Sábado, 24 Octubre 2020

Cuando la literatura nos ayuda a comprender otras ficciones

Publicado el Miércoles, 07 Octubre 2020 19:24 Escrito por Esmeralda Roco
Una versión teatral de la obra inspirad}a en el mito antiguo en ruptura con la tradición de la tragedia griega. Una versión teatral de la obra inspirad}a en el mito antiguo en ruptura con la tradición de la tragedia griega.

Tema del traidor y del héroe. Jorge L. Borges. 1944

“Que la historia hubiera copiado a la historia ya era suficientemente pasmoso; que la historia copie a la literatura es inconcebible…”

Antígona. Jean Anouilh. 1942

Diálogo entre Antígona y Creón
Creón.- Una mañana me desperté siendo rey de Tebas. Y Dios sabe que había otras cosas en la vida que me gustaban más que ser poderoso…
Antígona.- ¡Había que decir que no, entonces!
…..
Creón (la sacude de pronto fuera de sí).- ¡Pero Dios mío! ¡Trata de comprender un minuto tú también, chica idiota!...Tiene que haber quienes digan que sí. Tiene que haber quienes gobiernen la barca. Hace agua por todas partes, está llena de crímenes, de necedad, de miseria…Y el timón vacila. La tripulación ya no quiere hacer nada, sólo piensa en saquear la cala y los oficiales están ya construyendo una balsa cómoda, sólo para ellos, con toda la provisión de agua dulce, para salvar por lo menos el pellejo. Y el mástil cruje, y el viento silba y las velas van a desgarrarse y todos esos brutos reventarán juntos porque no piensan más que en el pellejo, en su precioso pellejo y en sus asuntitos. ¡Te parece entonces que queda tiempo para hacerse el refinado, para saber si hay que decir sí o que no, para preguntarse si no habrá que pagar demasiado caro algún día y si todavía se podrá ser un hombre después? Uno toma el timón, se yergue frente a la montaña de agua, grita una orden y dispara al montón, al primero que dé un paso. ¡Al montón! Aquello no tiene nombre. Es como la ola que acaba de abatirse sobre el puente delante de uno; el viento castiga y la cosa que cae en el grupo no tiene nombre. Era quizá aquel que te había dado fuego, sonriendo, la víspera. Ya no tiene nombre. Y tú tampoco tienes nombre, aferrada a la caña del timón. Sólo el barco tiene nombre y la tempestad…

Las manos sucias. Jean Paul Sartre. 1947

Diálogo entre Hoederer y Hugo
Hugo.- ¿de qué sirve luchar por la liberación de los hombres si se les desprecia lo suficiente como para engañarlos?.
Hoederer.- Mentiré cuando haga falta y no desprecio a nadie. La mentira no la he inventado yo: nació en una sociedad dividida en clases y cada uno de nosotros la heredó al nacer. No aboliremos la mentira negándonos a mentir, sino empleando todos los medios para suprimir las clases.
…..
Hoederer.- ¡Qué importancia le das a tu pureza, chico!¡Qué miedo tienes de ensuciarte las manos!...La pureza es una idea de faquir y de monje. A vosotros los intelectuales, los anarquistas burgueses, os sirve de pretexto para no hacer nada…Yo tengo las manos sucias. Sucias de mierda y de sangre hasta los codos. ¿Y qué?¿Te imaginas que se puede gobernar inocentemente?
…..
Hoederer.- …Tú no quieres a los hombres, Hugo. Tú sólo amas los principios
Visto 128 veces Modificado por última vez en Miércoles, 07 Octubre 2020 19:38
Más en esta categoría: Cabildo para la Soberanía Educativa

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!