Miércoles, 21 Noviembre 2018

Lenguaje inclusivo, Cadena 3 y las vacas ajenas de Atahualpa y Roger Waters

Publicado el Miércoles, 24 Octubre 2018 18:28 Escrito por Hugo Aguilar

15:45. Salgo a la calle para llevar a mi hijo Nicolás al centro.

15:49. Él se baja y yo espero que el semáforo cambie a verde. Son 56 segundos los que faltan para el verde según el reloj del semáforo. Prendo la radio. Recorro varias estaciones de FM, pero en todas hay música. Quiero que alguien me hable, que diga algo sobre lo que pasa en Plaza de Mayo. Cambio a AM, porque mi auto es viejito y tiene todavía esa posibilidad. Otra vez música. Hasta que el buscador se clava en el 700. Cadena 3, pienso y escucho al cronista que habla con Ronny Vargas: “Y así escuchábamos, Ronny, al diputado Larroque que dice haber sido agredido por la policía.” Miro el reloj del semáforo. Faltan todavía veinte segundos para el cero. Pienso. Y pienso que pienso mucho en los semáforos. Y lo primero que pienso es “¡Andate a la mierda Cadena 3!”. Apago la radio. Faltan diez segundos y se me cruza: “No es un lenguaje, es una actitud”.

16:00. Verde. Arranco. Analizo la frase y la construcción verbal “dice haber sido agredido”. Y pienso en un gesto de modalización. Modalizar es expresar una actitud ante lo que se dice. Pero es una actitud del hablante sobre lo que él mismo dice, no sobre lo que dice otro. Y pienso: “Pero ¡Qué trozo de bosta que son! ¡No modalizan sobre la palabra propia, sino sobre la del otro! No dicen: “Larroque miente cuando dice que la policía lo agredió”, sino que ponen la duda sobre las palabras ajenas – modalizan duda y no certeza- y así generan duda sobre los hechos. Y aprovechan el marco “Larroque es K” y te llevan de la nariz a la conclusión que es clarita: Larroque miente. Pero todo eso no se dice, pasa en el bocho del que escucha como oyente no alocutario previsto -diría Orecchionni- que asiste al diálogo casi trivial entre Ronny Vargas y su notero, en medio de una familiaridad que es de una ominosa normalidad, que francamente espanta y asquea”.

16:03. Pienso en un viejo ejemplo de Cadena 3 que usó Paola Calderón para echar luz sobre estas cosas y que ahora vuelvo a escuchar, cambiados los tiempos, la historia y los protagonistas, pero que activa la misma matriz cognitiva. Y pienso en la charla sobre Lenguaje Inclusivo que tuvimos el sábado pasado con una sala llena y con gente parada por todos lados en la Feria del Libro Juan Filloy de Río Cuarto y recuerdo una pregunta que alguien hizo y que no respondí del todo. Yo dije que por ahí habría que revisar incluso el nombre “Lenguaje Inclusivo”. Y alguien astutamente me preguntó a qué me refería con eso. Yo dije que por nada en particular, sino porque podríamos pensar desde allí una posibilidad mejor de nombrar al fenómeno. Pero no me convenció. Yo admiro a la gente que es muy rápida para la respuesta, la chicana o la salida instantánea. Yo me defiendo, no soy lerdo, pero no soy capaz de cabecear todos los centros como mis compañeras de aquella mesa, que al contestar siguieron rigurosamente el precepto jauretcheano de “que al salir salga cortando”. A mí, reconozco, algunas se me pasan y me las quedo rumiando como las vacas al pasto. Como la vaca de Floyd mirando la eternidad. Y quizás recién ahora pueda empezar a contestar aquella pregunta. Quizás cuando hablamos de Lenguaje Inclusivo, creemos de buena fe que le subimos el precio, pero posiblemente se lo estemos bajando. Hablar de un lenguaje es pensar en algo exógeno, exterior a nosotros mismos, que nos habita y que habitamos de unos modos más o menos convencionales, pero que excede nuestra experiencia vital. Y que aunque sea capaz de contener esa experiencia y aunque seamos también el lenguaje que hablamos, el lenguaje es en una buena porción de su extensión un terreno ajeno. Como las vaquitas de Atahualpa.

Deberíamos pensar entonces, en un modo más amoroso de habitarlo y que nos habite. Y hasta quizás, no me queda claro, ni siquiera se trate de un lenguaje por lo que haya que pelear, sino por una actitud ante él. Una actitud es una íntima convicción convertida en acción posible o en una acción concreta. Y pienso en esa actitud amorosa que tiene Cadena 3 con el lenguaje. Esa actitud que es siempre tan fiel a unos marcos y a una construcción del mundo tan consistente, que parece que esos marcos son verdades absolutas y que ese mundo es real. ¡¡¡¡Y están todo el maldito tiempo mintiendo!!!

16:09. Llego a mi casa. Me bajo del auto y pienso en el doblepensar orwelliano. Una idea atroz se me cruza: “¿Cuánto tiempo escuché Cadena 3?”. Busco un reloj que tenga segundero. Cronometro la frase que escuché. Cuatro segundos. Y pienso en una imagen espantosa. Millones de personas escuchando Cadena 3 todo el tiempo, todos los días, toda la vida. Desde la cuna a la tumba.

Y pienso en aquella tapa que el maestro Thorgerson hizo para “Un Momentáneo Lapso de Razón” de Pink Floyd, donde se veían infinitas camas que se perdían en el horizonte sobre una playa desierta. Un manicomio a cielo abierto. El desierto de lo real. Y después me preguntan por qué amo profundamente a la Ciencia Ficción y al Rock.

Pienso en Nahuel Álvarez y el ciberpunk de sus cuentos y en una frase que habla de los protagonistas de su relato “Obreros del Espacio”: “Algunos, a pesar de observar aquel escenario todos los días, pegan la cara contra las ventanas de la nave y hacen su propio viaje. El viaje del deseo, el viaje de soñar con lo que nunca van a tener, el sueño del poderoso para que el pobre nunca se rebele.”

Cadena 3 es, entre muchos otros medios, la garantía de ese sueño de poder absoluto. Y la garantía de una actitud ante el lenguaje, el mundo y sus habitantes. Si queremos otro lenguaje, quizás lo que hay que destrozar primero es esa actitud, para poder construir una nueva y también una más entrañable relación con eso que somos: las palabras.

16:14. Arde Plaza de Mayo. En la TV, los jetones de siempre manipulan el incendio. Dice Carrió: “No hubo represión, hubo destrucción”.

Basta. Apago la tele. 16:15.

Visto 246 veces Modificado por última vez en Miércoles, 24 Octubre 2018 19:18

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Newsletter

Suscríbite gratis a nuestro boletín. No te pierdas ningún artículo ni historia.

¡No enviamos SPAM!