Viernes, 22 Enero 2021

Sin dudas esta crisis nos está afectando, algunos más a otros menos.  Como integrantes de una sociedad, tenemos la responsabilidad implícita de presentar aportes de solución. Es por eso que, desde las Pymes, surgen ideas y se presentan propuestas con idoneidad que impacten en una rápida reactivación de la economía como así de estimular la creación de Pymes a través de los nuevos emprendedores.

En este concepto, Pymes del sector productivo, comercial y de servicios a nivel nacional ven representadas sus voces y forman parte del MoNaPy (Movimiento Nacional Pyme).

Las políticas de estado deben contener políticas para el desarrollo y sostenimiento del Universo Pyme. Creando así un crecimiento genuino en la economía social, motorizando en todo el territorio nacional.

La dinámica de la economía nacional tiene dos patas. La primera la conforma el Estado Nacional y las Grandes Compañías; la segunda es el Universo Pyme.

Y aquí la realidad en números. Somos más de 600.000 pymes que aun estamos vivas en la Argentina, generando 7.000.000 de puestos de trabajo directo  (si, 7 MILLONES !!) y 4.000.000 más de Monotributistas y Autónomos. Facturamos 170.000 millones de dólares con una deuda total de 6.500 millones de dólares. Pertenecemos, por lejos, al sector más eficiente de la economía.

“Es decir, con solo el 1.6% del PBI, por todo endeudamiento financiero, generamos nada menos que el 42% del PBI y 70% del empleo nacional.”

Y para que todo esto sea visible, es necesario que este universo se unifique en un movimiento nacional que no represente partidos políticos, sino que solo represente el trabajo, el sacrificio, el empleo y nuestros sueños de vivir mejor en un gran país. Como lo soñaron nuestros padres y abuelos.

Por tal motivo, MONaPy es una identidad FEDERAL, dispuesta al dialogo y presentando soluciones. El trabajo y el esfuerzo son nuestra manera de vivir y para asegurar el éxito de continuidad y desarrollo expresados, son fundamentales establecer ciertos objetivos y condiciones esenciales:

1-    Desendeudamiento financiero y fiscal.

2-    Mayor financiamiento con tasas competitivas que permitan mantener un nivel de costos razonables y un giro creciente de negocios.

3-     Reducción de la carga tributaria y tasas de servicios mediante una nueva legislación que, sin desfinanciar al estado, comprenda la capacidad de pago real de las pequeñas empresas.

4-    Reducción del costo laboral no salarial. Para aumentar el empleo no necesitamos tocar los sueldos, solo los impuestos que acompañan al salario, sin desfinanciar el sistema previsional.

5-    Resolver la polémica y onerosa problemática de los despidos, entendiendo que debe dar tranquilidad a los empleados y empleadores.

6-    Asegurar en todos los gobiernos funcionarios con probada experiencia pyme.

En estas condiciones, estamos dispuestos a los siguientes “Compromisos”:
- Impulsar la creación de empleo genuino, para que más personas puedan trabajar y tener ingresos dignos que les permitan atender mucho más que sus necesidades vitales.
- Realizar una verdadera gestión para ir incorporando a la formalidad a los empleados que están en la informalidad.
- Aumentar el nivel de actividad formal, ayudando a reducir la informalidad de la economía.
- Promover activamente las exportaciones.

Con esta actitud que tomemos los empresarios pyme podremos salir adelante. Y como así lo entendemos, es que debemos convocarnos a lo largo y a lo ancho del país, manifestándonos visiblemente y con la ayuda de nuestras cámaras específicas.
Unidos detrás de estos seis objetivos compartidos por todos y colaborando con esos cuatro compromisos imprescindibles para la sociedad, podemos cambiar el futuro.

Sin dudas considero que una salida rápida y sostenible de esta situación que atravesamos en la Argentina, es con el empleo de las PYMEs y con políticas adecuadas. Hay que trabajar en conjunto con cada sector y hacer análisis profundos e incentivar el emprendedurismo para desplegar todo el potencial Argentino.

Y como acompaño este pensamiento, me adhiero y expreso que “La salida es con las Pymes”.

El futuro dependerá de nosotros.

Para más información visite www.monapy.com.ar .

Fraternal saludo,

Lic. Gustavo Falchi

Sábado, 03 Octubre 2020 18:39

Emocional optimista, racional entusiasmo

El jueves pasado por la tarde noche se anunciaron medidas esperadas por los mercados. Principalmente se dirigió al mercado el ministro de economía Guzmán, también lo hicieron desde los ministerios de minería, desarrollo y del campo.

El objetivo fue llevar calma al mercado, estabilizar la demanda de dólares, recuperar el crecimiento económico y controlar en conjunto la inflación. Medidas de corto plazo que transmiten a la sociedad y al mercado que un plan está en marcha.  Si bien es un plan de contención ante una situación compleja y agravada por el COVID 19, estas medidas pueden estabilizar la situación y sentar las bases para medidas ya mas estratégicas de mediano y largo plazo.

Publicado en Análisis
Lebacs: en dos años, se pagaron intereses por el equivalente a 9000 escuelas o 57 millones de jubilaciones

En 2016, el Banco Central emitió Lebacs para alentar la llegada de capitales especulativos. La herramienta consiste altas tasas, que alentaron la bicicleta financiera. ¿Una bomba a punto de estallar?

Según el informe semanal del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV), el Banco Central pagó en los últimos dos años un promedio de $5.550 por segundo en concepto de Lebacs. La cifra asusta: según la institución académica, el monto pagado a la especulación financiera asciende al equivalente de 146 centrales Atucha, 9500 escuelas o 57 millones de jubilaciones mínimas.  

"Mientras que en 2016 representaron 1,4 puntos del PBI, en 2018 las estimaciones indican que el peso de los intereses por Lebacs sobre el PBI trepará al 3%", describió el economista Santiago Fraschina, del Observatoria de la UNDAV. "Aunque el stock actual en circulación supera los $1,7 billones y aproximadamente 0,5 billones de pesos fueron ya 'recomprados' en el mercado secundario, los vencimientos para el mes de mayo acumulan casi 0,7 billones de pesos", describió el economista. 

Como se sabe, hoy se vence una parte importante de las Lebacs, por casi 20 mil millones de dólares. "El stock de deuda fue creciendo desde el cambio de régimen monetario: en 2015 el volumen total de Letras del BCRA representaba 10,8 puntos el producto; en 2016 trepó al 42,3%; en 2017,  al 43,3%; y, para el corriente año, la proyección indica que el ratio crecerá al 59,8%", describieron desde la UNDAV.

El nuevo informe del Observatorio es determinante: “Ningún país se encuentra con el grado de vulnerabilidad que hoy tiene Argentina”.

Publicado en Argentina

El plan era otro. Llegar hasta 2019 con financiamiento externo, volver a incentivar la obra pública, fomentar el crédito y permitir incluso que salarios y jubilaciones le ganen por algunos puntos a la inflación en el año de la reelección. Avanzar con el respaldo social de octubre, la indulgencia sistémica de los medios, el aval del poder económico y la colaboración del peronismo dialoguista para afianzar en lo económico lo que se insinuó en la política electoral, hace apenas seis meses. Pero los mercados arrastraron a Mauricio Macri a una devaluación del peso que supera el 30% desde noviembre y todavía no llegó al “punto de equilibrio” del que habló hace cuatro años Jorge Capitanich.

Pese al auxilio desinteresado del Fondo, la corrida promete escenas renovadas desde el lunes 14 de mayo, con énfasis en el supermartes 15/5 de las Lebacs y el comportamiento de los ahorristas inquietos. Detrás de la cotización del dólar, pesa el razonamiento de los especuladores que toleraron el atraso cambiario en 2017, en busca de un objetivo prioritario: la derrota de Cristina Kirchner. “El año pasado, te financiaron el desajuste y este año te pasaron la factura”, en palabras de Marina Dal Poggetto, la solicitada economista que finalmente fue vetada en el Banco Central.

El Presidente no podía anunciarlo en su mensaje al país. Con una deuda en vertiginoso crecimiento y un déficit comercial récord que Cambiemos barrió bajo la alfombra, el hada de la confianza apareció muerta y el gradualismo se fue a la B. Como en tiempos del radicalismo o el peronismo, el sistema financiero se hartó de la dudas de la clase política para avanzar con el ajuste y aceleró contra un elenco oficial que es pura afinidad.  

El hada de la confianza apareció muerta y el gradualismo se fue a la B.

Los economistas que asesoran al gobierno reconocen que se perdieron dos años y que el proyecto largo de Cambiemos ingresa en zona de riesgo, con la devaluación vertiginosa, el traslado a precios y las penurias de las mayorías que viven de un ingreso en pesos.

Cuesta verlo en la carrera voraz por obtener ganancias inmediatas: el malentendido entre Macri y el Círculo Rojo hace peligrar el proyecto más ambicioso de las elites empresarias en la historia argentina. Por incapacidad para encarar la misión que le demandaban, por haberse creído autosuficientes o por haber descansado en la mano de seda de los mercados con un gobierno amigo. El equipo de Macri no había cumplido.

El malentendido entre Macri y el Círculo Rojo hace peligrar el proyecto más ambicioso de las elites empresarias en la historia argentina.

Ahora el Presidente se precipita por un pasillo angosto en el que pretende ajustar y mantener la gobernabilidad. Los tiempos se acortaron mal y el regreso de una alquimia peronista al poder -o de un nuevo que se vayan todos- dejó de ser un chiste. La devaluación brusca no sólo es un reclamo del Fondo, los mercados y los sojeros que prefieren esperar a que las retenciones sigan bajando para liquidar la cosecha. También es la medida inevitable que el peronismo colaboracionista estaba esperando en silencio, desde hace tiempo. La forma de licuar salarios y beneficiar a los exportadores para arrancar un ciclo más de recuperación.

A cargo de una formidable depreciación del peso en 2002, en tierra del PJ no quieren nuevos mártires como Jorge Remes Lenicov, el economista que se inmoló en el interregno de Duhalde. Pero no son pocos los que siguen pensando que el tipo de cambio alto es la única salida para una Argentina que tiene poco para exportar y sólo puede fomentar el consumo interno. Ver a Macri ejecutar esa medida riesgosa, por segunda vez en su mandato y a costa de su pellejo, es un favor inestimable. Como dice por estas horas, uno de los armadores del peronismo no kirchnerista que suele dialogar con el gobierno: “Si el enemigo se equivoca, no lo moleste”. Napoleón adaptado a la turbulencia argentina.

Publicado en Opinión

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!