Jueves, 19 Julio 2018

La fiesta ajena

Posted On Martes, 24 Octubre 2017 22:56 Escrito por

El historiador Félix Luna, que era radical, cuenta en uno de sus libros que el día que derrocaron a Perón él estaba circunstancialmente en Salta, en la mansión de una de las familias patricias de la provincia. Hubo un gran festejo, se descorchaban botellas de champagne y había una gran algarabía. Por un motivo que no recuerda, fue a la cocina y se encontró que toda la servidumbre estaba llorando. Ese hecho lo impactó de tal manera que comenzó a repensar al peronismo y, si bien fue un crítico fundamentado, supo valorar, contextualizar y exaltar las cosas buenas de ese espacio político.

Si hoy le tocara vivir lo mismo, seguramente cuando fuera a la cocina encontraría a la servidumbre contenta y celebrando porque los patrones le dejan tomar los restos de champagne que quedaron en las copas, incapaces de vislumbrar de que están en “La fiesta ajena” como en el cuento de Liliana Heker.

Sabiamente la Constitución establece las elecciones de medio término como forma de plebiscitar la acción de gobierno hasta el momento. Ayer la inmensa mayoría del país le dio un voto de confianza al partido gobernante.
Ayer descorcharon botellas de champagne los capitales especulativos que con las Lebac están haciendo fortunas. Las energéticas a las que le han perdonado nueve mil millones de dólares y le liberaron las manos para cobrar lo que les parezca. Los grupos concentrados de la economía que ahora van a avanzar sin tapujos hacia la flexibilización laboral. Norberto Quintana el hermano de Mario Quintana, vice jefe de gabinete y coordinador de la deuda pública, porque además de los 2.200 millones que ya lleva cobrados por comisiones como intermediario de las colocaciones de deuda desde sus oficinas de Nueva York, ahora podrán seguir acumulando deuda para la nación.

Y en la cocina están contentos porque les han bajado el sueldo, tienen que ayudar a sus viejos porque la jubilación no les alcanza y les han recortado medicamentos y los descuentos que tenían, sus hijos podrán trabajar gratis cuando lleguen a 5º año si es que llegan, al primo discapacitado se lo reparten para mantenerlo, y sobre todo están contentos porque les han enseñado a ahorrar y no como antes que tenían la mala ocurrencia de encender el aire en verano y las estufas en invierno.

Una auténtica fiesta. Ajena, pero fiesta al fin.

Visto 238 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Octubre 2017 23:07

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!