Sábado, 17 Abril 2021

Claudia Sosa es una artista villamercedina que se inspiró en Virginia Bolten, para realizar la obra “Corazón – Ni Dios, ni patrón, ni marido”, con la que resultó ganadora en la categoría Artes Visuales.

Sus inicios

La artista villamercedina se refirió a sus inicios en el arte y dijo que pertenece a esa camada de creativos que intervenían paredes y exponían en plazas, comercios y en todas las instituciones que le hicieran lugar. El espacio público se convirtió en escenario, y su obra, la forma de transmitir su experiencia en el feminismo popular. Primero como mujer soltera con formación académica y luego como madre.

“Hoy puedo decir que soy una “Creativa feminista” que ha vivido la ciudad en todos sus aspectos desde los problemas de movilización urbana hasta el simbolismo de género de la arquitectura, o el rol de las mujeres en las pequeñas ciudades. Intentar como mujer mirar desde el centro, reclamar nuestras experiencias de vida como el factor de cambio necesario”, describió la artista sobre su comienzo y sentir el arte.

Publicado el Sábado, 10 Abril 2021 09:48 Escrito por

La FIESTA PROVINCIAL DE TEATRO que se realiza todos los años a través del Instituto Nacional del Teatro tuvo que suspenderse en marzo del 2020 a un día de comenzar, debido a la situación sanitaria generada por la pandemia.

Este evento representa el encuentro de les hacedores teatrales de la provincia que durante esos días, intercambian experiencias, reciben o brindan formaciones, pero por sobre todo se encuentran. Con carácter competitivo, selecciona a través de un jurado una obra que representará a la provincia en la FIESTA REGIONAL y en la FIESTA NACIONAL DEL TEATRO.

Publicado el Viernes, 19 Marzo 2021 08:43 Escrito por Pablo Muract

Sobre Prendas, de Pablo Dema

Editorial Deacá

Villa Mercedes, 2020

En Prendas, último poemario publicado del escritor Pablo Dema, encontramos un Séneca laico. Sus poemas casi narrativos pueden leerse como máximas, pero con una particular virtud: en ellos se describe la búsqueda que el yo lírico establece con un afán nada generalizador; Dema invoca, apela, pero sin moralizar su sentir. Varios poemas son latigazos de autoconmiseración que no pierden su objetivo. En “El resentido” leemos: “Y al final hundiste la mano hasta el fondo de tu alforja.//Quisiste pagar la promesa/de una vida de apacibles ceremonias/con tu única dote verdadera./Ahora te veo estático con la mano tendida./Veo el brillo de tu soberbia moneda,/veo cómo arde tu palma,/cómo te quema”. La voz es un Judas que reflexiona sobre su condición.

Publicado el Miércoles, 03 Marzo 2021 12:48 Escrito por
DANTE SPINETTA • LA MÚSICA EN LA SANGRE A 30 años del debut de Illya Kuryaki and The Valderramas, el precursor de los ritmos urbanos en la Argentina presenta un nuevo disco que promete ser el mejor de su carrera solista. ¿Qué aprendiste en la pandemia? –Que la familia es lo más importante de todo. La familia, los amigos, el contacto con la naturaleza, cosas básicas que uno da por sentado. Tenés la posibilidad de juntarte con familiares y, de golpe, nos quitaron eso por la pandemia y te das cuenta de lo importante que es en tu vida. Todo lo demás va y viene, el éxito laboral va y viene, la plata va y viene, pero la familia es la que está ahí siempre. Entonces, yo sí le dedico tiempo a cultivar esos vínculos, porque es lo que me hace feliz y lo que me hace sentir seguro de que tengo gente real que está ahí por mí. –¿Qué pasa con los amigos de la fama? –Me ha pasado de estar en un momento muy pegado, muy popular, y hay un montón de gente que se te acerca por eso. Y después, cuando bajás de esa popularidad, esa gente desaparece, y después aparecen otros. Entonces hay que tener cuidado porque al final creo que la vida misma te va enseñando cómo filtrar las energías raras o conflictivas, tóxicas. Quedás linkeado con la gente que va. –¿Cómo se convive con el éxito y con el fracaso? –A mí me pone feliz ver a colegas que ahora la están rompiendo mucho más que yo. Está buenísimo; mi felicidad pasa por otra cosa. No solamente lo que me pasa a mí, sino que haya un entorno favorable para todos. Y creo que, como te decía, la plata, la cantidad de cosas que tenés, son cuestiones secundarias, y a la hora de la verdad, cuando estás en una complicada, están los que son de fierro de verdad, los que ponen el corazón de verdad y la gente que quiero tener a mi lado siempre. –Hace poco volviste a los shows en vivo, con público. ¿Qué te dejó esa experiencia? –Bueno, el otro día que tocamos en el Konex era diferente la dinámica, porque creo que la gente tiene ganas de soltarse y volver a conectar con la libertad que te da la música, y al mismo tiempo están contenidos ahí. Pero lo bailaron, y eso fue muy lindo de ver. Pero, como te decía, lo importante ahí es qué te hace feliz, con qué conectás, qué es la mierda que te hace latir el corazón, porque esa es la que va. Después, lo demás va y viene, y está bueno probar distintas cosas. Pero lo que te hace latir el corazón… Y a mí tocar me hace latir el corazón. Tocar y ver a la gente ahí. –¿Qué te provoca ver que ahora todos hacen trap, cuando vos fuiste el primero en el país? –Cuando yo estaba haciendo música urbana, hace quince años, no era nada fácil. En 2007 hice El apagón y no lo quiso sacar nadie, y era un buen disco. Pero era picante líricamente, era muy rapero, pero no me arrepiento nunca de haber hecho música así, porque era lo que yo sentía y ese es el camino. Che, si querés seguir tu camino no va a ser todo rosas siempre. Algunas veces vas a encontrar piedras o montañas, y vas a tener que subirlas o pasarlas. Y creo que con el tiempo uno se va convirtiendo y va desarrollando nuevos skills. Capaz no trepás la montaña sino que la volás, o hacés un túnel, no sé. –Hace unos meses se hizo viral un video de tu hija Vida, de quince años, cantando como una profesional. ¿Cómo vivís su crecimiento artístico? –Vida es muy artista. Es una chica que desde que tenía ocho años ya arrancó a cantar, y era superentonada, no desafinaba naturalmente, y nos llamaba mucho la atención el sincro que tenía con la música, con el arte. Tomó clases de actuación, es una chica muy preparada, tomaba seis clases de baile por día, pero nadie la obligaba, ella quería, no te faltaba nunca a una clase de nada. Y canta muy bien, actúa, baila, ese es su plan. Es lo que le hace latir el corazón. Es una locura como padre ver esa conexión con la música; es increíble. Revista Planeta Urbano - Febrero 2021
Publicado el Martes, 16 Febrero 2021 10:52 Escrito por Marcelo García
Página 1 de 7

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!