiento esa noche en Belén. Me hubiese gustado, haber sido una estrella y con mi luz alumbrar aquel pequeño lugar donde iba a nacer. Me hubiese gustado, haber sido un mago, para poder darle el mejor regalo. Me hubiese gustado, haber sido el dueño del mejor mesón de toda la región y haberle dado mi mejor habitación.

 

Es navidad, la tierra celebra, el rico y el pobre compartirán, la dicha y el gozo que en aquel día, Cristo Jesús nos vino a entregar, este es un tiempo que grandes y chicos anhelan vivir, la alegría de todos los pueblos, el júbilo eterno de compartir.

Jesús nació, la navidad llegó. Es para ti. Jesús nació para darte paz, para darte amor. Jesús nació, la navidad llegó, invítalo a pasar, invítalo a llenar tu corazón.

Durante la cena de navidad no te olvides que si estás allí es el mejor regalo de parte de Dios que puedes recibir. Este nacimiento es la demostración de ese eterno amor, festejemos su nacimiento con alegría, lo hizo por ti, lo hizo por él lo hizo por mí.

ÉL es grande, hijo del altísimo y reina para siempre, el Señor Dios le dio su trono y su reino no tiene fin.  Hoy es el tiempo, ÉL está a la puerta y  te llama, si le abres, cenarás con él y ÉL contigo.                                                                                                            M.W

Feliz Navidad.

                                                                               jalyD

Domingo, 27 Enero 2019 13:22

La bicicleta es saludable, económica, no contaminante. Hace las ciudades más habitables y amigables. El Estado Municipal tiene que crear las condiciones y adoptar las medidas necesarias para que que los vecinos consideren este medio de movilidad como forma de transporte urbano. Con fines recreativos y turísticos, y también para los desplazamientos usuales y cotidianos.

Un modelo para imitar en la ciudad de Neuquén, capital de la provincia homónima.

La estación funciona en el Paseo de la Costa y en esta etapa inicial es gratuito para todos los vecinos que quieran probar el nuevo servicio recorriendo la Isla 132 y los balnearios a través de bicisendas y senderos agrestes que bordean el río Limay.

En las próximas semanas se habilitarán las otras dos bici-estaciones, que serán emplazadas en Avenida Argentina y las vías, frente a la Oficina Municipal de Turismo, y en la Estación Terminal de Neuquén (ETON).

“Desde la Municipalidad apuntamos a que las bicicletas sean usadas como medio de transporte porque son ecológicas, económicas y saludables”, dijo el presidente del Concejo Deliberante, Guillermo Monzani, a cargo del Ejecutivo Municipal.

“Esta primera estación tiene una impronta recreativa pero las otra dos que se van a incorporar van a ser netamente para el transporte urbano”, insistió, tras destacar que “la Municipalidad está haciendo una apuesta muy fuerte, primero y antes que nada con la diagramación y construcción de las bicisendas, porque sin esa infraestructura esto sería en vano”.

Fuente: https://www.diariamenteneuquen.com.ar/V3.0/2019/01/23/bicicletas-publicas-ya-son-realidad-en-la-capital-neuquina/

Viernes, 11 Enero 2019 12:53

Sans Forgetica es una tipografía que aplica huecos e inclinación en las letras que obliga a las personas a esforzarse en su lectura y recordar más fácil.

Todo comenzó en el Instituto Real de Tecnología de Melbourne, Australia (RMIT). Investigadores entre los que incluyen psicólogos y diseñadores tenían en mente lo fácil que era a veces olvidar la información. Por ello, desarrollaron la "la primera tipografía que fue específicamente diseñada para mejorar la retención mental".

Vídeo relacionado

Domingo, 30 Diciembre 2018 19:39

# 127 libros en PDF sobre Feminismo: teología, historia y estudios de género

Queremos compartir un enlace que contienen 127 libros que hablan sobre el feminismo desde diferentes ópticas, posturas y enfoques. Esperamos sean de utilidad y ayuden en sus labores intelectuales e investigativas:

Descargar 127 libros sobre Feminismo: https://mega.nz/#F!Q88zDI7R!mqdVvrp619BDg5xV6VcMUQ

 

Martes, 05 Marzo 2019 12:24

Una Cruz de Malta de un lado, hecha en plata, y el brillo del Escudo Nacional del otro, realizado en oro. Es la máxima condecoración que da nuestro país. Tiene grabado en el metal: Cruz La Nación Argentina al Heroico valor en Combate. Pero Oscar Ismael Poltronieri no puede leer esa leyenda: “Hice hasta cuarto grado y se me hace difícil distinguir las letras”, explica con sencillez. Fue el único conscripto que recibió esta distinción.

“¡Vayanse todos, carajo! ¡Yo me quedo y los cubro!”, gritó Oscar cuando avanzó el batallón británico tratando de tomar el Monte Dos Hermanas.

Oscar Ismael Poltronieri cuenta que en esa batalla disparó casi sin respiro. Una bala enemiga le acaba de pegar de lleno a su compañero de trinchera y lo ve caer muerto y el soldado quería matar a quienes lo hicieron.

A las ocho de la noche llega la orden de replegarse. Poltronieri sabe que no podrán hacerlo bajo fuego enemigo. Y entonces grita que se queda, que él los cubre, que si no los van a matar a todos. Se queda solo en su trinchera. Durante nueve horas mantiene inmovilizado al batallón británico. Y permite que sus compañeros se alejen del infierno. Eran las 6 de la mañana del 11 de junio de 1982.

Oscar es un hombre humilde. Se crió en el campo cerca de Mercedes en la provincia de Buenos Aires, donde su padre Ismael era puestero y su madre, María Esther Luciano -que parió diez hijos- la peleaba limpiando casas ajenas. “A las cinco de la mañana ya estábamos afuera, con helada y todo, porque había que trabajar”, cuenta. Cuando tenía diez años ya sabía carnear corderos, ordeñar vacas y montar como un jinete experto. “En Malvinas eso nos ayudó a sobrevivir: yo era el que agarraba las ovejas para que pudiéramos comer”.

“Si pasa algo, el punto de reunión es el cementerio”, le habían dicho sus superiores. Cuando se quedó sin municiones, Oscar enterró su ametralladora -“para que no se la lleve ningún inglés”- y caminó, exhausto por la dura batalla, hasta Puerto Argentino. “Vi la bandera blanca en el mástil. Empecé a llorar de bronca porque eran las tres de la tarde y muchos de nosotros seguíamos peleando y muriendo allá arriba en los montes. No sabíamos que a las 10 de la mañana ya se habían rendido”, revela emocionado. 

Lo tomaron prisionero, lo llevaron a un galpón y allí vio la cara de sorpresa de sus compañeros que lo daban dado por muerto. “Cuando llegamos al Continente nos llevaron hasta Campo de Mayo. Y después en un colectivo hasta el cuartel. Nos dijeron que no teníamos que contar nada de lo que había pasado en la guerra. Querían escondernos, olvidar la guerra”.

La otra guerra

“Nosotros no tuvimos una guerra, tuvimos dos: una en Malvinas y otra peor al regresar”, dice con amargura. Y cuenta el calvario que vivió como veterano en medio de una sociedad que solo quería olvidar la derrota.

“No nos daban trabajo. Éramos los locos de la guerra. Yo vendía calcomanías arriba de los trenes, así con mi uniforme verde. Y la gente me gritaba: ‘¡Que te las compre Galtieri!’. Nos despreciaban, no querían saber nada con nosotros. Nos daban la espalda porque habíamos perdido la guerra”.

Todas las puertas estaban cerradas. Era un héroe olvidado. Así durante tres años. Hasta que una mañana, Juan Carlos Mareco lo entrevistó en Canal 7. Conmovido por su historia, le consiguió un puesto en La Serenísima. El trabajo ayudó a que no faltara pan para su mujer y  sus cuatro hijos, pero no pudo quitarle el dolor que le provocaba la desmalvinización que lo convertía casi en un paria. “Ya a nadie le importaban nuestros muertos y menos los que nos habíamos jugado el pellejo”.

El héroe un día sintió que ya no podía pelearle más a la vida. “Pero Dios se apiadó de mí”, dice. La soga que se había atado al cuello se cortó. Su hijo mayor lo encontró tirado en el piso, llorando.

Corría 2002 y la miseria otra vez lo había alcanzado. “Decidí vender mis medallas”, cuenta. Una nueva nota periodística lo salvó: Clarín publicó la historia del héroe olvidado. El entonces presidente Eduardo Duhalde lo llamó, Mauricio Macri lo invitó a la Bombonera -“era mi sueño”-y el Ejército le dio trabajo en Campo de Mayo, que mantiene hasta hoy.

Mi enemigo, mi hermano

La primera vez que volvió a Malvinas lloró durante todo el viaje. Se arrodilló frente a la cruz que domina el cementerio de Darwin y le pidió por “mis hermanos que quedaron en esta tierra”. Fue en 2010, para la filmación del documental El Héroe del Monte Dos Hermanas -del director Rodrigo Vila-, donde su historia de coraje es la gran protagonista. “La guerra me trae muchos recuerdos y mucho dolor, pero volver a mi posición, visitar a mis compañeros que viven para siempre en las Islas, me hizo mucho bien”.

Luego de la guerra intentó suicidarse, vendió baratijas en los colectivos y trabajó de remisero. Pero, lo más importante fue que soldados y oficiales veteranos ingleses lo buscaron para expresarle su admiración y fue condecorado en Inglaterra con "La Cruz de Hierro al Valor".

-¿Qué te dejó la guerra?

-Me dejó un hermano que antes fue un enemigo.

Su “hermano” es el marine inglés Mark Curtis, al que conoció por primera vez en 1984. Quien escribe (¡una vez más el periodismo!) reunió a un veterano argentino y a un inglés por primera vez después de la guerra. Fue en París. Y no necesitaron hablar el mismo idioma para entenderse. Mark había perdido un pie pisando una mina antipersonal en la batalla de Monte Harriet. Poltro le había disparado a los comando británicos desde el Monte Dos Hermanas. Malvinas los había enfrentado en esa ley no escrita de la guerra: Matar o morir.

Les tocó en suerte una época extraña.

El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos. Esa división, cara a los catógrafos, auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer el Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en una aula de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

“Juan López y John Ward”. Jorge Luis Borges en 1985 le puso poesía al horror de las batallas en el lejano sur. Oscar y Mark, un amor de hermanos que los unió para toda la vida.

En las islas Poltro lloró sin consuelo en cada una de las 230 cruces del cementerio de Darwin. “Me arrodillé delante de la Virgen. Y le hablé. Le dije que los argentinos nos habían traicionado, pero que yo no me había olvidado de mis compañeros ni nunca los a iba olvidar”.

“Hablé con mis compañeros. Con Horisberger, que cayó a mi lado y su tumba dice Soldado Argentino solo conocido por Dios. El era quien me escribía las cartas en Malvinas para mi mamá, porque yo no sabía leer ni escribir… A todos les prometí que iba a volver a Malvinas. Que iba a estar con sus padres y sus madres. Que ellos ya no estaban, pero que a sus papás nunca les iba faltar un hijo porque yo iba a estar allí para abrazarlos. Por eso, a todas las madres de Malvinas yo les digo ‘mami’”.

Corazón de héroe

En su ciudad natal una callecita cortada lleva su nombre. Y en la plaza, ahí muy cerca, tiene un monolito que recuerda su valor y coraje en las islas. Leonor, la mujer con la que comparte su vida desde hace tres años, no disimula el orgullo: “No solo es un héroe, es el hombre más generoso que conocí”.

“Un día supe que había gente que estaba sufriendo mucho más de lo que yo había sufrido. Un veterano amigo, con quien fui a dar una charla al norte del país, me llevó al Impenetrable. Y cuando vi cómo vivían y todo lo que necesitaban, me puse a llorar como loco”.

Poltro supo que ahí tenía una nueva batalla que dar. Entonces hizo lo mismo que en aquel lejano Monte Dos Hermanas: le puso el cuerpo. Consiguió un galpón en Mercedes, buscó donaciones y trabajó día y noche para recolectar alimentos no perecederos para llevarlos al Impenetrable. “Ya hice un viaje, y voy a volver las veces que haga falta. Necesito, además de comida, botas para los chicos, zapatillas, bicicletas… Esa gente no tiene nada”.

-¿Qué sentís hoy al colgar esta cruz en tu pecho?

-Que esta cruz no es solo mía: representa a todos los que quedaron allá en las islas.

-¿Qué es Malvinas para vos?

-Es un sentimiento.

Lo dice con voz casi inaudible. Y, por primera vez, Oscar Poltronieri llora.

Fuente: Infobae

Vídeo relacionado

Jueves, 29 Noviembre 2018 07:43

Carlos García, el inmenso músico y guitarrista mercedino, obtuvo dos menciones especiales del Fondo Nacional de las Artes en su edición 2018, en el concurso de Música Popular Inédita.

Las menciones honorífica fueron otorgadas en los rubros "Folclore" y "Tango", por las obras "Folcloreando" y "Atangueado". 

Carlos Esteban García confirmó este reconocimiento en su cuenta social,publicando algunas imágenes del evento realizado en la casa "Victoria Ocampo" de la Ciudad de Buenos Aires, con el siguiente texto "Muy contento y agradecido por las menciones en tango y follklore que me entregó el Fondo nacional de las artes.. a los jurados, a todos muchas gracias... a seguir!!!".

El Concurso de Música Popular Inédita busca contribuir al fomento de la creación de obras musicales y entrega un premio de $100.000 y otro de $60.000, en cada categoría: Popular contemporánea, Rock, Jazz, Folklore y Tango. 

Popular contemporánea

Primer Premio
Rodrigo Exequiel Botacaulli
Mendoza, Mendoza
Puertas

Segundo Premio
Grupo ganador: Macarena Rodríguez Robledo y Alejandro Franov
Representante: Macarena  Robledo
CABA
Afluente

Menciones honoríficas
Soema Montenegro
Ituzaingó, Buenos Aires
Camino a la templanza

Emiliano Álvarez
La Matanza, Buenos Aires
Suite de viaje

Rock

Primer Premio
Grupo ganador: Juega el loco
Representante: Guillermo Martín Astobiza
CABA
Sala de espera

Segundo Premio
Lucía Patané
CABA
Toneles

Menciones honoríficas
Maximiliano Zomer
CABA
Pleamar

Barbara Barale
Buenos Aires
MUNAY

Juan Manuel Corriés
CABA
Los ídolos

Matías Merelli
Ituzaingó, Buenos Aires
Bitácora

Jazz 

Primer Premio
Grupo ganador: Sales de baño
Representante: Carlos Quebrada
CABA
Geometría del vínculo

Segundo Premio
Grupo ganador: MOM (Mateu, Olariaga, Miodownik)
Representante: Fabián Miodownik
CABA
Arruca

Menciones honoríficas
Grupo ganador: Quiñones-Fernández Dúo
Representante: Pablo Quiñones
Salto, Buenos Aires
Nuestro

Gerardo Di Giusto
Córdoba, Córdoba
Piezas para Piano

Leandro Cacioni
CABA
Música de los barrios del sur

Grupo ganador: Sebastián Greschuk Cuarteto
Representante: Sebastián Greschuk
CABA
La Espera

Rodrigo Agudelo
CABA
Canciones Aeronautas

Folklore

Primer Premio
Emiliano Alexis Khayat
CABA
El Caminante

Segundo Premio
Candelaria Quiñones
Salto, Buenos Aires
Folclore Argentino en Piano

Menciones honoríficas
Federico Beilinson
La Plata, Buenos Aires
Crónicas del litoral

Grupo ganador: Ayelén Martinez y Gabriel Barros
Representante: Ayelén Marta Martínez
La Plata, Buenos Aires
TRASLUZ

Rodrigo Terrón
Coronel Dorrego, Buenos Aires
Canciones sueltas

Carlos Esteban Garcia
Villa Mercedes, San Luis
Folkloreando

Alejandro Arelovich
General Pueyrredón, Buenos Aires
TFG

Tango

Primer Premio
Diego Schissi
CABA
Porlas
Segundo Premio
Lucas Querini
Rosario, Santa Fe
La Guardia Anónima

Menciones Honoríficas
Carlos Esteban Garcia
Villa Mercedes, San Luis
Atangueado

Grupo ganador: Gabriel Lombardo Quinteto
Representante: Gabriel Lombardo
CABA
La estafa

Grupo ganador: Masmédula
Representante: Diego Ramiro Zavalla
Rosario, Santa Fe
Siete piezas contemporáneas argentinas

Grupo ganador: Tangor
Representante: Cynthia Aguirre
La Plata, Buenos Aires
A Punto

Vídeo relacionado

Sábado, 27 Octubre 2018 21:46

La patria es el otro porque la patria nunca es la patria sino que siempre puede ser otra. No es esencial ni cerrada ni definitiva. Es otra porque está siempre en tránsito, extrañada de sí misma, reinventándose, abierta a la presencia de los otros que la van transformando.

La patria es el otro porque la patria nunca es la patria y nunca es el yo. Ni siquiera es un conjunto de yoes que intercambian mercancías, ya que la prioridad del yo es su autoafirmación a partir de la sujeción y disolución del otro.

Se puede ser padre y hacer de los hijos propiedades, posesiones, objetos; pero se puede ser padre que da vida y en ese acto se desprende, se despoja, pierde. La patria siempre pierde. No da rédito ni conviene ni es exitosa, ya que no es para sí sino para el otro. Prioriza al otro en tanto otro: su necesidad, su carencia, su debilidad. Por eso, la patria es pérdida, gasto, vocación. No hay una economía de la patria. La patria es amor, pero no amor como expansión del yo que hace de todo lo que ama una cosa para engrandecerse, sino amor como interrupción de la lógica de la ganancia y entrega al otro que somos todos, porque la patria es el otro y la patria somos todos esos otros que en nuestras múltiples transformaciones hacemos de la patria algo abierto, diverso, múltiple. Incluso no hay una patria, ya que no es algo estático ni firme ni definitivo, ni siquiera “algo” en sentido estricto, ya que la patria es un ejercicio de recreación permanente; se recrea a sí misma todo el tiempo ya que no tiene una definición precisa, sino que crece en ese proceso de reinvención incesante que es la identidad como búsqueda y no como producto.

La patria es el otro porque no es precisa ni última ni verdadera. Es nuestra. Y ni siquiera. Es nuestra en esa paradoja identitaria entre lo propio y lo ajeno, entre lo que nos constituye y nos diferencia, entre lo propio y lo impropio. Entre. La patria es el otro porque la patria siempre es entre. Entre todos los que la hacemos que nunca somos todos porque siempre hay un resto que irrumpe y hace que esa totalidad se vuelva a abrir. Entre, porque nadie tiene la verdad definitiva, nadie tiene, sino que la patria circula entre nuestras diferencias, nos despoja. Es ese fluir que a todos contamina y a todos mixtura.

La patria es el otro porque no es pura, ni neutra, ni formal, sino que es ese entrecruzarse ilimitado de nuestras singularidades. No es un crisol ni una fusión, sino una conversación infinita. Y si hay conversación, no hay monólogo. Y si no hay monólogo, no hay pensamiento único, sino palabras que construyen sentido sobre otras palabras previas, pero sobre todo abiertas a la imprevisible presencia de las voces no escuchadas que se redimen haciéndose oír, contaminando el lenguaje. La patria es ese otro que excede todo lenguaje, ya que todo lo que digamos de la patria, lo decimos; y por ello se confina en un lenguaje previo que muchas veces olvida, invisibiliza, opaca las pieles, los estómagos, las gargantas, los cuerpos. La patria incorpora, en ese sentido de la palabra incorporar que significa hacer cuerpo, porque la patria duele, se goza, se sufre, se disfruta y sobre todo exige anteponer. Es previa no porque repose en el pasado sino porque provoca el futuro. Por eso la patria es el otro, porque la ética antecede a cualquier definición, incluso de la ética. La patria es el otro porque el bien siempre es del otro, y el otro es siempre esa carencia que clama responsabilidad.

La patria es el otro porque excede toda institución, toda ideología, todo interés. Es desinteresada. No se mueve por otro objetivo que no sea el bien del otro. Por eso no es tanto un acuerdo o un pacto entre las partes, sino más bien un don, algo que se da sin buscar en ello un rédito, porque la carencia de cualquiera es mi obligación. Es la obligación de cualquiera. Cualquiera es la obligación de cualquiera. Cualquiera, dice Giorgio Agamben, es el sujeto de la comunidad que viene, que de sujeto no tiene nada, ya que es cualquiera. Importa como cualquiera. Somos antes que nada cualquiera invirtiendo así la connotación despreciativa del término en el sentido en que Simone Weil sostenía que lo más sagrado del ser humano es lo que tiene de impersonal, ya que en nombre de las diferentes formas de concebir a la persona se ejecutaron los peores procesos de despersonalización. La patria es el otro porque es la patria de cualquiera. La patria es el otro porque cualquier otro es siempre nuestra patria…

Lunes, 12 Noviembre 2018 08:41

Los afanes de un reducido grupo de distinguidos ciudadanos que se reunían en los prolegómenos de los festejos del centenario de la Republica Argentina (1908), pusieron en evidencia la necesidad de equipar la flamante iglesia matriz, con un instrumento musical que hiciera marco al recinto que tan orgullosos los hacía sentir.

La historia dice que en 1880, a poco de llegar el ferrocarril a Villa Mercedes, a pedido del cura Párroco José Cardinale, quien pide un terreno al Municipio para construir la sacristía y un lugar donde dar misa y de su sugerencia surge una Comisión que se va a abocar a tal tema de construir un Templo, la misma la integraban Moisés Sarmiento, Pedro Encinas y Dolores Ortiz entre los devotos más destacados.

Pasan los años y ya en pleno 1890 con una nueva Comisión Pro Templo ahora integrada por el Coronel Carlos Panelo, Don Jaime Majó y Jeremías Ramallo logran que comiencen los trabajos de construcción que se prolongaron casi 20 años hasta que la irrupción del cura Jose Félix Gómez, llegado para hacerse cargo de la diócesis toma cartas en el tema de la construcción y la ornamentación del recinto sagrado, logrando entre otras cosas la adquisición del los exquisitos vitrales que se fabrican a pedido por la Fabrica Mayer de Múnich (Alemania). Por consiguiente la inquietud de un grupo de damas del Conservatorio de Música local de comprar un armonio se convierte en el pedido de un órgano de tubos, tal la sugerencia del influyente clérigo que es quien se encargara de hacerlo construir en una de las fabricas más renombradas de Alemania.

Así fue que la comunidad toda se entusiasmo con la idea y empezó a juntar dinero por suscripción popular y la pujante clase dirigente de la flamante ciudad se hizo presente superando con creces la meta planteada para las donaciones, recaudándose la suma de $ 2500 m/n que lleva en mano el Cura para contratar la construcción del instrumento, aprovechando un viaje de éste al país europeo (corría el año 1914). A los pocos meses estalla la Gran Guerra que se identificara como la 1º Guerra Mundial, esta situación hace que el Órgano no concluya su construcción hasta 1923.

Han pasado muchas cosas en la ciudad en esos años y una muy importante, la muerte intempestiva de Monseñor José Félix Gómez que durante décadas dio letra a diversas comidillas vernáculas sobre este hecho que dividió a los cronistas/historiadores locales. La cuestión que la ciudad un día se entero que llegaba el Órgano de Tubos para su Iglesia Matriz y después de incontables trabas burocráticas de la Aduana, pudo ser subido a un vagón de carga del Ferrocarril Buenos Aires al Pacifico rumbo a su destino.

Pero como un novela de suspenso, al llegar a la estación, la multitud que lo esperaba, seguramente las damas de la primera Comisión encabezadas por doña Margarita Tomas de Ribas y el Intendente Municipal Rolando Olloqui se enteraron que el despachante de Aduanas Tornquist SRL. lo enviaba a la ciudad de San Luis.

Mas allá del error y las suspicacias que despertó esta noticias, lo más exaltados se dispusieron a cortar la vía si no se bajaba el instrumento tanto tiempo esperado y el Jefe de Estación, a riesgo de poner su puesto en peligro ordeno la descarga inmediata y una chata tirada por cuatro caballos de Transportes Vidal (!) se encaminó por la Avenida Mitre entre los aplausos y vivas de la gente en todo su trayecto hasta el Templo, felices de que por fin las ceremonias religiosas serían engalanadas por la Música Sacra.-

Martes, 02 Octubre 2018 17:28

Yo solía querer mucho a mi abuela. Hace varios años que dejó este mundo y no es que la haya olvidado.

Cuando era un niño el cariño tenía que ver con el tiempo y la pertenencia, y nosotros nos pertenecíamos casi todas las tardes. Pero el tiempo distancia. La falta también. 

Mi abuela tenía cualidades poco vistas para mis ojos. Se olvidaba de las cosas y los nombres, y nunca la vi contrariada por ello. Sabía cambiar angustias por sonrisas y parecía no tocar el suelo cuando andaba por la casa. Siempre hablaba de los ángeles. Podía verlos por la mañana, cuando empezaba a despertar. Yo era poco dado para esas creencias pero ella insistía, siempre.

Martes, 23 Enero 2018 14:01

Uno de los episodios que ha merecido la atención de numerosos historiadores y ganado popularidad en los pobladores de ayer y de hoy, es el asalto a la Villa por un malón de indios ranqueles a cuyo frente venía el gaucho Puebla.
El suceso ocurrió el 21 de enero de 1864 apenas 8 años después de fundado el Fuerte Constitucional.

Nada mejor que transcribir el relato que hace el doctor Laureano Landaburu, por considerar que se ajusta a la verdad de lo ocurrido, pero no pudo omitir la mención del Sargento Mariano Gauna que haciendo las veces de “bombero”, anticipó a Iseas de la presencia del malón.

Sábado, 29 Septiembre 2018 11:05

Nació en nuestra Provincia de San Luis, en 1825.  En 1846, se recibió de abogado en Santiago de chile y, aunque brillante hombre de Derecho, eligió su propio destino convirtiéndose en geógrafo, agrimensor y geólogo.

Pero antes, ya había escrito “Cuadro Descriptivo de la Provincia de San Luis”, obra elogiada por el mismísimo geógrafo y sabio francés Martín de Moussy.

Sábado, 29 Septiembre 2018 11:01

Braulio Aurelio Moyano nació en Villa Mercedes en 1907.  A los 18 años comenzó sus estudios universitarios y en cuatro años se graduó como médico. La tesis que presentó para doctorarse fue “Demencia presenil y demencia senil (enfermedad de Alzheimer)”. Luego, viajó a Europa a especializarse, sobre todo en la Clínica Neurológica de la Salpetrière de París, y en el laboratorio de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Múnich.

El periodista Sergio Garis nos cuenta que: “Regresó al país en 1930 e ingresó en el Hospicio de las Mercedes como médico interno. Después fue nombrado jefe del laboratorio de Anatomía Patológica de Hospital Nacional de Alienadas. Se desempeñó como docente de Clínica Psiquiátrica Patológica de la Facultad de Medicina de Buenos Aires; profesor de Anatomía del Sistema Nervioso en el ciclo de estudios superiores de médicos psiquiatras”. “Murió joven, a los 52 años. Con su muerte, el país perdió a un eminente investigador de las enfermedades cerebrales. En su memoria el antiguo Hospital Neuropsiquiátrico de Mujeres de la Capital Federal lleva su nombre”.

Su hermana menor, María Clemira Moyano, entrevistada por el mismo Garis en 1993, recuerda una anécdota: “En una oportunidad, siendo presidente el General Perón, éste visitó el laboratorio donde trabajaba Braulio Aurelio. Perón quedó tan impresionado con las explicaciones que le daba Braulio, como así también con la pobreza de su laboratorio, que al poco tiempo le instaló uno de excelente nivel, lo cual favoreció ampliamente su investigación. Braulio Aurelio fue muy amigo del profesor Ramón Carrillo, que fue el primer ministro de Salud que tuvo el país, justamente en época del gobierno de Perón. Braulio le decía “el negro Carrillo”. Cuando Perón lo nombró ministro, éste lo quiso como subsecretario a Braulio. Aceptó. Pero a los dos días renunció. “A mí dejáme de molestar. Yo no estoy para cuidar trapos, sábanas y macanas. Yo estoy para investigar”, le dijo a Carrillo.

Lunes, 11 Junio 2018 18:44

En noviembre de 1811, partían desde San Luis de la Punta 400 puntanos al mando del Capitán Buenaventura Martínez a incorporarse al Ejército del Norte. Meses después, muchos de ellos combatieron en la gloriosa batalla de Tucumán, el 24 de setiembre de 1812, hace ya 200 años.

Vicente Fidel López llama a Tucumán “la más criolla de cuantas batallas se han dado en territorio argentino”. Faltó prudencia, previsión, disciplina, orden y no se supieron aprovechar las ventajas; pero en cambio hubo coraje, arrogancia, viveza, generosidad… y se ganó. El dato increíble: fuerzas patriotas: 1600; fuerzas realistas: 3000.

El secretario del Primer Triunvirato, Bernardino Rivadavia, ante el avance de Pío Tristán desde el Norte, ordena a Belgrano replegarse hacia Córdoba. Esto significaba, nada más ni nada menos, que dejar abandonado y servido en bandeja Salta, Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero a los realistas! Así, poblaciones enteras quedarían a merced del General español, con todo el Norte argentino ocupado por el enemigo.

Poco esfuerzo hizo aquel General Doctor para entender que, una vez más, el gobierno despreciaba territorio y gente, más allá de sus fronteras. Así, ante la insistencia increpadora de aquel cosmopolita que nunca pisó el barro, Manuel Belgrano le escribía en lo que la Historia recordará como “la desobediencia genial”: “Algo es preciso aventurar y ésta es la ocasión de hacerlo; voy a presentar batalla fuera del pueblo y en caso desagraciado me encerraré en la plaza hasta concluir con honor …..”.

Así, aquel 24 de setiembre Belgrano salvó a la Patria en la batalla de Tucumán, donde la caballería de gauchos norteños y puntanos se destacó con arrojo temerario.  Unos días después, el 8 de octubre de 1812,  el Cnel. José de San Martín, harto de las vacilaciones y desaciertos del Primer Triunvirato, con la aprobación total del pueblo, terminó con aquel gobierno. Como acción inmediata, se convocó a una Asamblea Constituyente, para darle a la Patria su Independencia y una Constitución.

Fuente: Villegas, J. (2011), “Escenas de la Historia de San Luis”. Argentina. Editorial San Luis Libro.

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!