Martes, 17 Julio 2018

 

Años de corrupción, deshonestidad y malversación de fondos estatales han llevado a los países a situaciones calamitosas, la solución es muy fácil, todo se resume a una palabra “honestidad”, Dios en su palabra nos enseña “El que rehúsa ganancias fraudulentas, el que se sacude la palma de la mano para no aceptar soborno, el que se tapa las orejas para no oír hablar de sangre, y cierra sus ojos para no ver el mal. Ese morará en las alturas, subirá a refugiarse en la fortaleza de las peñas, se le dará su pan y tendrá el agua segura”

No hurten; no mientan, ni se defrauden unos a otros, no dicten sentencias injustas, ni cometan injusticias en pesos y dólares.

No tuercen lo derecho, no hagan acepción de personas, no acepten soborno, porque el soborno cierra los ojos de los sabios y corrompe las palabras de los justos.

Maldito quien acepte soborno para quitar la vida a un inocente y la corrupción mata, teman a Dios, cambien de actitud porque no morará en la casa de Dios quien cometa fraude, ni con los hombres sanguinarios, que tienen en sus manos la infamia, y su diestra repleta de soborno, no se dejen atrapar por la mentira, no se dejen atraer por el lucro, no acepten regalos dejándose sobornar y no se tuercen, sean derechos cueste lo que cueste.

Vuélvanse a Dios “El es justo y fiel, lerdo para la ira y pronto para la  misericordia! y cambien de actitud, el que robo entregue la mitad de sus bienes a los pobres; y si en algo han defraudado a alguien, devuelvan el cuádruple.

Recuerden que Dios es amor, pero también fuego consumidor. Nunca dejen de ser diligentes; antes bien, sirvan al Señor con el fervor que da el Espíritu y vuélvanse a Dios, dejen los malos caminos y Dios los perdonará.

 

 

Posted On Jueves, 05 Julio 2018 16:49 Escrito por

Le pido a Dios que por medio del Espíritu Santo y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe, Cristo habite en sus corazones.

Crean y acepten a Dios y el Dios de la esperanza los llenará de toda alegría y paz, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son llamados hijos de Dios.
Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor.

Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan! Que Dios haga crecer en ustedes un corazón limpio, y renueve la firmeza de su espíritu. Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes.

Jesús lo dijo “No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes” y el Espíritu Santo .
Descendió, obedezcan los mandamientos y Dios permanecerá en ustedes, ¿Cómo sabemos que él permanece en nosotros? Por el Espíritu que nos dio.

Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. El que tenga oídos para oír oiga lo que el Espíritu dice. Y si Dios lo dice, así es..

Posted On Viernes, 15 Junio 2018 17:09 Escrito por

 

Tres cosas son importantes, la fe, la esperanza y el amor, pero el más importante es el amor y el que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. 

Un mandamiento nuevo nos dejó Dios: Que nos amemos unos a otros, así como Él nos amó a nosotros. Porque toda la ley se cumple en esta sola palabra: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.»  Por sobre todas las cosas, ámense intensamente los unos a los otros, porque el amor cubre infinidad de pecados.

El amor no hace daño a nadie. De modo que el amor es el cumplimiento de la ley. Aménse unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, ha nacido de Dios y conoce a Dios.

El amor es paciente y bondadoso; no es envidioso ni jactancioso, no se envanece; no hace nada impropio; no es egoísta ni se irrita; no es rencoroso; no se alegra de la injusticia, sino que se une a la alegría de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Seamos humildes y mansos, tolerantes y pacientes unos con otros en amor. Y sobre todo, revístanse de amor, que es el vínculo perfecto.

Jesús lo dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” Éste es el primero y más importante mandamiento. Y el segundo es semejante al primero: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.  

Y si les falta amor, pidan a Dios “Porque todo lo que pidan conforme a la voluntad de Dios se les dará”, llénense del poder de Dios y serán llenos de los frutos del Espíritu Santo, que son amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Así es.

jalyD

 

Posted On Miércoles, 23 Mayo 2018 16:29 Escrito por

Lo reconozcas o no, Él es tu Padre, Él es tu pronto auxilio, digno de toda gloria, tres veces santo, creador de los cielos y la tierra, Él es majestuoso, poderoso, su trono es el cielo, y la tierra el estrado de sus pies, su nombre es santificado y solamente de Él debe ser la gloria, la honra y el honor ¡y lo es y lo será!.

Posted On Lunes, 26 Marzo 2018 06:36 Escrito por
Página 1 de 7

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!