Viernes, 19 Abril 2019
Pablo Muract

Pablo Muract

Domingo, 14 Abril 2019 23:05

Nos siguen pegando abajo

Los concejales y el Concejo Deliberante hemos sido objeto de un engaño, en el mejor de los casos. Hemos sido burlados en nuestra buena fe.

Hace menos de dos semanas prorrogamos la emergencia en transporte en una larga jornada que al final destacamos, todos, como ejemplar.

Se le aseguró a la empresa SOL BUS, concesionaria del servicio, más de 5 millones de pesos mensuales para cubrir gastos operativos, salarios y demás costos que permitan continuar con el servicio.

Habíamos analizado y estudiado el expediente y los antecedentes, discutido, negociado, explorado alternativas, redactado, corregido y vuelto a redactar. Parlamentamos, en definitiva, que esa es la función de esta casa a la que también se la denomina parlamento.

También arribamos a un cierto consenso sobre la necesidad de avanzar en cambios de fondo sobre el tema movilidad urbana. Ya no se debe seguir emparchando un sistema que hace agua por todos lados y parece tener botes salvavidas solamente para la empresa concesionaria.

El nuevo valor de casi 26 pesos representa un 25% de aumento y cayó como un mazazo a  semana y media de la prórroga a la emergencia. La relación entre el DEM, el HCD y las empresas, en plural, porque además de SOL BUS pasa algo parecido con la concesionaria del estacionamiento medido, es incalificable pero remite con fuerza a la que mantiene el Ejecutivo Nacional con el Fondo Monetario internacional.

Tanto el gobierno nacional como el local son fuertemente condicionados por organizaciones inflexibles. Los poderes ejecutivos no reaccionan y las respectivas mujeres que comandan cada caso, avanzan sin resistencia, descontroladas. Y el apriete parece no tener fin. Especies de vampiros insaciables y envalentonados porque NO TIENEN RESISTENCIA. A cada pedido reciben un SÍ SEÑORA. Y si hay algún “no por ahora”, ese “por ahora” dura exactamente 10 días.

En efecto, el 3 de abril prorrogamos la ordenanza de emergencia en transporte de colectivos obturando la transferencia de 15 choferes a la planta municipal porque los salarios de esos trabajadores ya están garantizados con el subsidio municipal. Transferir esos 15 choferes le hubiera significado a Sol Bus una ganancia de entre 700 y 800 mil pesos mensuales (calculando salarios, cargas sociales y previsionales). Con madurez y responsabilidad los concejales establecimos que si hay transferencia de trabajadores de la empresa a la Municipalidad (siempre con acuerdo del chofer y su gremio y con un máximo de 15 personas), el subsidio se reduce proporcionalmente.

Obturada -decía- la posibilidad de generarse ganancias por esta vía, nuestra señora Lagarde pidió -y consiguió- aumentar boleto. Casi 5 pesos por boleto, por 5.000 boletos cortados por día, durante 30 días arroja un resultado de 750 mil pesos mensuales. O sea: lo que no consiguió por allá, lo obtuvo por acá.

Los mercedinos, por nuestro lado, conseguimos una nueva frustración, además de otro ataque a la economía de trabajadores, estudiantes, jubilados. Dicho de otra manera, volvimos a ser víctimas de -en esta ocasión- una cuádruple estafa:

 

1) por el pésimo servicio -en diseño de recorridos y frecuencias que no se revisan;

2) por la renuncia a planificar una ciudad con menos autos y motos y más pasajeros, peatones y ciclistas. Como las ciudades en donde se prioriza la calidad de vida de sus vecinos;

3) por la tragedia cotidiana del caos vehicular, la polución, contaminación sonora y los siniestros que truncan vidas o las confinan en salas de hospital. Y que además de los dramas personales y familiares, los inconvenientes laborales, de estudios abandonados por internación y las pérdidas materiales, provocan el colapso del sistema de salud pública;

4) porque entre todos los mercedinos “garantizamos” no la prestación del servicio sino las utilidades de la empresa. La prestadora del servicio urbano de pasajeros de la que los mercedinos -gracias a la actitud (o falta de) de la Municipalidad- somos una especie de socios minusválidos a quienes les toca poner para que la concesionaria asegure sus ganancias.

Lo mismo que pasa entre el Gobierno Nacional y el FMI.

 

Pablo Muract - Concejal Bloque Mercedinos por el Cambio

Martes, 12 Marzo 2019 07:51

a 25 años del paso del último tren

En marzo de 1993 salía de Mendoza "El Cuyano", del ferrocarril General San Martín, con destino a Retiro Buenos Aires. Eran las 17:06 del 10 de marzo. Alrededor de las 22:00 horas pasaría por Villa Mercedes y desde que sonó la campana de salida, esa noche, no volvió a correr ninguna formación de pasajeros por estas vías que cortan transversalmente las avenidas 25 de Mayo y Perón.

El diario Los Andes de la vecina provincia de Mendoza reseña este episodio con algunos datos que nos incluyen a los sanluiseños, con testimonios de ex maquinistas y el aporte de la legislación vigente entonces y referencias a la ola privatizadora del momento que arrasó con este (que no el único) recurso estratégico del País.

Además de las imágenes que aporta el diario mendocino agregamos al final de este artículo una canción que recordamos con mucha emoción cada vez que leemos o vemos algo relacionado a los ferrocarriles. La grabó Jairo, que también escribió la música sobre una letra de Daniel Salzano; es conmovedora siempre, y en especial esta versión en la que la canta junto a Juan Carlos Baglietto. Es un digno cierre a la nota y un homenaje a todos los "ferrocarrileros" como los nombra en la canción.

El último tren: pasaron 25 años y muchas promesas

El tren 512 del Ferrocarril San Martín salió a Buenos Aires por última vez en marzo de 1993. Los recuerdos de aquella tarde.

Por Ignacio de la Rosa- Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El miércoles 10 de marzo de 1993 a las 17.06, el tren 512 “El Cuyano” -del Ferrocarril General San Martín- salía por última vez de la Estación Mendoza. La formación no regresaría nunca más a la provincia, así como tampoco ningún otro tren de pasajeros.

Hace un cuarto de siglo circuló el último tren de pasajeros por vías mendocinas -al menos de forma regular- haciendo sonar repetidas veces su bocina a lo largo de calle Belgrano.

“Recuerdo la amargura. Si tengo que describir la sensación, era la misma de un velorio. Porque sabíamos que el tren iba a la muerte”, recordó con la amargura de un melancólico ferroviario Héctor Antinori (81), quien aquel 10 de marzo estaba en la estación.

“Fue un día realmente triste. No nos imaginamos nunca que iba a llegar ese día”, recordó a su turno el secretario de la Unión Ferroviaria en CuyoCarlos Sosa (64) sobre la partida del último San Martín.

Ambos referentes se entusiasman con la vuelta del tren. “Fue algo integrador e innovador en el país, y se lo llevó la política neoliberal. Nos privaron de un sistema que no contaminaba, que trasladaba a una gran cantidad de gente y donde confluían todas las clases”, indicó Sosa. “No era sólo una fuente de trabajo sino que, además, beneficiaba a las economías regionales y a muchos pueblos”, agregó. 

 

Durante la mañana de hoy habrá un acto conmemorativo en el que se recordará aquel miércoles de 1993.

El final es en donde partí

Pablo Anglat (38) es ingeniero en Informática y pertenece al Ferroclub del Museo Benegas. Ha realizado una minuciosa investigación sobre lo que fue la antesala del último tren.

“En agosto de 1989 y durante la presidencia de Carlos Menem, se promulgó la ley 23.696 que proponía la privatización o concesión de las empresas del Estado. Posteriormente el decreto 666/89 entregó en concesión los ferrocarriles. En el caso de los trenes de pasajeros, el decreto 1.168/92 ordenaba una abrupta disminución de los servicios a partir del 31 de julio de 1992, y los sobrevivientes resignaban todo confort”, indicó el joven.

Anglat destacó que en lo referido a Mendoza, desde ese momento quedaron suspendidos los trenes “El Cóndor”, “El Aconcagua” y el expreso “Libertador”.Todos fueron remplazados por “El Cuyano”, dentro de lo que fue un diagrama de emergencia. 

 

“Pero este servicio iba a ser cancelado el 31 de diciembre de 1992 si las provincias no se hacían cargo del mantenimiento. El 14 de noviembre de 1992, y ante la suspensión del recorrido diario de “El Cuyano”, un grupo de ferroviarios decidió correr sin autorización este tren, en complicidad con los pasajeros. Sortearon varias órdenes de detenciones. El 15 de diciembre de 1992 se firmó el decreto 2.388/92 que prorrogaba el final de los servicios hasta el 10 de marzo de 1993”, rememoró.

El tren 512 debía salir a las 16.30 aquel 10 de marzo de 1993. La locomotora ALCO RSD16 - 8488 había sido asignada para comandar la formación pero salió 36 minutos después. 

“La suspensión de los trenes llevó a la desaparición de muchos pueblos, a la calle a miles de obreros y desestructuró todo un sistema de comunicación que beneficiaba a gran parte de la sociedad”, agregó Anglat.

“El plan Larkin concluyó en la destrucción de los trenes, nos liquidaron con eso. Perdimos competencia en el transporte de granos”, resaltó Antinori, nacido en Bahía Blanca, tornero de profesión y quien llegó a Mendoza en 1978 para dedicarse al trabajo ferroviario.

Intentos truncos

 

Desde aquel marzo de 1993 hubo incontables intentos para lograr que el tren regresara a las vías mendocinas. Hubo dos viajes que llegaron a concretarse. 

El primero fue el 31 de diciembre del 2009 y se lo conoció como el “Tren por la paz”. Trajo a 200 personas desde Retiro para participar de la Marcha mundial por la paz que se hizo aquel fin de año en Punta de Vacas. Junto con ese tren, llegó la promesa de retomar el histórico recorrido con una frecuencia semanal.

Sin embargo, regresó sólo una vez: para la Vendimia de 2010 y en medio de polémicas. El jueves 4 de marzo de ese año llegó a la Estación Mendoza “El Tren de la Vendimia”. Los boletos habían sido repartidos entre militantes oficialistas, a quienes se les había entregado además entradas para la Fiesta de la Vendimia de ese año.

“Actualmente hay un proyecto de traer un tren desde Pilar hasta Gutiérrez. Pero habría que hacer todo el tendido de nuevo”, indicó Anglat.

“Con el intendente de Lavalle lanzamos hace algunos años la idea de un tren turístico que uniera Guaymallén con Capilla del Rosario. También impulsé hace unos 3 años un proyecto para un tren aéreo que conectara el Este con el Centro. Eso iba a ayudar a la descongestión, porque iba a movilizar a mucha gente en un solo vehículo. pero tampoco avanzó”, recordó Antinori.

“Si se pudo hacer antes, se podrá hacer ahora con toda la tecnología”, sintetizó Sosa.

Viernes, 08 Marzo 2019 09:36

Día Internacional de la Mujer

Una recopilación de artículos para reflexionar y tratar de superar la instancia de las felicitaciones que enviamos/reciben por face o whatsapp. Con base en la Agencia Paco Urondo, con mirada crítica y militante hacia el 8 de marzo. Los logros del colectivo y los desafíos a futuro; la dimensión política del movimiento, la relación con los medios masivos, la relación con y el rol de los varones en sus movidas, la estrategia y planificación de las luchas que se avecinan, las medidas a reclamar para poner freno a la epidemia de femicidios.

Es oportuno recordar en esta fecha que durante 2018 al menos 156 chicos quedaron huérfanos. El trágico recuento lo realizó el Observatorio de Defensor del Pueblo de la Nación. La mayoría de los casos se registraron en Buenos Aires.

Las cifras de la violencia de género en la Argentina alarman. Según el último informe del Observatorio de Femicidios del Defensor del Pueblo de la Nación, durante el 2018 se registraron 281 casos. Entre ellos, 29 fueron vinculados -es decir, personas cercanas a las víctimas que también fueron asesinadas- y hubo seis travesticidios. Para este relevamiento, el organismo analizó medios gráficos y digitales, tanto de alcance nacional como provincial. Y, a su vez, cruzó información entre las comisarías, fiscalías y juzgados a cargo de cada una de las causas.

Con respecto a la edad de las víctimas, la mayoría (el 31,7%) tenía entre 31 a 50 años. El 28,8% tenía entre 19 y 30 años, y el 21% más de 50 años. Uno de los puntos más estremecedores es que el 17,4% eran niñas y adolescentes: 27 de ellas no llegaban a los 12 años.

Otro de los ejes analizados fueron las víctimas colaterales. El documento del observatorio señaló que al menos 156 niños quedaron huérfanos. Y muchos fueron testigos del propio femicidio de su madre. Además, el informe apuntó que ocho de las mujeres asesinadas estaban embarazadas.

Sobre los lugares en donde ocurrieron los crímenes, el documento recalcó que la gran mayoría se produjo en el entorno familiar, ya sea en la propia casa de la víctima como en el domicilio que compartía con el femicida. Aunque también señalaron que hubo 31 casos en la vía pública, cinco en el trabajo de la mujer y seis en un arroyo o desagüe.

Con una amplia diferencia con respecto a otras modalidades, la gran parte de los femicidios (78) fueron por el uso de armas de fuego. A su vez, se detectaron muchos casos en donde las víctimas fueron apuñaladas, golpeadas y estranguladas. Además, aumentaron los escenarios en donde la mujer fue prendida fuego.

Sin feminismo popular no hay justicia social

A un año del primer dossier sobre feminismos populares, nos permitimos reflexionar sobre las discusiones que habilitó esta noción y los desafíos del movimiento feminista para la madre de las batallas: ¿Hay 2019?


Las pibas del Astillero

Entrevista a Paula Gómez y Alicia Britez, fundadoras de Juana Azurduy, una agrupació feminista en el corazón del astillero Río Santiago.


"Para poder ganar vamos a tener que ganar con nosotras adentro"

Así lo indicó Laura Sotelo en diálogo con Agencia Paco Urondo. “Cuando todo se desmorona, poner en valor lo que sostiene el mundo puede volver a construir ésta posibilidad de que nos encontremos en la trama colectiva”, aseguró la secretaria de géneros de ATE Capital. 


Paula Belloni: “En los últimos 3 años las desigualdades laborales entre mujeres y varones se han profundizado producto de la caída de la actividad”

De cara al próximo 8 de marzo, la Agencia Paco Urondo dialogó la coordinadora del Instituto para El Desarrollo Económico y Social de Buenos Aires (IDESBA) que corresponde a la CTA Stella Maldonado.


"Los medios hegemónicos no cubrieron el juicio por el femicidio de mi madre"

Agencia Paco Urondo dialogó con Javier Fagetti tras conocerse la condena a cadena perpetua en el juicio del femicidio de su madre Marta Elsa Sosa, en la ciudad de Córdoba.


“Construir legitimidad y consenso en la sociedad es construir poder popular”

Las mujeres rurales cumplen un rol clave en el sostén de las economías productivas. En 2017, las trabajadoras de la Unión de los Trabajadores de la Tierra (UTT) formaron la Secretaria de Género. Rosalía Pellegrini Holzman, coordinadora de la Secretaría de Género de la UTT, reflexionó sobre el rol del Estado, el impacto de las políticas neoliberales y el horizonte de los feminismos populares campesinos.  


"Estamos poniendo una idea de vida en juego distinta a la del neoliberalismo"  

Primera parte de una extensa entrevista a María Pía López (socióloga, escritora y militante feminista) a partir de su último libro Apuntes para las Militancias. Feminismos: promesas y combates."Tiendo a creer que para los feminismos populares en este momento es imprescindible afirmar su carácter autónomo".


Las dos luchas del feminismo

“Es imposible pensar una agenda feminista sin pensar un Gobierno popular”. Por Ludmila Sueiro y José Cornejo.


Nosotras paramos

Comunicado de la Red de comunicadoras de Bahía Blanca de cara al 8M.

Miércoles, 06 Marzo 2019 15:27

Hoy Gabo cumple años

Gabriel José de la Concordia García Márquez fue un escritor, guionista, editor y periodista colombiano que en 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura.​ Había nacido el 6 de marzo de 1927, en Aracataca y su obra consolidó e hizo popular un género propio de Latinoamérica: el realismo mágico. 

Es buena noticia la que ofreció Netflix al confirmar que realizará una serie basada en Cien Años de Soledad, tal vez su más popular novela y cuya trama desanda las vicisitudes de la familia Buendía en el pueblo de Macondo. Justamente por la cual obtuvo el Nobel y el reconocimiento mundial. 

 

Y también es oportuno recordar que desde hace un tiempo el archivo del escritor está disponible de manera gratuita en internet. En 2014 el Harry Ransom Center de Austin, Texas compró a los familiares del colombiano sus archivos con manuscritos, borradores, cartas y más 27.500 imágenes que recorren más de cinco décadas de escritura. 

En el archivo en línea hay información inédita sobre sus éxitos literarios, sus obsesiones creativas y su círculo de amigos y colegas; además de nuevos detalles sobre el padre de familia, el protagonista de la política latinoamericana y el artista abrumado por la fama planetaria. 

Cuando el archivo de Gabriel García Márquez fue vendido a la Universidad de Texas, hubo críticas en torno al hecho de que los restos literarios del que era un crítico feroz del imperialismo estadounidense, hubiesen ido a parar a Estados Unidos. Ahora, el Centro Harry Ransom de la universidad ha digitalizado y ha puesto a disposición alrededor de la mitad de la colección de manera gratuita, con lo que unas 27.000 páginas e imágenes escaneadas están disponibles para cualquier persona del mundo que tenga conexión a internet.

El archivo en línea, que está catalogado tanto en inglés como en español, incluye borradores y otros materiales relacionados con los principales libros de García Márquez, incluido Cien años de soledad, que convirtió al escritor colombiano en una figura global. También hay fotografías, cuadernos, álbumes de recortes, guiones y artículos personales que nunca antes se habían visto, como una colección de sus pasaportes.

Los mediterráneos sanluiseños no tenemos la misma relación con los uruguayos que los porteños o los entrerrianos, por ejemplo. Esto nos complica la decodificación de chistes costumbristas que se apoyan en las particularidades de los naturales del "paisito". 

En mi caso, además de mi afecto y admiración por el músico uruguayo-mercedino Checho De Batista, siempre me causó curiosidad la inclusión del apelativo "bo" en la utilización de la segunda persona. La duda se presenta en que el "boludo" es un giro típicamente argentino; por lo que ese "bo" no podría ser su apócope.

Al mirar más de cerca los modismos uruguayos encontramos el término "botija" para referirse a los chicos. Y ahí se explica el "bo" como forma abreviada de ese botija, intercalada en las conversiones y entre mate y mate que invariablemente se encuentra en las manos y las charlas de Montevideo, Colonia y Tacuarembó.

Resuelto este medular interrogante, leemos al gran Pedro Saborido, que acaba de editar su libro Una Historia del Peronismo. De ahí compartimos unos párrafos que se agrupan bajo el titulo

MAIL DE UN URUGUAYO A OTRO

Pedro Saborido

Querido Wilson:

Te cuento que estuve en Colonia.

Fui a hacer un curso que se llama «Sea uruguayo y entienda al peronismo», que es un curso para que nosotros podamos entender al peronismo, ¿sacás?

Me anoté porque cuando en Punta del Este me encuentro con un peronista y me explica el peronismo, entiendo una cosa.

Pero resulta que después voy a Buenos Aires, me encuentro con otro peronista y me explica otra cosa.

O en realidad los dos me explican lo mismo, y la diferencia está en el peronista que me explica, y entonces parecen dos cosas distintas.

¿Me explico, bo?

Cuestión que me fui a Colonia.

El curso se hizo en el Club Plaza Colonia.

Entramos y nos invitaron a pasar a la cancha de básquetbol.

Y ahí, de pronto, veo como una gran máquina del tamaño de cuatro containers.

Dos pegados abajo y dos pegados arriba.

¿Te haces una idea?

Imaginate un container al lado de otro.

Y ahora imaginate dos, uno al lado del otro, pero arriba.

Era así, bo.

Como un Ultratón gigante.

Se le veían también unos engranajes que movían unas grúas de cuatro metros de alto, que parece que movían cosas adentro del container.

Abajo, en la punta y en el medio había una puerta.

Arriba de la puerta, un cartel que decía «Máquina procesadora de uruguayos para hacerlos peronistas».

Ese cartel me preocupó, bo.

Había una especie de azafata en la puerta.

Tenía una credencial que decía «Compañera Mirna».

—Hola, Mirna, bo —le dije

—Compañera Mirna —me corrigió sonriente.

—Hola, compañera Mirna. Bien de bien.

Veo que el cartel dice que es una máquina de hacer peronistas, pero yo no quiero hacerme peronista.

Yo quiero entenderlo nomás.

—Lo que le voy a contestar es obvio —me dijo.

Claro. Entendí que para entender al peronismo, hay que ser peronista.

Se ve que puse cara de que yo aceptaba, porque ella enseguida preguntó:

—¿Está seguro de que quiere hacerse peronista para entenderlo?

Mire que parece fácil y divertido, pero no es tan así.

—Soy uruguayo —le contesté con orgullo, dando a entenderlo todo.

La azafata peronista me abrazó emocionada.

Me acarició.

Y con ternura dijo:
—Pensaba decirle que los uruguayos son como Los Beatles.

—Ah… qué bien…

—Porque son un invento de los ingleses.

-Es un chiste.

-Como invitarlo a Buenos Aires así conoce lo que es un subte.

O decirle que yo entiendo al uruguayo, porque en una época viví en un monoambiente.

-Pero no haré esas bromas.

Veo que es un uruguayo orgulloso de su uruguayidad.

—Salado.

—Nosotros sabemos que ustedes nos odian. Pero nosotros los queremos igual.

Hasta con eso se creen superiores, bo. Muy pillada la tipa.

La azafata dejó pasar el comentario y me invitó a entrar.

—Vamos. Ingrese. Usted va a ser un uruguayo que entiende al peronismo además de ser un excelente peronista orgulloso de Artigas.

—Impecable —dije.

—Pase —me dijo Mirna

—Sí, pase —me dijo otra azafata con una credencial que decía «Compañera Nicole».

Esta no me gustó tanto.

Entré a la máquina.

Lo que ocurrió adentro fue muy imponente, bo.

Aunque me acuerdo muy poco.

Creo que al principio unos tipos nos sacaron la ropa y nos dejaron desnudos.

Y nos obligaron a comer polenta cruda.

Seguro que pasaron solo unos minutos. Pero parecían años.

Años en los cuales no teníamos para comer, trabajábamos sin día libre y un montón de señoras y señores gordos pasaban y nos miraban con asco.

La máquina funcionaba muy bien, porque realmente me sentí una mierda humana, bo.

Estaba en la hoja.

De pronto apareció una gran luz.

Algo de calma y esperanza daba esa luz.

Sobre todo porque dentro de la luminosidad aparecía una mujer rubia, de rodete.

Era Evita.

Al mismo tiempo, empezaron a aparecer mujeres reales, también rubias y de rodete.

Cada una de las mujeres te daba algo.
Ropa.
Comida.
Juguetes.
Libros.

Ya me sentía bien. Me sentía feliz.

Entonces, ahí, baja un gancho desde el techo.

Me engancha por atrás, como del forro del culo. Y me eleva.

Iba subiendo como entre nubes que no sé si eran de espumaplast (telgopor) o de polifón (gomaespuma).

Imponentes, bo. Muy lindas, bo.

Daban una sensación de estar subiendo a un paisaje hermoso.

Sí. Era una gran pradera.

Entonces apareció un hada minúscula, una especie de Campanita de Peter Pan.

Pero esta tenía, de nuevo, la cara de Evita.

Y al lado había un pequeño hado, con una remerita que decía «Hola, soy Jamandreu.

Puedes decirme Paco».

Ambos me señalaron una casita.

—Ese chalecito californiano es tuyo —me dijo el hada.

La grúa otra vez me elevó y me metió en la casa.

Adentro había un gran asado.

Un montón de hombres y mujeres con mameluco cantaban y reían.

Por la ventana se asomó un gran cerdo.

—Hola. Soy el Patrón Cerdo Burgués. Vengo a pedirles que no festejen tanto.

—No nos moleste —le dijo una mujer—, estamos divirtiéndonos
y disfrutando de la vida con el 50 por ciento del PBI que nos toca.

—¡Claro! Y mañana van a hacer huelga para obtener más, ¿no?

—Agradezca que es así.

La tercera posición le perdona la vida.

Agradezca que no viene el comunismo y le saca todo, burgués explotador.

—Yo no tengo problemas, si quieren me hago cargo —dice un Lenin de goma que aparece al lado del cerdo.

—¿Y qué tal si hablan conmigo? —dice un Bruce Willis, también de goma, que levanta una bandera de Estados Unidos.

Muchos de los peronistas se dan vuelta y agachándose les muestran los glúteos.

Otros se ponen la mano en la entrepierna ofreciendo burlonamente sus genitales.

—¡Tomen de acá, imperialistas de uno y otro lado del arco ideológico! —les gritan entre risas.

Todo era alegría y felicidad.

Luego, el guinche me volvió a elevar y yo pude ver desde arriba tres generaciones de mi descendencia: estaban bien, con salud y trabajo.

Y entonces sonreí.

Y me sentí peronista.

El guinche me bajó.

Y salí de la máquina.

Ahí en la cancha de básquetbol, me encuentro con Nelson, otro uruguayo.

Le cuento que gracias a lo que vi y sentí, me hice peronista.

Él me dijo que también vio lo mismo. Que la pasó muy bien.

Pero que no sentía que tenía que hacerse peronista.

Y mucho menos agradecerle algo.

Es más: que le parecía demasiado lo que daba.

Que no había que recibir tanto sin tanto esfuerzo.

E incluso, en el caso de él mismo, eso que recibía era menos de lo que merecía.

Y que le daban a los bichicomes (vagos o cirujas) y todo eso.

Increíble: apenas me hice peronista y ya me encontré con uno que recién se había hecho gorila.

Se ve que la misma máquina que hace peronistas también hace gorilas.

Según a quién agarre, claro.

De pronto, se escucharon tiros.

—¡La cana! ¡La cana! —gritaron algunos.

La Guardia de Infantería entró al club y empezó a los palazos.
Gases, caos, balas de goma.

—¿Usted es peronista? —me preguntó un cana; y antes de que le contestara me pegó un bastonazo en la boca.

Vi cómo se llevaban a Mirna, una de las azafatas de la puerta de la máquina.

Pero también vi a la otra, a Nicole.

—¡Ese! ¡Ese también es peronista! —gritaba Nicole marcando gente en medio del desbande.

Como pude me puse al costado.

No entendí por qué, si estábamos en Colonia, Uruguay, había entrado la Guardia de Infantería de Argentina.

—Muy simple —me dijo un peronista mientras arrancaba una puerta para hacer una barricada—. Esto es parte del curso.

—¡No! ¡Yo recién salí de la máquina de hacer peronistas!

—No crea. De una máquina de hacer peronistas nunca se sale.

Así que, Wilson, ligué unos cuantos palazos más y después, como pude, me fui a Montevideo.

Ahora estoy bien.

Con la patrona y los gurises.

También me compré un loro para enseñarle a gritar «¡Viva Perón!»

Por supuesto aprendió y dice «¡Viva Perón, que no ni no!», porque es un loro uruguayo.

Nos vemos el martes para ir al puerto y disfrutar de una pamplona, un choto y un medio y medio y escuchar discos de Jaime Roos, Rada y Fattoruso.

Imponente.

Me voy a poner los championes.

 

Nota: Wilson. Por ahí ves que exagero un poco mi escritura uruguaya. Lo hago conscientemente para no dejar ni por un momento de ser uruguayo, ahora que soy peronista, bo. Salado.

Una Cruz de Malta de un lado, hecha en plata, y el brillo del Escudo Nacional del otro, realizado en oro. Es la máxima condecoración que da nuestro país. Tiene grabado en el metal: Cruz La Nación Argentina al Heroico valor en Combate. Pero Oscar Ismael Poltronieri no puede leer esa leyenda: “Hice hasta cuarto grado y se me hace difícil distinguir las letras”, explica con sencillez. Fue el único conscripto que recibió esta distinción.

“¡Vayanse todos, carajo! ¡Yo me quedo y los cubro!”, gritó Oscar cuando avanzó el batallón británico tratando de tomar el Monte Dos Hermanas.

Oscar Ismael Poltronieri cuenta que en esa batalla disparó casi sin respiro. Una bala enemiga le acaba de pegar de lleno a su compañero de trinchera y lo ve caer muerto y el soldado quería matar a quienes lo hicieron.

A las ocho de la noche llega la orden de replegarse. Poltronieri sabe que no podrán hacerlo bajo fuego enemigo. Y entonces grita que se queda, que él los cubre, que si no los van a matar a todos. Se queda solo en su trinchera. Durante nueve horas mantiene inmovilizado al batallón británico. Y permite que sus compañeros se alejen del infierno. Eran las 6 de la mañana del 11 de junio de 1982.

Oscar es un hombre humilde. Se crió en el campo cerca de Mercedes en la provincia de Buenos Aires, donde su padre Ismael era puestero y su madre, María Esther Luciano -que parió diez hijos- la peleaba limpiando casas ajenas. “A las cinco de la mañana ya estábamos afuera, con helada y todo, porque había que trabajar”, cuenta. Cuando tenía diez años ya sabía carnear corderos, ordeñar vacas y montar como un jinete experto. “En Malvinas eso nos ayudó a sobrevivir: yo era el que agarraba las ovejas para que pudiéramos comer”.

“Si pasa algo, el punto de reunión es el cementerio”, le habían dicho sus superiores. Cuando se quedó sin municiones, Oscar enterró su ametralladora -“para que no se la lleve ningún inglés”- y caminó, exhausto por la dura batalla, hasta Puerto Argentino. “Vi la bandera blanca en el mástil. Empecé a llorar de bronca porque eran las tres de la tarde y muchos de nosotros seguíamos peleando y muriendo allá arriba en los montes. No sabíamos que a las 10 de la mañana ya se habían rendido”, revela emocionado. 

Lo tomaron prisionero, lo llevaron a un galpón y allí vio la cara de sorpresa de sus compañeros que lo daban dado por muerto. “Cuando llegamos al Continente nos llevaron hasta Campo de Mayo. Y después en un colectivo hasta el cuartel. Nos dijeron que no teníamos que contar nada de lo que había pasado en la guerra. Querían escondernos, olvidar la guerra”.

La otra guerra

“Nosotros no tuvimos una guerra, tuvimos dos: una en Malvinas y otra peor al regresar”, dice con amargura. Y cuenta el calvario que vivió como veterano en medio de una sociedad que solo quería olvidar la derrota.

“No nos daban trabajo. Éramos los locos de la guerra. Yo vendía calcomanías arriba de los trenes, así con mi uniforme verde. Y la gente me gritaba: ‘¡Que te las compre Galtieri!’. Nos despreciaban, no querían saber nada con nosotros. Nos daban la espalda porque habíamos perdido la guerra”.

Todas las puertas estaban cerradas. Era un héroe olvidado. Así durante tres años. Hasta que una mañana, Juan Carlos Mareco lo entrevistó en Canal 7. Conmovido por su historia, le consiguió un puesto en La Serenísima. El trabajo ayudó a que no faltara pan para su mujer y  sus cuatro hijos, pero no pudo quitarle el dolor que le provocaba la desmalvinización que lo convertía casi en un paria. “Ya a nadie le importaban nuestros muertos y menos los que nos habíamos jugado el pellejo”.

El héroe un día sintió que ya no podía pelearle más a la vida. “Pero Dios se apiadó de mí”, dice. La soga que se había atado al cuello se cortó. Su hijo mayor lo encontró tirado en el piso, llorando.

Corría 2002 y la miseria otra vez lo había alcanzado. “Decidí vender mis medallas”, cuenta. Una nueva nota periodística lo salvó: Clarín publicó la historia del héroe olvidado. El entonces presidente Eduardo Duhalde lo llamó, Mauricio Macri lo invitó a la Bombonera -“era mi sueño”-y el Ejército le dio trabajo en Campo de Mayo, que mantiene hasta hoy.

Mi enemigo, mi hermano

La primera vez que volvió a Malvinas lloró durante todo el viaje. Se arrodilló frente a la cruz que domina el cementerio de Darwin y le pidió por “mis hermanos que quedaron en esta tierra”. Fue en 2010, para la filmación del documental El Héroe del Monte Dos Hermanas -del director Rodrigo Vila-, donde su historia de coraje es la gran protagonista. “La guerra me trae muchos recuerdos y mucho dolor, pero volver a mi posición, visitar a mis compañeros que viven para siempre en las Islas, me hizo mucho bien”.

Luego de la guerra intentó suicidarse, vendió baratijas en los colectivos y trabajó de remisero. Pero, lo más importante fue que soldados y oficiales veteranos ingleses lo buscaron para expresarle su admiración y fue condecorado en Inglaterra con "La Cruz de Hierro al Valor".

-¿Qué te dejó la guerra?

-Me dejó un hermano que antes fue un enemigo.

Su “hermano” es el marine inglés Mark Curtis, al que conoció por primera vez en 1984. Quien escribe (¡una vez más el periodismo!) reunió a un veterano argentino y a un inglés por primera vez después de la guerra. Fue en París. Y no necesitaron hablar el mismo idioma para entenderse. Mark había perdido un pie pisando una mina antipersonal en la batalla de Monte Harriet. Poltro le había disparado a los comando británicos desde el Monte Dos Hermanas. Malvinas los había enfrentado en esa ley no escrita de la guerra: Matar o morir.

Les tocó en suerte una época extraña.

El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos. Esa división, cara a los catógrafos, auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer el Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en una aula de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

“Juan López y John Ward”. Jorge Luis Borges en 1985 le puso poesía al horror de las batallas en el lejano sur. Oscar y Mark, un amor de hermanos que los unió para toda la vida.

En las islas Poltro lloró sin consuelo en cada una de las 230 cruces del cementerio de Darwin. “Me arrodillé delante de la Virgen. Y le hablé. Le dije que los argentinos nos habían traicionado, pero que yo no me había olvidado de mis compañeros ni nunca los a iba olvidar”.

“Hablé con mis compañeros. Con Horisberger, que cayó a mi lado y su tumba dice Soldado Argentino solo conocido por Dios. El era quien me escribía las cartas en Malvinas para mi mamá, porque yo no sabía leer ni escribir… A todos les prometí que iba a volver a Malvinas. Que iba a estar con sus padres y sus madres. Que ellos ya no estaban, pero que a sus papás nunca les iba faltar un hijo porque yo iba a estar allí para abrazarlos. Por eso, a todas las madres de Malvinas yo les digo ‘mami’”.

Corazón de héroe

En su ciudad natal una callecita cortada lleva su nombre. Y en la plaza, ahí muy cerca, tiene un monolito que recuerda su valor y coraje en las islas. Leonor, la mujer con la que comparte su vida desde hace tres años, no disimula el orgullo: “No solo es un héroe, es el hombre más generoso que conocí”.

“Un día supe que había gente que estaba sufriendo mucho más de lo que yo había sufrido. Un veterano amigo, con quien fui a dar una charla al norte del país, me llevó al Impenetrable. Y cuando vi cómo vivían y todo lo que necesitaban, me puse a llorar como loco”.

Poltro supo que ahí tenía una nueva batalla que dar. Entonces hizo lo mismo que en aquel lejano Monte Dos Hermanas: le puso el cuerpo. Consiguió un galpón en Mercedes, buscó donaciones y trabajó día y noche para recolectar alimentos no perecederos para llevarlos al Impenetrable. “Ya hice un viaje, y voy a volver las veces que haga falta. Necesito, además de comida, botas para los chicos, zapatillas, bicicletas… Esa gente no tiene nada”.

-¿Qué sentís hoy al colgar esta cruz en tu pecho?

-Que esta cruz no es solo mía: representa a todos los que quedaron allá en las islas.

-¿Qué es Malvinas para vos?

-Es un sentimiento.

Lo dice con voz casi inaudible. Y, por primera vez, Oscar Poltronieri llora.

Fuente: Infobae

La consultora Gustavo Córdoba y Asociados comunicó el resultado del estudio de opinión pública realizado entre el 14 y 15 de febrero. Se realizó en todo el territorio nacional, tomando 1200 casos mayores de 16 años con el procedimiento de estratificado por conglomerados. La ficha técnica completa puede verse en una imagen en la galería de este mismo artículo.

ANÁLISIS DESCRIPTIVO

Dicen los encuestadores que el estudio del mes de Febrero muestra el punto más alto de rechazo a la gestión Presidencial de Mauricio Macri, desde 2015. Un 64,7% de argentinos desaprueban la gestión presidencial.

Continua muy firme el pesimismo sobre la marcha de la economía del País. Más del 66% de los argentinos cree que la economía del País a un año, va a estar peor que ahora.

La inflación, por octavo mes consecutivo, es visualizada como el principal problema del País.

Como síntoma del contexto que estamos atravesando, siguen muy altos los valores que reflejan la falta de credibilidad de los grandes empresarios, la justicia y la política.

Nuevamente hemos medido el sentimiento respecto de los principales ejes de la política argentina.

Tanto el anti cambiemos como el anti k, nos muestran un elevado porcentaje de rechazo, aunque ha declinado levemente el sentimiento de rechazo al eje kirchnerista.

En donde si hemos verificado un cambio sustancial, es en las posiciones o ejes peronista antiperonista. En el sentimiento positivo, se agruparon el 41% de las respuestas. El mes previo habíamos registrado un 28%. En
la posición de rechazo o anti PJ, bajo de 39% a 33%.

En las imágenes, destacamos el aumento en la negatividad de María Eugenia Vidal y de Sergio Massa.

Mauricio Macri tiene 63% de negativa y una Positiva de 35%. Leve Mejora de Juan  Manuel Urtubey. Roberto Lavagna posee  una de las mejores imágenes entre los dirigentes medidos.

ANÁLISIS CONTEXTO ELECTORAL

Cuando aún estamos lejos de las definiciones de las principales figuras que van a competir en las presidenciales, lo que podemos observar es que el contexto político del gobierno nacional es sumamente complejo. Por un lado, observamos que la idea de votar por la continuidad de la gestión Macri no supera el 25%. Y además tenemos a un 63% que piensan votar por un cambio o alternancia respecto del gobierno de Macri.

También podemos observar un importante crecimiento en la idea de votar a un espacio político que no sea el de Mauricio Macri o el de Cristina Kirchner. En efecto, casi un 59% respondió afirmativamente, y solo un
25% opinó de manera contraria. En diciembre. Los que estaban a favor, eran 45%, en enero subió al 50%. 

Descargar el RESUMEN de la encuesta >

En febrero, la valoración negativa del desempeño del Gobierno de Mauricio Macri registró un fuerte incremento (+6,5%) y una leve caída de la valoración positiva (-1,1%), provocando una ampliación del diferencial negativo de imagen que se amplía a -32,4%.

La preocupación por la Inflación, que había cedido en los últimos 3 meses, vuelve a ascender en febrero a 34,9%, luego de un rebote de 4,3 p.p. De esta manera, las preocupaciones económicas vuelven a ascender y llegan al 54,0%. Al mismo tiempo, se registra un rebote de la preocupación por la Corrupción (+2,3%), que es señalada como el principal problema por el 19,7%.

Las expectativas sobre el futuro del país ratifican la tendencia bajista de enero. En febrero se registra una caída del optimismo sobre el futuro del país (-2,2%), y un incremento del pesimismo (+3,9%), profundizando el diferencial negativo (predomino del pesimismo). Mientras que respecto del futuro personal, febrero no muestran grandes variaciones, registrándose una leve caída del optimismo (-0,5%), pero una también caída del pesimismo (-0,9%).

En materia electoral, la tendencia en el voto oficialismo/oposición no muestra variación en la tendencia de voto al oficialismo, que permanece en 30,8, mientras que si se registra un incremento de 2,9% en la tendencia de voto a Otra Fuerza Política que llega a 53,8, el máximo de los últimos 8 meses.

Mirando la tendencia electoral por espacio político, tampoco observamos grandes modificaciones respecto del registro de diciembre. A un oficialismo que registra un 30,8%, le surge como principal opción opositora el Kirchnerismo y aliados que por primera vez en la serie registra más intención de voto que Cambiemos (31,4%). El Peronismo Federal (Alternativa Federal) también registra un incremento en su intención de voto (+1,9%), pero aún permanece lejos de los niveles de apoyo de Cambiemos y el Kirchnerismo, ratificando un escenario de polarización del voto.

En términos de Imagen, María Eugenia Vidal sigue siendo la dirigente con mayor imagen positiva, pero en febrero registra por primera vez un diferencial negativo (la imagen negativa supera a la positiva por 0,5%). El único dirigente que registra un diferencial positivo de imagen es Roberto Lavagna, cuya diferencia entre imagen positiva y negativa es de +8,8. Al efectuar la apertura del punto medio (ver la tendencia dentro del “Ni bueno ni malo”), Vidal vuelve a mostrar un diferencial positivo.

Por el lado del Presidente Mauricio Macri, en febrero registra por primera vez una imagen negativa superior al 50% (52,1), mientras que su imagen positiva registra un leve descenso y se ubica en 30,3%. Se trata de una composición de imagen ya bastante parecida a la de Cristina Fernández de Kirchner que registra mayor imagen negativa (53,7%) pero mejor imagen positiva (33,3%).
o El resto de los dirigentes (donde se incluyen varios candidatos a Presidente), muestran diferenciales de imagen negativos. De hecho, de todos los candidatos a Presidentes evaluados, solo dos (Juan Manuel Urtubey y Felipe Solá) tiene una imagen negativa inferior al 45%. Con muchos candidatos con más del 50% de imagen negativa.

La bicicleta es saludable, económica, no contaminante. Hace las ciudades más habitables y amigables. El Estado Municipal tiene que crear las condiciones y adoptar las medidas necesarias para que que los vecinos consideren este medio de movilidad como forma de transporte urbano. Con fines recreativos y turísticos, y también para los desplazamientos usuales y cotidianos.

Un modelo para imitar en la ciudad de Neuquén, capital de la provincia homónima.

La estación funciona en el Paseo de la Costa y en esta etapa inicial es gratuito para todos los vecinos que quieran probar el nuevo servicio recorriendo la Isla 132 y los balnearios a través de bicisendas y senderos agrestes que bordean el río Limay.

En las próximas semanas se habilitarán las otras dos bici-estaciones, que serán emplazadas en Avenida Argentina y las vías, frente a la Oficina Municipal de Turismo, y en la Estación Terminal de Neuquén (ETON).

“Desde la Municipalidad apuntamos a que las bicicletas sean usadas como medio de transporte porque son ecológicas, económicas y saludables”, dijo el presidente del Concejo Deliberante, Guillermo Monzani, a cargo del Ejecutivo Municipal.

“Esta primera estación tiene una impronta recreativa pero las otra dos que se van a incorporar van a ser netamente para el transporte urbano”, insistió, tras destacar que “la Municipalidad está haciendo una apuesta muy fuerte, primero y antes que nada con la diagramación y construcción de las bicisendas, porque sin esa infraestructura esto sería en vano”.

Fuente: https://www.diariamenteneuquen.com.ar/V3.0/2019/01/23/bicicletas-publicas-ya-son-realidad-en-la-capital-neuquina/

Desde que Pedro inició la figura/función de papas, este puesto ha sido admisible única y exclusivamente para los hombres. Sin embargo, a lo largo de los años han surgido varias algunas singularidades, como fue el caso de la Papisa Juana.

Los relatos sobre la papisa sostienen que Juana, nacida en el 822 en Ingelheim am Rhein, cerca de Maguncia, era hija de un monje. Según algunos cronistas tardíos, su padre, Gerbert, formaba parte de los predicadores llegados del país de los anglos para difundir el Evangelio entre los sajones. La pequeña Juana creció inmersa en ese ambiente de religiosidad y erudición, y con el apoyo de su madre y a escondidas de su padre, tuvo la oportunidad de poder estudiar, lo cual estaba vedado a las mujeres de la época. Juana pudo aprender griego, lo cual le permitía leer la Biblia, que por aquella época estaba traducida a muy pocos idiomas.

Puesto que solo la carrera eclesiástica permitía continuar unos estudios sólidos, Juana entró en la religión como monje copista, bajo el nombre masculino de Johannes Anglicus (Juan el Inglés); según Martín el Polaco.  

Siempre disimulando hábilmente su identidad, fue bien recibida en los círculos eclesiásticos, en particular en la Curia. A causa de su reputación de erudita, fue presentada al papa León IV y enseguida se convirtió en su secretaria para los asuntos internacionales. En julio de 855, tras la muerte del papa, Juana se hizo elegir su sucesora con el nombre de Benedicto III o Juan VIII. Dos años después, la papisa, que disimulaba un embarazo fruto de su unión carnal con el embajador Lamberto de Sajonia, comenzó a sufrir las contracciones del parto en medio de una procesión y dio a luz en público. Según Jean de Mailly, Juana fue lapidada por el gentío enfurecido. Según Martín el Polaco, murió a consecuencia del parto.

Fuente: Wikipedia

Siguiendo la leyenda, se cuenta que el Vaticano -para evitar la repetición de estos inconvenientes- creó la figura del Palpati. un hombre que -literalmente- palpaba los testículos del Papa para comprobar su veracidad como hombre.

Aunque utilicen una especie de falda, los más de 250 Papas que desde sus inicios han ocupado un puesto en el Vaticano han sido hombres. Oficialmente, si verificamos la historia, desde Pedro hasta nuestros días no encontraremos ni a una sola mujer con este título, pero...

Extraoficialmente, la historia de la Iglesia nos cuenta la existencia de la Papisa Juana, una mujer que entre los años 855 y 857 se hizo pasar por hombre y logró ser elegida Papa, presuntamente con el nombre de Benedicto III.

Su historia como Papa terminó luego de que esta fue descubierta debido a su supuesto embarazo.

¡¡UN PAPA PARIENDO EN LA SILLA DE SAN PEDRO!!

Eso era totalmente inconcebible, así que para evitar tales sacrilegios el Vaticano instauró la figura del Palpati, un individuo -el cual obviamente debía ser varón- quien la única tarea de tocar y manosear los testículos del recién nombrado Papa, para así poder dar fe de que efectivamente era un hombre con todas las de la ley.

“Duos habet et bene pendentes”  (tiene dos y cuelgan bien)

Esa era la frase que pronunciaba el Palpati tras comprobar que testículos existían y estaba todo bien con ellos. Esto lo realizaba un joven diácono el cual introducía su mano por un agujero de la sedia stercoraria -un asiento diseñado para esta tarea y en el que el recién elegido se sentaba-, a través de un segundo agujero de la misma, este dejaba colgar su escroto.

Si todo estaba en su sitio, el toca-testículos pontífice gritaba con voz alta la frase “¡Duos habet et bene pendentes!” a lo que los cardenales presentes respondían al unísono y aliviados

“¡Deo Gratias!” (Gracias a Dios)

Como dato extra, podemos destacar que según varias fuentes la ceremonia de la comprobación viril del Papa fue suprimida por Adriano VI entre 1522 y 1523, lo que vendría a significar que de forma oficial 114 Papas y 228 testículos fueron sobados y tocados durante los siete siglos que duró aquella extrañísima costumbre.

Sin embargo, algo que confunde esta teoría son las ilustraciones realizadas por Lawrence Banka, las cuales muestran la realización de esta ''prueba de masculinidad'' al Papa Inocencio X, elegido en el año 1644.

(La sedia stercoraria se expone en el Museo Vaticano para la observación de todos sus visitantes).

Respuestas a la leyenda

Todos estos ataques llevaron al erudito Onofrio Panvinio, monje agustino, a redactar en 1562 la primera refutación seria de la leyenda, en su Vitæ Pontificum (‘vida de los papas’). En el siglo XVII, los luteranos se unieron a sus argumentos.

En 1886, el griego Emmanuel Royidis publicó La papisa Juana, que vino a relanzar el mito. Antes, Petrarca se había visto atraído por la leyenda. En el siglo XX se interesaron por ella otros escritores, como Lawrence DurrellRenée Dunan o Alfred Jarry.

Las pruebas principales del carácter enteramente mítico de la papisa son:

  • Ninguna fuente histórica contemporánea entre las historias de los papas tiene conocimiento de ella; tampoco se hace mención de ella hasta la mitad del siglo XIII. Resulta increíble que la aparición de una papisa, si hubiera sido un hecho histórico, no hubiera sido notada por ninguno de los numerosos historiadores de entre los siglos X y XIII.
  • En la historia de los papas no hay lugar en donde encaje esta figura legendaria. Entre León IV y Benedicto III, donde Martinus Polonus la coloca, no es posible insertarla porque León IV falleció el 17 de julio del año 855 e inmediatamente después de su muerte Benedicto III fue elegido por el clero y por el pueblo de Roma; solo que a causa del advenimiento de un antipapa en la persona del cardenal depuesto Anastasio, Benedicto III fue consagrado hasta el 29 de septiembre. Existen monedas con las imágenes de Benedicto III y del emperador Lotario I, quien murió el 28 de septiembre del año 855; por lo tanto, Benedicto III debió haber sido reconocido como Papa antes de esta fecha; el 7 de octubre del año 855, Benedicto III emitió una carta para el monasterio de Corbie. Hinemar, arzobispo de Reims, informó a Nicolás I de que un mensajero que había enviado a León IV se enteró de la muerte de este Papa y por lo tanto dirigió su petición a Benedicto III, quien la resolvió (Hinemar, ep. xl in P.L., CXXXVI, 85). Todos esos testigos prueban que las fechas dadas en las vidas de León IV y Benedicto III eran correctas y que no hubo interrupción de la línea de sucesión entre estos dos papas, de modo que en este lugar no hay espacio para la supuesta papisa.
  • Más adelante es aún menos probable que una papisa pudiera insertarse en la lista de papas cercanos al año 1100, entre Víctor III (1087) y Urbano II (1088-1099) o Pascual II (1099-1110) como se sugiere en la crónica de Jean de Mailly.

Sin embargo, en el libro "El Segundo Mesías" de los autores Christopher Knight y Robert Lomas (traducción de Marisa Abdala), pag. 70, se dice: "Aunque no existen pruebas que puedan demostrar que esta historia es cierta, la Iglesia misma dio fe de ella plenamente, al igual que el público en general. Todavía aparece en una hilera de bustos en la catedral de Siena, con la inscripción Johannes VIII, femina ex Anglia (papa Juan VIII, mujer inglesa)". Poco antes en ese mismo libro se da otra explicación para la carta arcano nº 2 del tarot, identificándola no con la ramera de Babilonia, sino con María Magdalena, que según descubrimientos templarios habría sido la 1ª papisa por delegación directa de Jesucristo.

Página 1 de 20

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!