Miércoles, 21 Noviembre 2018

Diegote

Publicado el Miércoles, 31 Octubre 2018 12:47 Escrito por Sebastián Isaac

El Diego toma, más que nada, malas decisiones. Hace las cosas mal el Diego, se mete en problemas...

El problema con el Diego es que el tipo es Maradona.

Negando la paternidad (como alguna vez hizo Scioli), evadiendo impuestos como Messi, o siendo amigo del turco como Charly (por citar 3 que he bancado), sigue siendo Maradona.

Metiéndose medio PBI de Italia por la napia, o escrachado por las revistas con foto en bolas, no deja de ser Maradona.

Es más: es más Maradona. Porque no es el signo del Diego ser coherente, sino equivocarse, toda la vida (y aprender, y pedir disculpas, y explicar que la pelota no se mancha).

Del turco a Fidel y Chávez hay quienes ven contradicción y quienes vemos aprendizaje.

Pero hay una explicación, además del amor, que es ciego (y/o puede ver, pero todo lo perdona) que me hace hincha de por vida del Diego: cómo dijera Jorge Rivas, lo que más me entusiasma de él son sus enemigos.

No sólo su odio por los ingleses, su desprecio por los norteamericanos, su enfrentamiento con delincuentes todopoderosos como la FIFA o el Papa, ante los que no se calló ni cuando cayó.

Es más que eso, los pequeños enemigos de cabotaje, que apenas disfrazan su racismo y le critican al villero lo que perdonan en cualquier otro.

Los hipócritas que le dicen "drogadicto y maleducado" y aplauden al drogadicto maleducado de Lanata.

Esos tilingos que vivaron aliviados la coronación de la rubia reina Máxima de la Shell, porque no daban más de odio de que el símbolo AR en el mundo sea un villa, falopa, negro que baila, gordo que transpira.

En fin, de amores y odios está hecho el sentimiento maradoniano.

Yo lo quiero al Diego por quienes lo quieren y lo quiero otra vez por quiénes lo odian.

El resto no lo puedo explicar. O sí: para mí, el Diego es Maradona.

Visto 42 veces

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!