Martes, 24 Noviembre 2020

Pueblos de pie

Publicado el Sábado, 31 Octubre 2020 08:58 Escrito por

En estos días a pesar de continuar sumergidos en esta pandemia interminable, creo que hemos podido recobrar un poco la esperanza con respecto a la salud democrática de América Latina.

 Dos hechos de suma importancia, tanto la vuelta de la democracia en Bolivia como la aprobación mediante plebiscito, para que el pueblo chileno pueda tener una nueva Constitución, más justa, más igualitaria, más inclusiva y la primera con perspectiva de género, dejando atrás su vieja Constitución que era parte de  una pesada herencia de la dictadura chilena, donde el rasgo principal era la pérdida total de los derechos más elementales de la ciudadanía, como el acceso a la educación pública a la salud, y demás, marcando una enorme desigualdad estructural.

Esto fue posible  gracias a una alta participación ciudadana para votar este pasado 25 de octubre, pero sobre todo fue posible por un proceso que comienza el pasado año, primero por jóvenes estudiantes que reclamaban por alto costo del boleto estudiantil y que salen a la calle a reclamar, pero en una semana las protestas escalaron, ya no se trataba solo de ellos sino de miles ciudadanos reclamando por sus derechos más básicos.

Se trataba de un pueblo que se puso de pie, que dejó atrás el miedo, un pueblo oprimido y avasallado por años, primero por la dictadura y luego por el más crudo neoliberalismo implantado en dicha dictadura y continuado por el poder político una vez recuperada la democracia.

Eran los nadies, buscando visibilización, reclamando un cambio, pidiendo por una nueva carta magna. Este pueblo unido logra hacerse escuchar, después de una dura represión, pero a pasar de esto  no estaba dispuesto a abandonar su lucha y logra acordar con el gobierno, que convoque un   llamado a plebiscito para este año, en el que toda la ciudadanía debía decidir si quería una nueva constitución o no. Esto es lo que se definió este 25, el sí, donde quedo claro el triunfo de la democracia y de la ciudadanía. Donde casi el 80 por ciento de la ciudadanía votó por el sí, al cambio.

Por lo tanto y a pesar de todo, podemos decir que con pocos días de diferencia en este año hemos tenido dos transformaciones democráticas en América Latina, donde dos pueblos hermanos han demostrado que la unión hace la fuerza, que se puede cambiar y que la democracia goza de buena salud.

Ahora el desafío es que ambos pueblos puedan seguir unidos, trabajando en conjunto ciudadanía, poder político, instituciones para equilibrar la situación y superar esta crisis de desigualdad donde como leí en estos días “el juego sigue. Que lo dulce tape lo agrio”, donde por sobre  todo, la ciudadanía se mantenga de pie y firme que se tome en serio sus razonables reclamos democráticos de igualdad y  de inclusión social.

Visto 165 veces Modificado por última vez en Sábado, 31 Octubre 2020 09:08

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!