Miércoles, 21 Noviembre 2018
Jueves, 25 Octubre 2018 19:09

El 1 de diciembre se conmemora un nuevo aniversario de la fundación de esta ciudad, que nació como Fuerte Constitucional por iniciativa del Gobernador Justo Daract.  Don Edmundo Tello Cornejo recoge documentos que permiten mantener registro de los sucesos de aquel 1856. En su "Historia de Villa Mercedes", Tello Cornejo relata que "Tomados todos los recaudos el Gobernador don Justo Daract se decide a dar cumplimiento a su largo anhelo, cual es la fundación de una población ubicada en las márgenes del río Quinto en el “Paraje de Las Pulgas”, el que por Ley se llamará Fuerte Constitucional.

Los pasos previos

Delega el mando en el Comandante de Armas, Coronel José Mariano Carrera. El martes 25 de noviembre el Gobernador don Justo Daract promulgó el siguiente decreto:

“Debiendo salir a campaña, acompañado del Comandante en Jefe de la División Militar del Sur de la Confederación, con el objeto de marcar y ocupar la línea de Frontera Sur de esta provincia, que debe guarnecer el Regimiento
Nacional Dragones Auxiliares Nº 4, y obtenida la aquiescencia de la Honorable Sala de Representante que prescribe el Art. 18 inciso 10 de la Constitución Provincial”, disponía que “durante la ausencia del Gobernador propietario queda delegado el mando gubernativo de la Provincia, en el Comandante General de Armas, Coronel de la Nación don José Mariano Carrera”.

El 28 estará en San Ignacio

El Ministro General don Buenaventura Sarmiento con fecha 26 se dirigía a los jefes de los acontecimientos de San Ignacio y El Morro, Coronel José Iseas y Teniente Coronel Juan Saá y lo hacía en los siguientes términos.

“S.E. el señor Gobernador ha dispuesto de acuerdo con el señor Comandante en Jefe de la División Militar del Sur de la Confederación, que pasado mañana 28 del corriente emprenda ese Regimiento al punto de Las Pulgas; previniendo a Usía. Que en el día de mañana estarán en ese Fuerte de San Ignacio, el señor Gobernador, el señor General Pedernera y demás comitiva”.

En términos semejantes se dirigió don Buenaventura Sarmiento al Comandante Principal del 3º Departamento, Teniente Coronel don Juan Saá que se hallaba en San José del Morro, avisándole las instrucciones impartidas al Jefe del Regimiento Dragones Auxiliares Nº 4 y añadiendo: “En esta virtud, el gobierno ordena a usted que el precitado día 28 del presente verifique su marcha a Las Pulgas a la cabeza de los cien hombres de su Regimiento, en la forma que haya usted prevenido”. (1)

En San Ignacio

El Gobernador Daract y el Comandante de la Frontera Sur, General Esteban Pedernera y su reducida comitiva partieron desde la ciudad de San Luis en la madrugada del viernes 28. Sabían por adelantado que debían afrontar el rigor del verano y que la marcha de sus valinas sería lenta por aquellos terrosos caminos de huella. Atrás, quedaba a media mañana, el valle de El Chorrillo y con el calenturiento sol de fines de noviembre arremetieron la marcha por Alto Grande. Las ocho o nueve leguas que separan a la capital de San Ignacio presumiblemente fueron separadas antes que llegara la siesta. En San Ignacio permanecieron hasta la madrugada del día siguiente, sábado 29. Ese día llegaron a la estancia Las Toscas, de don Mauricio Daract y don Juan Barbeito, que también integraban la comitiva a Las Toscas, con una vivienda precaria, ubicada en la margen derecha del río Quinto, era un lugar que tenía en su arboleda su  encanto.

Pocas comodidades, pero eran aquellos hombres rudos emparentados con la naturaleza y el rigor de sus soles en verano y heladas en invierno. Estaban a un paso del lugar donde se fundaría el Fuerte, apenas un par de leguas.
Cuanta angustia e inquietud habrá pasado por la mente del gobernador fundador aquella noche; y el despertar con el arrullo de alguna paloma, o el canto del pitojuan o de una calandria. (2)

Las medidas previas adoptadas por Novillo

Pero había otro hombre con las mismas inquietudes, que daba los primeros pasos. El 24 de diciembre, víspera de Navidad, el Comisario de El Morro don Juan Gregorio Novillo que fue un protagonista de primer orden en la fundación de la hoy Villa Mercedes, en su carta a don Juan Barbeito le decía lo siguiente:

“Desde Fuerte Constitucional esta ocasión de anunciar a Usía. El estado de los trabajos de esta nueva población, como es estar ya concluida la primera corrida de tapia del muro de la parte del naciente con sus correspondientes albañales llevando doblada alguna parte de la tapia, como de igual modo la tapia del cuartel ya se está construyendo la primera corrida; para esto necesito cuanto antes el diseño que Usía quedó de mandarme en que debe detallarme
el número de puertas que cada uno debe llevar, que para esto es consciente que ya debe mandarme la ferretería para las puertas para ir colocando los machos en los marcos y que quedó ocupándome al mismo tiempo de hacer la corta de adobes”.

“También pongo en el conocimiento de Usía que he dispuesto hacer desbastar en el tiempo en el campo de madera para aliviarme, por estar escaso de cabalgaduras en que tirarla”.

“Igualmente quiero preguntarle a Usía que desde donde nos proveemos de carne al césar yo el abasto que estoy obligado, como se verificará dentro de cuatro días en razón de retirarse la fuerza de El Morro es decir el 4º Dragones
Auxiliares”. (3)

En el lugar del Fuerte; inspección del campo

Después del desayuno, la comitiva partió el domingo 30 rumbo al lugar del Fuerte. Novillo se había encargado de desmontar más que camino una senda, esta vez lo hicieron. (4) Por la margen izquierda del río, aprovechando el ancho
vado a la altura de Las Toscas.

Presumiblemente arribaron al medio día, pero recién por la tarde de aquel domingo inspeccionaron el campo. Se encontraba en el lugar el Teniente Coronel Juan Saá con su Regimiento de Dragones Auxiliares Nº 4.

También el comisario Segovia Novillo y el personal que lo secundaba en la construcción del Cuartel, ubicado en el costado sur de la hoy plaza Lafinur, lugar que fue ocupado por años por la Jefatura de la Policía y hoy por la Escuela de Comercio “Benito Juárez”.

Iseas no había podido superar los inconvenientes del traslado de su Regimiento a sus órdenes y recién llegaría al lugar el sábado 6 de diciembre, para acampar y convertirse en el guardián de la frontera. (5)

Sin bombos ni clarines se funda el Fuerte Constitucional La mayoría de los historiadores puntanos como Juan W. Gez, Víctor Saá, Reynaldo A. Pastor, Laureano Landaburu, Urbano Joaquín Núñez, José Mellano, por nombrar a algunos, coinciden con que el acto fundacional se llevó a cabo el lunes 1º de diciembre de 1856.

El único que discrepa es el geólogo francés Martín de Mousey que dice que fue el domingo 30 de noviembre. Mousey asistió al acto fundacional a raíz de que coincidió con su visita a San Luis; contratado por el Gobierno de la Confederación Argentina para hacer un relevamiento del interior del país.

No existe acta fundacional, pero la nueva población por ley se fundó. La tradición dice que el acto tuvo lugar bajo un gran algarrobo existente en la plaza Lafinur. La bendición estuvo solemnizada por el franciscano catamarqueño Fray Luis Joaquín Tuba que seguramente viajó con Daract. Prendieron la ceremonia el Gobernador don Justo Daract y el Jefe de la Comandancia de la Región Sur, General Juan Esteban Pedernera que se quedó en el lugar hasta el martes 2 de diciembre, él lo dice en su carta al presidente, General Justo José de Urquiza: “Estoy en este desierto llenando hasta donde me es posible la misión que V. E. me ha encomendado, más tarde daré todos los avisos de lo hecho”.

Entre los asistentes don Mauricio Daract, hermano del gobernador, don Juan Barbeito, el agrimensor cordobés Carlos María Rivarola, que se encargaría de la traza del plano de la nueva población.
También estuvo el Jefe de la Policía don Carmen Adaro y otros que el polvo del olvido cubre sus nombres.

Es fácil deducir que desde la margen del río Quinto espiaban quizás con fuerte latido de corazón. Sus ojos se salían; los dueños del terreno que jamás fueron consultados, los caciques de los indios ranqueles.

Sus bomberos trepados en el anca que sus cabalgaduras llevarían en raudo tropel la novedad a sus capitanejos en los aduares de las lagunas de Sayape, Sovén, El Durazno, Las Acollaradas, etc.

Daract de parte de su comitiva es posible que emprendieran su regreso el mismo lunes 1º de diciembre en horas de la tarde, hacia la estancia de Las Toscas.

Veinte leguas al naciente de la capital había nacido un pueblo que con los años se transformó en un gran protagonista de esta mediterránea provincia, destinada a cumplir una epopeya de grandeza. (6)

Su ubicación geográfica

Su posición geográfica entonces, 33º 40’ 5 de latitud y de 65º 27’ 5 de longitud oeste. Altura sobre el nivel del mar de 515 metros. Distante 100 kilómetros de la ciudad de San Luis y 56 Km. de la localidad de San José del Morro, antigua capital del departamento. (7)

Rivarola da cuenta de haber practicado la mensura

El agrimensor don Carlos María Rivarola con fecha 6 de diciembre de 1856 da cuenta de haber realizado la mensura del terreno que ocupará el Fuerte Constitución o Constitucional.

Copia del documento:

Excmo. Gobernador don Justo Daract. Fuerte Constitucional, diciembre 10 de 1856.

“En conformidad a la orden que se sirvió comunicarme para que procediese a la mensura de veinte cuadras de frente al río Quinto para su apropiación prescripta por la Ley de fecha 10 de mayo pasado año de 1855, con destino a la construcción de un Fuerte y Pueblo Constitucional en el lugar denominado -Las Pulgas-, procedí a la operación dando principio en la vuelta de la acequia principal que gira de sud a norte por la cabecera del pueblo, midiéndolas de oeste a este, las cuadras terminaron frente a una isleta circular verde, que se halla en la misma margen inmediata a la barranca del río y se colocó un lindero de madera fuerte con una aglomeración de la tierra en circunferencia”.

“Previo al maduro examen desde el punto de arranque de la mensura expresada, es decir desde la acequia para el oeste debió ser de mucha utilidad el terreno que media entre este y un alto que hace esquina frente al paso principal primero del oeste de la población, por contener un vasto bajo en declive al río, fácil de realizar un potrero de alfalfa para la caballada del Regimiento, por lo que según orden de V.E., en igual modo que el anterior terreno, verifique su medición, dando desde dicho alto donde coloqué un lindero hasta la acequia once y tres cuartas cuadras en línea recta con los mismos rumbos del anterior”.

“En cuanto al fondo norte, ignorando el contenido que tienen los títulos de los dueños o dueño de este terreno en general, no se pudo medir; juzgo cumplida la orden de V.E., a este respecto esperando comunique las más que crea oportunas”.

Deseo Dios guarde a V.E. muchos años. (8) Carlos María Rivarola. Es copia.

Ampliación del terreno a ocupar por el Fuerte

El informe de Rivarola originó que la Cámara de Representantes a casi dos meses de la fundación del fuerte, resolviera por Ley ampliar el área a ocupar.

Texto de la Ley. San Luis, enero 26 de 1857.

“En la sala de R. R. de la Provincia en vista de la nota que ha dirigido al P.E. con fecha corriente relativo a la fundación del Fuerte Constitucional en el punto denominado “Las Pulgas”, haciendo presente la conveniencia de aumentar once y tres cuartas cuadras más de terreno, a las que designa la Ley del 10 de mayo de 1855, fundándose en la necesidad de formar un potrero capaz de conservar en buen estado las caballadas del Regimiento Nº 4, que hoy guarnece aquel punto de nuestra frontera sud, y considerando esta medida de una inmensa utilidad pública, con arreglo al Art. 17 de la Constitución Nacional, sancionará con fuerza de Ley”.

“Artículo único: Autorizaré al P.E. de la provincia para comprar por cuenta del Estado, once y tres cuartas cuadras del terreno medidas al poniente desde la población del Fuerte Constitucional, en la margen del río Quinto con frente al sud y con fondo al norte que dicha propiedad tuviera; la que se transmitirá al P.E. para los fines siguientes”.

Feliciano T. Barbosa, Presidente.
Francisco Vásquez, Pro-Secretario.
Está conforme Basquez.
Es copia. Juan Sarmiento, Oficial 1º. (9)

Se crea una Posta en el hoy barrio Las Mirandas

El día 5 de mayo de 1855 el Gobierno de la Provincia considera que es de interés establecer una línea de Postas en la Vía que gira en esta ciudad al Fuerte Constitucional, y vistas las propuestas que deben servir de Maestros de Postas y Postillones en dicha carrera.

Artículo 1º.- Quedan nombrados: Maestro de Posta a don Pedro Miranda. La Posta estuvo ubicada en la zona oeste de la población del Fuerte Constitucional, dando origen al nombre del actual barrio Las Mirandas. (10)

Referencias:

1.- Archivo histórico de la Provincia de San Luis.
2.- Ídem.
3.- Urbano J. Núñez, “Historia de San Luis”. Edición Plus Ultra.
4.- Revista del Centenario de Villa Mercedes. Publicación Oficial.
5.- Ídem.
6.- Edmundo Tello Cornejo, “Fundación del Fuerte Constitucional”. Diario “La Voz del Sur”, 1º de diciembre de 1980.
7.- Boletín de Resoluciones del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, página 20, año 1950.
8.- Archivo Histórico de la Provincia de San Luis.
9.- Ídem.
10.- Diario “La Actualidad”, año 1, Nº 12.

Sábado, 29 Septiembre 2018 12:29

La zona de la actual Provincia de San Luis estuvo habitada antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI por diversas etnias indígenas: sedentarias como la parcialidad de los “comechingones” llamada: michilingües en la región serrana, huarpes del grupo huanacache en la cuenca palustre a la que dieron nombre (Guanacache) o quizás algunos diaguitas de la parcialidad olongasta en el extremo norte y trashumantes como het de la gran parcialidad taluhet en las llanuras de la “Travesía Puntana” (sector occidental de la región pampeana).

En el siglo XVIII el panorama étnico había cambiado drásticamente tras la irrupción europea. Las etnias sedentarias se habían mixogenizado y aculturado acriollándose casi totalmente, mientras que los taluhet diezmados por las pestes fueron substituidos o aculturados por grupos mapuchizados como los pehuenche (antiguos huarpes del sur de Mendoza y norte neuquino) y -principalmente- los ranqueles -grupo mixogénico de hets, guenenakuna o “patagones” septentrionales, pehuenches y mapuches en los cuales predominaba el idioma mapuche dialectizado así como otros diversos rasgos culturales -sistema de creencias por ejemplo- también de procedencia mapuche, del mismo modo, en el extremo sur de la provincia se encontraban los puelches -guenenakuna o patagones septentrionales muy aculturados por los mapuches-.

Lunes, 16 Julio 2018 18:59

Ariel Sanabria – Lic. en Trabajo Social

Norberto Ayalón es un reconocido Trabajador Social y docente de la carrera en la Universidad de Buenos Aires. Ahora, Profesor Consulto en reconocimiento a su trayectoria académica, científica y profesional a lo largo de toda su vida. Entre sus antecedentes se cuentan varios libros que han iluminado la formación de miles de profesionales a lo largo de los años y en toda América Latina. Siempre fuente de consulta y lectura sus producciones han sido un espejo donde mirar la realidad social. Entre ellas me quiero detener en un escrito de Norberto de hace unos años donde se refería a una especie de dicotomía que puede ser pensada como un dualismo totalizador en palabras de Teresa Matus. En ese trabajo, el autor ponía en debate el tema del Trabajo Social Crítico versus el Trabajo Social Nacional y Popular. Producto de sus permanentes indagaciones, esta antinomia resumía en tiempo actual, otras configuraciones identitarias de la profesión a lo largo de su historia las que definía como un “Trabajo Social liberal-oligárquico”, un “Trabajo Social popular”, y un “Trabajo Social tecnicista”.

Transcribo textual la idea de resolución de dicha disyuntiva:

“Y cabe el interrogante siguiente: “un Trabajo Social crítico”, ¿puede no ser “nacional y popular”? Y “un Trabajo Social nacional y popular”, ¿puede no ser “crítico”? Si “un Trabajo Social nacional y popular” no es crítico, ¿qué sería? ¿acrítico y ciegamente obsecuente? Si “un Trabajo Social crítico” no es nacional y popular, ¿qué sería? ¿antinacional y antipopular? Claro que hay que recordar que, en el campo propiamente político, en nuestros países ha habido (y hay) una “izquierda nacional” y una “izquierda antinacional”.

Me adelanto rápido, intentando emular la contundencia de hace más de tres décadas: un Trabajo Social “crítico” debe ser “nacional y popular”. Y un Trabajo Social “nacional y popular” debe ser “crítico”. (Alayón, Buenos Aires, Mayo de 2012) Disponible en http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/pela/pl-000435.pdf

El libro que reseño viene a responder de la manera más concreta y contundente sobre lo que significa el compromiso de la profesión con la realidad, donde el autor pone en juego su posición profesional, académica, ética y política para leer y transmitir en tiempo real las características del proceso neoconservador y neoliberal que encarna el macrismo y el nivel de afectación de este proyecto político en las clases populares, siguiendo el mandato de la definición de la disciplina en nuestra Ley 27072 donde dice que las banderas de la justicia social y la defensa irrestricta de los derechos humanos guían nuestras intervenciones profesionales.

Leer Prólogo de Federico Schuster

Leer Introducción de Norberto Ayalón

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!